Notificación de enfermedades vacunables

Dentro de los múltiples usos de la epidemiología, la vigilancia epidemiológica limitada a los procesos transmisibles, ha sido en la práctica la única parcela que en relación con esta disciplina se ha venido desarrollando históricamente, desde la administración sanitaria.

 

Octubre 2005

Autor: Amós García Rojas
Jefe de Sección de Promoción de la Salud. Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias
Palabra clave: vigilancia epidemiológica

[ Descargue el tema del mes en pdf ]

 

Introducción

Dentro de los múltiples usos de la epidemiología, la vigilancia epidemiológica limitada a los procesos transmisibles, ha sido en la práctica la única parcela que en relación con esta disciplina se ha venido desarrollando históricamente, desde la administración sanitaria.

Inicialmente, la Vigilancia Epidemiológica se planteaba como un mecanismo de alarma que posibilitara respuestas rápidas a los procesos infecciosos, sobre todo cuando cursaban en forma epidémica.

Frente a este enfoque tradicional, el cambio verificado en los patrones epidemiológicos de los países desarrollados con un mayor predominio actual de enfermedades de tipo crónico y degenerativo, influenciadas por factores de tipo biológico y de conducta y derivadas en gran medida de los estilos de vida, junto a las transformaciones producidas en el modelo de Sistema Sanitario, permiten considerar a la vigilancia epidemiológica como un "sistema que, integrando circuitos de información diversos e interrelacionados entre sí, va a permitir observar de una forma continuada la distribución, evolución y análisis de las características del proceso salud-enfermedad y de los factores que lo condicionan ".

Desde esta perspectiva, un sistema de Vigilancia Epidemiológica debe lograr:

  1.-   Mejorar el conocimiento de la Historia Natural de la Enfermedad
  2.-   Conocer la magnitud de los problemas de salud
  3.-   Evaluar el impacto de las medidas de control

Utiliza por tanto diferentes tipos de información:

Morbilidad
Mortalidad / letalidad
Utilización de servicios
Investigación y encuestas puntuales, etcétera.

Dentro de los Sistemas de Vigilancia Epidemiológica, las Enfermedades de Declaración Obligatoria han constituido la fuente de información más característica, configurándose como una de las primeras actividades regladas de la salud pública.

Todavía hoy, a comienzos del siglo XXI, los procesos transmisibles continúan siendo un reto importante. Algunas de las enfermedades que se entienden controladas, mantienen las posibilidades de volver a emerger y a su vez, surgen otras nuevas. Además, incluso en las enfermedades de mayor incidencia, la práctica diaria confirma la necesidad de recoger información actualizada que permita actuar en consecuencia.

Ante esta realidad, los sistemas de Vigilancia Epidemiológica intervienen como herramientas fundamentales en la detección precoz de las situaciones que requieren un abordaje inmediato, y al mismo tiempo suministran información necesaria para la planificación y evaluación de resultados.

Se puede entender como control, "al conjunto de actividades dirigidas a la población o subgrupos con alto riesgo de enfermar, destinadas a prevenir o diagnosticar precozmente un daño, así como a limitar los padecimientos por el generados".

Es necesario por tanto, disponer en cada momento de una información precisa y de la máxima calidad

 

Antecedentes y marco normativo

Los Sistemas de Vigilancia Epidemiológica existen en nuestro país desde principios de siglo, aunque a lo largo de los años y debido a su necesario carácter dinámico, se han ido adaptando a los procesos evolutivos de las enfermedades a controlar y a las exigencias de cada momento. Así, se han ido cambiando los procedimientos utilizados y los procesos a vigilar.

Estos sistemas se basan en el registro sistemático de la incidencia de determinadas enfermedades que tienen una especial importancia para la salud de la Comunidad, ya sea por que son patologías que necesitan de determinadas medidas de control, o por que están sometidas a programas de prevención, como las enfermedades vacunables.

El Real Decreto 2210 / 1995, publicado en el B.O.E. de 28 de Diciembre, mediante el cual se crea la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica, constituye el marco normativo a través del cual se regula el Sistema de Vigilancia Epidemiológica.

Este Real Decreto, configura las normas y procedimientos de declaración al nivel nacional de los diferentes subsistemas que configuran la Red (Enfermedades de Declaración Obligatoria, Brotes y Circuito Microbiológico), además de determinar la lista de patologías a declarar, común a todas las Comunidades Autónomas del Estado.

De acuerdo con esta normativa, los diferentes Gobiernos Autónomos, a través de las respectivas Consejerías de Sanidad, han elaborado textos propios adaptados a sus estructuras sanitarias, que incorporan en algunos casos algunas enfermedades de especial relevancia en sus territorios o sometidas a control por programas de vacunas, como la enfermedad por Haemophilus influenzae.

Al mismo tiempo, el desarrollo en el conjunto del estado del Plan de Eliminación del sarampión, la llegada de las vacunas acelulares frente a la tos ferina, así como de la vacuna antineumocócica conjugada, han determinado que en todas las Comunidades Autónomas se desarrollen sistemas específicos de vigilancia frente al sarampión, la tos ferina y frente a la enfermedad invasiva por neumococo, manteniéndose además el sistema de vigilancia de parálisis flácida, dentro de la estrategias de erradicación de la polio.

También puede señalarse, que la totalidad de los países de la Unión Europea poseen Sistemas de Declaración Obligatoria y algunos de ellos disponen a su vez, de sólidos dispositivos de declaración voluntaria.

 

Objetivos de la vigilancia de las enfermedades vacunables

Los objetivos fundamentales de la notificación de las enfermedades vacunables son:

 - Detectar y analizar estos problemas de salud y las situaciones de riesgo
 - Difundir la información y recomendaciones necesarias para facilitar la puesta en marcha de medidas de control individuales y  colectivas.

 

Actividades

Las principales actividades vienen caracterizadas por la recogida sistemática y continua de la información epidemiológica generada por estas enfermedades, su posterior análisis e interpretación, y la difusión de los resultados con las correspondientes recomendaciones.

 

Elementos que constituyen la red de vigilancia epidemiológica:

La Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica está constituida por:

   - El Sistema Básico de Vigilancia, que a su vez está integrado por:

Sistema EDO, o de Enfermedades de Declaración Obligatoria
Notificación de brotes o situaciones epidémicas
Sistema SIM o de información microbiológica

   - Los Sistemas Específicos, como las encuestas de seroprevalencia, registros de casos, sistemas centinelas etcétera

Todas las enfermedades vacunables de declaración obligatoria presentan protocolos normalizados de actuación, que además de referenciar aspectos generales de la enfermedad, de su tratamiento y control, presentan también indicaciones específicas acerca de medidas de control de los pacientes, su medio y sus contactos.

 

¿Quién debe notificar las enfermedades vacunables de declaración obligatoria?

El proceso de notificación de las enfermedades vacunables de declaración obligatoria, afecta a todos los médicos en ejercicio, independientemente de su ámbito de trabajo (público o privado), o nivel de actuación profesional (nivel primario, especializado u hospitalario). Desde esta perspectiva, cuando cualquier médico sospecha encontrarse ante alguna de estas enfermedades, la tiene que notificar a la Autoridad Sanitaria inmediatamente superior.

 

Formas de notificación de las enfermedades vacunables

Existen varias modalidades de notificación, en función de las características de la enfermedad de que se trate. Así, en el ámbito autonómico existen los siguientes tipos:

a) Declaración numérica. Se refiere a la totalidad de las enfermedades vacunables incluidas en las listas de Enfermedades de Declaración Obligatoria. La unidad de notificación es la semana epidemiológica, que comienza el domingo a las cero horas y termina el sábado siguiente a las 24 horas.

Son enfermedades vacunables de declaración exclusivamente numérica, la gripe y la varicela.

   b) Declaración individualizada. Varias enfermedades vacunables tienen también que ser notificadas de manera individualizada, para lo cual se registra, de los casos sospechosos, una serie de datos mínimos comunes necesarios para las actividades de control y vigilancia.

En general, son enfermedades vacunables de declaración individualizada: las fiebres tifoidea y paratifoidea, la hepatitis A, la hepatitis B, otras hepatitis, parotiditis, rubéola, tétanos, tos ferina y tuberculosis respiratoria. Por otro lado, aquellas que están sometidas a un registro específico (como sarampión, tuberculosis etcétera), presentan unos modelos de declaración propios.

Los formularios de notificación individualizada se deben enviar semanalmente, junto a los formularios de declaración numérica.

   c) Declaración urgente. Además de las anteriores, y debido a su importancia epidemiológica, algunas enfermedades vacunables son también de declaración urgente, lo que implica su notificación inmediata una vez que se sospechen. Para ello, se utilizará el teléfono, fax o cualquier otro procedimiento que garantice rapidez.

Son enfermedades vacunables de declaración urgente: el cólera, difteria, enfermedad meningocócica, sarampión, enfermedad invasiva por Haemophilus influenzae , fiebre amarilla , poliomielitis y peste.

Desde el ámbito autonómico al nacional, siguiendo el Real Decreto 2210/1995 y teniendo en cuenta lo legislado por las diferentes CC AA, las modalidades de notificación de las enfermedades vacunables son:

•  Declaración numérica semanal:
Gripe
Varicela

•  Declaración numérica semanal con informe anual descriptivo:

Parotiditis
Rubéola
Sarampión
Tos ferina
Enfermedad meningocócica
Fiebres tifoidea y paratifoidea
Hepatitis A
Hepatitis B
Otras hepatitis víricas
Meningitis tuberculosa
Tuberculosis respiratoria
Tétanos

   d) Declaración numérica semanal, urgente y con datos epidemiológicos básicos:

Cólera
Difteria
Enfermedad meningocócica
Fiebre amarilla
Peste
Poliomielitis
Rabia
Sarampión
Enfermedad invasora por Haemophilus influenzae b

e) Declaración por registros específicos:

Rubéola congénita
Tétanos neonatal

Actualmente, casi todas las CC.AA. disponen de registros específicos para varias enfermedades vacunables.

 

Limitaciones en la notificación de las enfermedades vacunables

Las enfermedades de declaración obligatoria se notifican ante sospecha;

esto impide que se pueda determinar la incidencia real de los procesos sometidos a notificación, especialmente si son enfermedades de elevada morbilidad, como la gripe y la varicela. Sin embargo, posibilitan la detección de cambios en su distribución y frecuencia, y por tanto el análisis de las tendencias. Al mismo tiempo, permiten la adopción de medidas de control de manera inmediata.

Otras limitaciones evidentes que suelen presentar los Sistemas de Enfermedades de Declaración Obligatoria, son la sub-notificación y la variabilidad en la notificación de los distintos procesos. Así, presumiblemente las patologías de una incidencia más baja serán de declaración más ajustada a la realidad.

De cualquier manera estos sistemas siguen teniendo una importancia decisiva, pues siguen existiendo enfermedades transmisibles frente a las cuales se dispone de mecanismos de control eficaces, como por ejemplo, las susceptibles de vacunación. Además, la notificación obligatoria es básica para aquellos procesos en los que la aparición de un sólo caso es un indicador sanitario fundamental, para los que la presentación de un caso o grupo de casos requiere una respuesta rápida, y también, para mejorar el conocimiento de la historia natural de las enfermedades.

De esta manera, el Sistema de Enfermedades de Declaración Obligatoria ha estado históricamente ligado al quehacer cotidiano de los profesionales de la salud, especialmente de Atención Primaria, viéndose actualmente complementado con otros dispositivos (Redes centinelas, Declaración microbiológica, Registros específicos, Encuestas de seroprevalencias, etcétera)

 

Síntesis final sobre la notificación de las enfermedades prevenibles por vacunas, en la mayoría de las comunidades autónomas

Cólera. Enfermedad sometida a vigilancia internacional. Declaración individualizada y urgente.
Difteria. Enfermedad sometida a vigilancia internacional. Declaración individualizada y urgente.
Enfermedad invasora por Haemophilus influenzae tipo b. En algunas CC AA es de declaración individualizada y urgente.
Enfermedad meningocócica. Enfermedad de declaración individualizada y urgente.
Fiebre amarilla. Enfermedad sometida a vigilancia internacional. Declaración individualizada y urgente.
Fiebre tifoidea y paratifoidea. Enfermedad de declaración individualizada y semanal.
Gripe. Enfermedad de declaración numérica.
Hepatitis A. Enfermedad de declaración individualizada semanal.
Hepatitis B. Enfermedad de declaración individualizada semanal.
Otras hepatitis víricas Enfermedades de declaración individualizada semanal.
Paludismo. Enfermedad sometida a vigilancia internacional. Declaración individualizada y urgente.
Parotiditis. Enfermedad de declaración individualizada semanal.
Poliomielitis. Enfermedad sometida a vigilancia internacional. Declaración individualizada y urgente.
Rabia. Enfermedad sometida a vigilancia internacional. Declaración individualizada y urgente.
Rubéola. Enfermedad de declaración individualizada semanal.
Síndrome de rubéola congénita. Enfermedad de declaración individualizada semanal.
Tétanos y tétanos neonatal. Enfermedades de declaración individualizada semanal.
Tos ferina. Enfermedad de declaración individualizada semanal.
Tuberculosis. Enfermedad de declaración individualizada semanal.
Sarampión. Enfermedad de declaración individualizada semanal.
Varicela. Enfermedad de declaración numérica.

 

Bibliografía

- ACIP. Recomended Childhood Immunization Schelude United States , 2002. MMWR 2002; 51: 31-33

- Boletín Oficial del Estado: Real Decreto 2210/1995 por el que se crea la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica.

- Centro Nacional de Epidemiología. Protocolos de las Enfermedades de Declaración Obligatoria. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo, 1997.

- Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Epidemiology and Prevention of Vaccine-Preventable Diseases ( 7 Edition ). Atlanta , GA : U.S. . Department of Health and Human Services, Public Health Foundation, April 2002.

- Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Vaccine-Preventable Diseases: Improving Vaccination Coverage in Children, Adolescents, and Adults. MMWR 1999; 14/ 48 ( RR05 ): 1-15

- Plotkin SA, Orenstein WA , eds. Vaccines (4ª Edición). Philadelphia , PA : WB Saunders Company, 2004

- Salleras L. Vacunaciones Preventivas. 2ª Edición. Barcelona: Masson S.A. 2003

smaller text tool icon medium text tool icon larger text tool icon
Last Updated ( Friday, 18 August 2006 11:02 )