Parotiditis (Paperas)

AUTOR. Dr. Joan Pericas Bosch. Pediatra

La parotiditis está producida por un virus y antes de la introducción de la vacuna triple vírica era una enfermedad común en los niños.

 Ver documento en pdf

Los casos

Desde la introducción de la vacuna, la incidencia de esta enfermedad ha disminuido más del 95% en España, pero siguen existiendo brotes de la enfermedad que llevan a realizar campañas vacunales.

La enfermedad

La enfermedad, tras una incubación de 2-3 semanas, se caracteriza por tumefacción dolorosa de las glándulas salivares, en especial las parótidas, situadas en las mejillas, en el ángulo mandibular, por delante de las orejas. La tumefacción suele ser bilateral y acompañarse de fiebre, cefalea y malestar general. Habitualmente es una enfermedad leve, pero no siempre.

Las complicaciones son relativamente frecuentes e incluyen:

Orquitis. Inflamación testicular, mucho más frecuente (1:4 casos) en adolescentes y adultos, con ocasional esterilidad.
Pancreatitis.
Meningitis aséptica. En 1:10 casos de parotiditis. Es, por lo general, benigna.
Encefalitis, usualmente también con recuperación completa.
Pérdida auditiva (sordera en 1:20.000 casos)

La mortalidad es de 1:10.000 casos

La vacuna

La vacunación contra la parotiditis se justifica porque esta enfermedad afectaba antes a prácticamente todos los niños, con los costes económicos y sociales que ello supone, y por sus complicaciones.

La posibilidad de administrarla conjuntamente con las vacunas contra el sarampión y rubéola, mejora su relación costo-eficacia. Probablemente no estaría justificado vacunar de parotiditis sola.

La vacuna utilizada en España es la triple vírica, que contiene virus vivos atenuados de:

Sarampión
Rubéola
Parotiditis (paperas)

La eficacia es mayor del 95% o más para los tres virus. La mayoría de personas que no responden a una primera dosis responden a una segunda. La inmunidad suele durar de por vida.

La eficacia protectora de la vacuna antiparotiditis frente a brotes epidémicos oscila entre el 75 y el 91%.

Los efectos secundarios, habitualmente leves, dependen de los diferentes componentes de la vacuna. El virus de la vacuna anti-parotiditis puede originar, aunque infrecuentemente:

• Parotiditis
• Convulsión febril
• Sordera neurosensorial
• Meningitis o encefalitis
• Erupción cutánea
• Orquitis (inflamación testicular)

Salvo la parotiditis, estos efectos secundarios son excepcionales. Todos pueden ser originados también por la parotiditis natural con mayor frecuencia que la vacuna.

¿Cuándo está indicada?

En todas las indicaciones de esta vacuna suele emplearse la triple vírica (sarampión, rubéola y paperas), pues es la vacuna de la que se dispone:

Vacunación y revacunación sistemática contra el sarampión, rubéola y parotiditis en niños a partir de los 12 meses y en preadolescentes.
Vacunación de niños susceptibles (no vacunados ni han pasado las paperas) expuestos a un caso de parotiditis (eficaz si se administra en las primeras 72 horas tras la exposición).

La pauta habitual es:

 Una dosis a los 15 (12-15) meses

 Una dosis a los 3-6 o 11-13 años

 Adultos: dos dosis separadas un mes


Una dosis a los 3-6 o 11-13 años
Adultos: dos dosis separadas un mes

Los niños mayores de 15 meses no vacunados previamente han de recibir su primera dosis de triple vírica lo antes posible y una segunda dosis en cualquier momento entre los 15 meses y los 18 años, con un intervalo de al menos un mes entre ambas dosis.

Las contraindicaciones son las propias de la vacuna triple vírica

• Tuberculosis
• Embarazo
• Inmunodeficiencia (salvo infección por el virus de la inmunodeficiencia humana, en ciertas condiciones)
• Inmunodepresión, incluyendo la causada por determinados medicamentos.
• Reacción alérgica previa al huevo u otros componentes de la vacuna (gelatina, neomicina).

smaller text tool icon medium text tool icon larger text tool icon
Last Updated ( Monday, 31 May 2010 07:27 )