Sarampión

AUTOR. Dr. Joan Pericas Bosch. Pediatra

El sarampión está producido por un virus que se contagia con gran facilidad. En el mundo el sarampión aún causa un millón de muertes anuales, mayoritariamente en niños de los países en desarrollo.

 Ver documento en pdf

Los casos

Desde la introducción de la vacuna triple vírica, la incidencia de esta enfermedad ha disminuido más del 95% en España.

La enfermedad

El sarampión es una enfermedad importante y potencialmente grave, debida a sus complicaciones, que resultan frecuentes y a menudo severas. Las más importantes son:

· Otitis: 5-9%
· Bronconeumonía: 1-6%.
· Encefalitis: 1:1000. Puede ocasionar la muerte o secuelas como sordera o retraso mental.

La mortalidad del sarampión es importante en países en desarrollo (5-10%) y aún significativa (1-2 x 1.000 casos) en los desarrollados.

La clínica, tras una incubación de 8-12 días, se caracteriza por un cuadro catarral, con fiebre creciente y, 3-4 días después, una erupción típica, generalizada, roja, que empieza por la cara y detrás de las orejas y se extiende de cabeza a pies. La cara está abotargada y pueden existir signos en la mucosa bucal: velo del paladar muy enrojecido y puntitos blancos en la cara interna de las mejillas (manchas de Köplick).

La rinitis, conjuntivitis, tos, fiebre y malestar se hacen cada vez más intensos. Puede haber dolor abdominal, vómitos y diarrea. Después, progresivamente, cede la fiebre y desaparece el exantema, empezando por donde apareció, con una fina descamación y dejando manchas oscuras durante un tiempo. La tos suele ser el síntoma más persistente.

Es muy contagioso en la fase catarral previa a la aparición de la erupción y algo menos hasta el quinto día tras aparecer ésta.

La vacunación contra el sarampión se justifica porque esta enfermedad afectaba antes a prácticamente todos los niños, con los costes económicos y sociales que ello supone, y por sus complicaciones.

La vacuna

La utilizada en España es la vacuna triple vírica, que contiene virus vivos atenuados de:

· Sarampión.
· Rubéola.
· Parotiditis (paperas).

La eficacia es mayor del 95% para los tres virus. La mayoría de personas que no responden a una primera dosis responden a una segunda. La inmunidad suele durar de por vida.

Los efectos secundarios, habitualmente leves, incluyen:

· Sarampión vacunal, con fiebre, a veces alta, a los 5-12 días de la vacuna-ción, con o sin erupción, en el 10% de vacunados. 
· Ocasionalmente aparece una convulsión febril, no por la vacuna directa-mente sino porque puede causar fiebre elevada en una edad en que las convulsiones febriles son frecuentes.
· Muy raramente encefalitis, púrpura hemorrágica o reacción alérgica.¿Cuándo está indicada?

No se ha demostrado su asociación con algunos procesos que se habían atri-buido a esta vacuna, como el autismo o la enfermedad inflamatoria intesti-nal.

¿Cuándo está indicada?

En todas las indicaciones de esta vacuna suele emplearse la triple vírica (sarampión, rubéola y paperas), pues es la vacuna de la que se dispone.

· Vacunación y revacunación sistemática contra el sarampión, rubéola y parotiditis en niños a partir de   los 12 meses y en preadolescentes.
· Vacunación de niños susceptibles (no vacunados ni han pasado el sarampión) expuestos a un caso de   sarampión (eficaz en las 72 horas tras el posible contagio).
· Vacunación en lactantes de 6-12 meses, tras exposición a un sarampión o epidemia,. En este caso   deben recibir igualmente la triple vírica a los 15 meses y 3-6 años.

La vacuna se halla contraindicada en caso de:

· Tuberculosis
· Embarazo
· Inmunodeficiencia (salvo infección por el virus de la inmunodeficiencia humana en ciertas condiciones)   o inmunodepresión, incluyendo la causada por determinados medicamentos.
· Reacción alérgica previa al huevo u otros componentes de la vacuna: gelatina, neomicina.

Si han recibido recientemente gammaglobulina, sangre o derivados debe aplazarse la vacuna entre 3 y 11 meses, según el producto recibido.

Puede administrarse simultáneamente a la vacuna de la varicela. Si no se hace a la vez, se recomienda espaciarlas al menos 4 semanas.

La pauta habitual es:

 Una dosis a los 15 (12-15) meses

 Una dosis a los 3-6 ó 11-13 años

 Adultos: dos dosis separadas un mes

Para erradicar el sarampión, se recomienda administrar la segunda dosis a los 3-6 años, en lugar de a los 11-13, como se hacía antes, pero puede hacerse en cualquier visita mientras transcurra al menos un mes entre las dos dosis y ambas se administren después de los 12 meses de vida.

Los niños mayores de 15 meses no vacunados previamente han de recibir su primera dosis de triple vírica lo antes posible y una segunda dosis en cualquier momento entre los 15 meses y los 18 años, dejando un intervalo de al menos un mes entre ambas.

smaller text tool icon medium text tool icon larger text tool icon
Last Updated ( Monday, 31 May 2010 07:23 )