Definiciones en Vacunología

Se expone una breve definición de los principales términos técnicos más frecuentes en el ámbito de la vacunología. La mayoría de los conceptos aquí analizados son complejos y para definirlos de forma completa se requeriría una explicación mucho más amplia; sin embargo, su objetivo es dar una noción concisa del término atendiendo a los aspectos relacionados con las vacunas y las inmunizaciones.

Diciembre 2004

Autores: Carlos Rodrigo Gonzalo de Liria
Jefe de Servicio de Pediatría. Hospital Germans Trias i Pujol. Badalona. Profesor Titular de Pediatría. Universidad Autónoma de Barcelona
Palabra clave: Otros aspectos

[ Descargue el tema del mes en pdf ]

Adsorción: proceso por el que los átomos, moléculas o iones son captados y retenidos en la superficie de sólidos mediante unión química o física.

Adyuvante: sustancia que administrada junto a un antígeno aumenta de forma inespecífica la respuesta inmunitaria al mismo.

Agente: principio o sustancia capaz de producir un efecto físico, químico o biológico.

Agente infeccioso: microorganismo (virus, bacteria, hongo o parásito) capaz de producir una infección o enfermedad infecciosa.

Aislamiento: separación de personas o animales infectados de otros, durante el período de transmisibilidad (contagiosidad) de la enfermedad, en instalaciones bajo condiciones que eviten o limiten la transmisión directa o indirecta del agente infeccioso a los susceptibles.

Alotipo: producto proteico codificado por un gen, que puede ser reconocido como antígeno por el sistema inmune de otro miembro de la misma especie.

Amplificación genética: producción de un número anormal o artificialmente elevado de copias de un determinado gen o secuencia genética. Se puede ralizar por diferentes técnicas, como por ejemplo la reacción en cadena de la polimerasa.

Anafilaxia: reacción inmune, habitualmente grave, contra un antígeno mediada por IgE, y que provoca una vasodilatación y la constricción de la musculatura lisa (reacción de hipersensibilidad de tipo I de Gell y Coombs).

Anergia: estado de falta de respuesta a un antígeno.

Anticuerpo: proteína (inmunoglobulina) producida por un organismo en respuesta a la estimulación por un antígeno, y que tiene la propiedad de unirse de forma específica al mismo.

Anticuerpos monoclonales: anticuerpos producidos por un solo clon delinfocitos B, por lo que todas las moléculas son idénticas y tienen la misma especificidad. Los de uso terapéutico son producto de hibridomas obtenidos mediante la fusión de células mielomatosas y linfocitos B, y contienen sólo anticuerpos contra un único microorganismo.

Antígeno: substancia capaz de interaccionar con el receptor de las células T o B.

Antígeno T-dependiente: antígeno que para generar anticuerpos necesita la cooperación de los linfocitos T. La mayoría de los antígenos proteicos son de este tipo.

Antígeno T-independiente: antígeno capaz de generar anticuerpos aun en ausencia de linfocitos T. Suelen ser polisacáridos. Su capacidad inmunógena en los niños menores de 18-24 meses es escasa. Por lo general no dan lugar a memoria inmunológica.

Antitoxina: solución de anticuerpos contra una toxina; es capaz de neutralizar la acción tóxica de un antígeno (los efectos de una toxina).

"Booster": ver Dosis de refuerzo.

"Carrier": ver Transportador.

Caso coprimario: aquél que surge en las primeras 24 horas siguientes a la aparición de un caso dentro de un grupo de contactos directos.

Caso primario: aquél que aparece sin que exista contacto directo conocido con otro paciente.

Caso secundario: aquél que surge entre los contactos de un caso primario, habiendo pasado un período de tiempo superior a 24 horas desde la aparición de éste.

Células Th1 y Th2: subpoblaciones de las células T CD4+ caracterizadas por las citocinas que producen. Las Th1 activan macrófagos y se denominan, a veces, “células CD4 inflamatorias”. Las Th2 estimulan a los linfocitos B en la producción de anticuerpos.

Cepa: conjunto de microorganismos que derivan de progenitores bien definidos, poseen una dotación genética similar y conservan ciertas características que mantienen durante varias generaciones sucesivas.

Citocinas: moléculas peptídicas producidas por células del sistema inmune que modifican el comportamiento de otras células de estirpe diferente o de sí mismas.

Clon: cojunto de células procedentes de una sola célula por reproducción asexual.

Clonación: en tecnología del DNA recombinante, manipulación de DNA para producir múltiples copias de un gen o segmentos de DNA.

Colonización: proceso por el que un patógeno se fija a receptores específicos de la superficie tisular y supera las defensas químicas producidas por los tejidos.

Complejo mayor de histocompatibilidad (CMH): conjunto de genes, ubicados en el ser humano en el cromosoma 6, que codifican un grupo de glicoproteínas denominadas “antígenos mayores de histocompatibilidad”. Los antígenos de histocompatibilidad de clase I presentan péptidos generados en el citoplasma de la propia célula a los linfocitos T CD8+, mientras que los de clase II presentan péptidos degradados en vesículas intracelulares a las células T CD4+. El CMH también codifica otras proteínas importantes en el procesamiento de antígenos y otras necesarias en la defensa del huésped.

Conservante: sustancia utilizada para prevenir la alteración de un medicamento u otro producto biológico y facilitar su conservación.

Contacto: cualquier persona o animal cuya relación con una fuente de infección haya sido tal que pueda contraer la infección.

Delección: alteración genética que consiste en la pérdida de una parte de un cromosoma.

Determinante antigénico: ver Epítopo.

Dosis de refuerzo (o recuerdo): dosis adicional de una vacuna con objeto de incrementar y prolongar su efecto inmune.

Efectividad vacunal (eficacia vacunal real): es el efecto directo de la vacuna más el efecto indirecto aportado por la inmunidad colectiva.

Efecto adverso: reacción indeseable que ocurre tras una vacunación. Puede estar causada por el producto vacunal o por el procedimiento de vacunación.

Eficacia vacunal (eficacia vacunal teórica): grado de protección contra una infección determinada conferido por la vacuna. Se expresa como porcentaje de vacunados que han adquirido una protección total contra esa infección (p ej. vacunas de microorganismos atenuados) o como porcentaje de disminución de susceptibilidad a la infección (p ej. vacunas de microorganismos inactivados).

Eficiencia vacunal: eficacia de una vacuna en relación con su coste.

Enfermedad de declaración obligatoria (EDO): notificación escrita a la autoridad sanitaria correspondiente de la existencia de un caso de una enfermedad concreta transmisible, en tiempo y forma de acuerdo con la legislación de cada Comunidad Autónoma. Puede ser numérica, individual, con protocolo especial o urgente.

Episoma: molécula de DNA extracromosómico e independiente que proviene de una transferencia de DNA exógeno, mediante alguna de las técnicas de transferencia existentes. El DNA transferido no se inserta en el genoma huésped, pero mantiene su funcionalidad de forma independiente.

Epítopo: parte de la molécula de un antígeno que puede ser reconocida por un receptor del linfocito T o del linfocito B. Se denomina también determinante antigénico.

Estabilizante: sustancia utilizada para mantener las características físico-químicas o biológicas de un medicamento u otro producto biológico.

Fallo vacunal primario: falta de seroconversión inicial a la vacuna.

Fallo vacunal secundario: situación en la que una persona adquiere una enfermedad frente a la que había sido vacunado, después de haber tenido una seroconversión inicial

Fuente de infección: persona, animal, objeto o substancia desde la que el agente infeccioso pasa al sujeto susceptible.

Gammaglobulina: proteina plasmática que migra a la región gamma del espectro electroforético. En esta zona migran proteinas con función de anticuerpo (inmunoglobulinas), en particular la IgG y la IgA.

Hapteno: molécula, por lo general de bajo peso molecular, que se puede unir a un anticuerpo de forma específica, pero que no es inmunogénica por sí misma. Para producir una respuesta inmune se debe unir a una molécula mayor (habitualmente una proteína) que se denomina transportador (“carrier”).

Hibridoma: línea celular híbrida obtenida mediante la fusión de un linfocito B, producto de un anticuerpo determinado, con una célula de mieloma seleccionada por su capacidad de crecer en cultivo y su capacidad para sintetizar cadenas de inmunoglobulina.

Idiotipo: conjunto de idiotopos de una molécula de anticuerpo.

Idiotopo: determinante antigénico específico de la región variable de una molécula de anticuerpo.

Incidencia: número de casos nuevos de una enfermedad determinada (o de un efecto adverso o de una complicación, etcétera) que se desarrollan en una población de riesgo durante un período de tiempo. Se calcula a partir de estudios prospectivos en los que hay un seguimiento de los pacientes.

Individuo inmune: persona que posee anticuerpos protectores específicos o inmunidad celular específica como consecuencia de infección o inmunización completa anterior o de haber padecido la enfermedad.

Inmunidad: conjunto de factores humorales y celulares que protegen al organismo frente a la agresión por agentes infecciosos.

Inmunidad adquirida: inducción (inmunidad activa) o trasmisión (inmunidad pasiva) de un estado de resistencia frente a un antígeno mediante la actuación directa de anticuerpos o de células específicas.

Inmunidad colectiva o de grupo o de rebaño ("herd immunity"): estado de inmunidad en la población que previene la aparición de epidemias. La protección colectiva frente a un agente infeccioso comporta un menor riesgo de contraer esa infección para todo el grupo, y no sólo para los vacunados. Constituye el fundamento de los programas de vacunación, cuyo efecto protector incluye también a las personas no vacunadas.

Inmunidad de adopción: inmunidad adquirida tras el contacto con un antígeno. Es específica para ese antígeno y se genera por la selección clonal de los linfocitos específicos para ese antígeno.

Inmunidad natural: conjunto de mecanismos bioquímicos y fisicoquímicos innatos que impiden la entrada o la proliferación de agentes infecciosos en el organismo.

Inmunización: acción de conferir inmunidad mediante administración de antígenos (inmunización activa) o mediante la administración de anticuerpos específicos (inmunización pasiva).

Inmunobiológico: sustancias antigénicas (vacunas y toxoides) o productos con anticuerpos (globulinas y antitoxinas) de origen humano o animal. Se utilizan para inmunización activa o pasiva o como tratamiento.

Inmunodeficiencias: grupo heterogéneo de enfermedades, congénitas o adquiridas, en las que algún componente de la respuesta inmune está ausente o es funcionalmente defectuoso.
Las inmunodeficiencias primarias, la infección por virus de la inmunodeficiencia humana, las leucemias, los linfomas, las neoplasias diseminadas o tratadas con fármacos alquilantes, antimetabolitos, dosis elevadas de corticoesteroides o radioterapia ocasionan una supresión importante de la respuesta inmune que provoca una falta de respuesta adecuada a las inmunizaciones, así como un alto riesgo de complicaciones graves con ciertas vacunas constituidas por microorganismos vivos.

Inmunogenicidad: propiedad que permite a una substancia inducir una respuesta inmunitaria detectable.

Inmunógeno: antígeno que produce una respuesta inmune. Todos los inmunógenos son antígenos, pero no todos los antígenos son inmunógenos.

Inmunoglobulinas: a) Proteínas plasmáticas con función de anticuerpo; hay cinco clases o isotipos: IgG, IgA, IgM, IgE e IgD. De la IgG existen cuatro subclases (IgG1, IgG2, IgG3, IgG4), y de la IgA dos (IgA1, IgA2). b) Preparado farmacéutico consistente en una solución estéril de anticuerpos, los cuales generalmente se obtienen de mezclas de plasmas de donantes; contiene un 15%-18% de proteína.

Isotipos: variantes de las inmunoglobulinas que están presentes en todos los miembros de una especie, como es el caso de las diferentes clases y subclases de anticuerpos.

Letalidad: ver Mortalidad. Se refiere especialmente a la proporción de muertes en una enfermedad respecto de los casos de esa enfermedad.

Linfocina: citocina producida por los linfocitos.

Memoria inmunológica: capacidad de las células del sistema inmunitario (linfocitos T y B) para reconocer un antígeno con el que estuvieron previamente en contacto y de responder de forma rápida y generalmente eficaz frente a él.

Mortalidad: número proporcional de muertes en una población y tiempo determinados.

Patogenicidad: capacidad de un microorganismo de causar enfermedad.

Patógeno: microorganismo que en circunstancia apropiadas es capaz de causar enfermedad a un huésped, al cual infecta.

Paratopo: región variable de una molécula de anticuerpo que se une específicamente con el epitopo de un antígeno determinado.

Período de incubación: intervalo de tiempo entre la exposición a un agente infeccioso y la aparición del primer signo o síntoma de la enfermedad causada por éste.

Período de transmisión o de contagio: intervalo de tiempo durante el cual el agente infeccioso puede ser transmitido, directa o indirectamente, de una persona a otra o del animal al hombre.

Población de riesgo: conjunto de personas que se considera que tienen una mayor probabilidad de contraer una enfermedad determinada, además de las que mantienen un contacto directo, en comparación con los patrones de esa enfermedad en la misma población o de la población general. Se define de acuerdo a la afiliación organizativa o comunidad de residencia.

Portador: persona o animal enfermo, convaleciente o sano que alberga el agente patógeno de una enfermedad y actúa como propagador de la misma.

Prevalencia: proporción de personas de una población que tienen una enfermedad determinada (o un efecto adverso o una complicación, etcétera); describe la situación en un momento concreto, no lo que ocurrirá en el futuro. Puede también significar manifestaciones de un hecho durante un determinado período de tiempo; por ejemplo, “prevalencia de anticuerpos”

Primovacunación o inmunización primaria: serie de dosis de un mismo producto biológico vacunal que se ha de administrar a una persona susceptible para que consiga una inmunidad adecuada frente a la infección que se quiere prevenir.

Quimiocinas: citocinas de peso molecular pequeño, cuyo papel en la respuesta inflamatoria consiste en atraer células –predominantemente fagocíticas y linfoides- hacia el foco inflamatorio y activarlas.

Reacción en cadena de la polimerasa (PCR): técnica que permite la amplificación enzimática in vitro de secuencias de DNA o RNA específicas utilizando dos oligonucleótidos que se unen de manera específica a cada una de las dos moléculas de DNA o RNA y acotan la región de interés en un DNA o RNA molde.

Reinmunización o revacunación: administración de un inmunógeno o vacuna que había sido administrado previamente.

Respuesta inmune primaria: aquella que se produce tras el primer contacto con un antígeno.

Respuesta inmune secundaria: aquella que se produce tras el contacto con un antígeno T-dependiente frente al que el sistema inmune ha estado en contacto previamente.

Seroconversión: producción de anticuerpos específicos frente a un microorganismo, detectables en el suero, durante el curso de una infección o en respuesta a una inmunización.

Serología: método diagnóstico de enfermedades infecciosa por medio de la detección de anticuerpos específicos de microorganismos en la sangre (suero).

Serotipo: subpoblación antigénicamente distinta de una especie de microorganismo infeccioso, que se diferencia de otras subpoblaciones por medio de pruebas serológicas. Las respuestas inmunitarias frente a un serotipo de microorganismos pueden proteger o no, según el caso, frente a otro serotipo.

Susceptible: ausencia de inmunidad frente a un agente infeccioso determinado, de forma que si llegase a entrar en contacto con él estaría expuesta a contraer la enfermedad.

Tasa de ataque: incidencia de nuevos casos de una enfermedad específica en un período de tiempo determinado, expresada en forma de proporción (p. ej. número de casos nuevos de enfermedad meningocócica por 100.000 personas en un período de tres meses).

Tasa de incidencia: proporción entre el número de casos nuevos de una enfermedad específica en un período de tiempo definido (numerador) y el número de personas de la población en la que ocurre (denominador). Se suele expresar por 1.000 ó 100.000 habitantes y año o por 1.000 ó 100.000 personas de un grupo de edad concreto y año.

Tolerancia inmunológica: hiporrespuesta inmune inducida, que ocurre como consecuencia de una delección concreta o supresión de un clon celular que reacciona con un antígeno específico.

Toxoide o anatoxina: exotoxina bacteriana modificada mediante procedimientos físicos (como el calor) o químicos (como el formol), para que pierda su toxicidad pero retenga la capacidad de estimular la producción de antitoxina. Provoca una respuesta inmune de características similares a la vacuna de microorganismos inactivados.

Transportador (“carrier”): proteína a la que se pueden unir haptenos o antígenos no inmunógenos de pequeño tamaño confiriéndoles así inmunogenicidad. El transportador es reconocido por la célula T.

Vacuna: producto biológico utilizado para conseguir una inmunización activa artificial (vacunación).

Vacuna adsorbida: los antígenos están fijados (adsorbidos) a la superficie de un adyuvante (fosfato o hidróxido de aluminio), lo cual refuerza el poder inmunogénico de la vacuna ya que así se retarda la liberación del antígeno del lugar de inyección, se estimula la producción de algunas citocinas y da lugar a una respuesta más intensa de las células T.

Vacuna combinada: contiene antígenos de varios agentes infecciosos diferentes (p. ej. sarampión-rubéola-parotiditis), que se aplican en una sola administración. No debe confundirse con vacunaciones simultáneas.

Vacuna conjugada: vacuna de antígeno polisacárido al que se une (conjuga) un derivado proteico con objeto de aumentar su capacidad inmunógena; el antígeno compuesto por polisacárido y proteína pasa de ser timo-independiente a ser timo-dependiente, lo que permite que desencadene una respuesta inmune secundaria y de memoria adecuada incluso en lactantes pequeños.

Vacuna de microorganismos muertos o inactivados: se obtiene inactivando los microorganismos por procedimientos químicos o físicos. En general, induce una respuesta inmunitaria de menor intensidad y duración que la obtenida con vacunas de microorganismos vivos atenuados, y fundamentalmente de tipo humoral. Se requieren varias dosis para la primovacunación y dosis de refuerzo para mantener una concentración adecuada de anticuerpos séricos.

Vacuna de microorganismos vivos atenuados: está constituida por microorganismos que han perdido la virulencia mediante el pase seriado por diversos medios de cultivo u otros procedimientos. Induce una respuesta inmunitaria intensa y de larga duración, parecida a la originada por la infección natural; en general suele ser suficiente una dosis, excepto cuando se administran por vía oral. Induce la aparición de inmunidad humoral y celular.

Vacuna de péptidos sintéticos (peptídica): vacuna elaborada a partir de la síntesis exclusiva de segmentos de antígenos -péptidos lineales- considerados esenciales para desencadenar una respuesta inmunológica.

Vacuna de vectores: vacuna en la que se utilizan vectores vivos no patógenos que expresan, por recombinación genética, los genes que codifican antígenos proteicos de otros microorganismos frente a los que se pretende inmunizar.

Vacuna idiotípica: vacuna que contiene anticuerpos que reproducen determinantes antigénicos de microorganismos.

Vacuna monocomponente: vacuna que contiene un solo fragmento antigénico de un microorganismo (p. ej. algunas vacunas acelulares de tos ferina).

Vacuna monovalente: vacuna que contiene un solo serotipo o serogrupo de un mismo microorganismo (p. ej. vacuna antimeningocócica C).

Vacuna multicomponente: vacuna que contiene varios fragmentos antigénicos de un solo microorganismo (p. ej. algunas vacunas acelulares de tos ferina).

Vacuna polivalente: contiene varios serotipos o serogrupos de un mismo microorganismo (p. ej. vacuna antineumocócica).

Vacuna recombinante: vacuna de antígeno proteico obtenido mediante la inserción (recombinación genética) en un microorganismo (p. ej. una levadura) o en un cultivo celular de un fragmento apropiado -habitualmente un plásmido bacteriano- que contiene el gen o segmento de ADN que codifica el antígeno deseado.

Vacuna "resortante": vacuna obtenida mediante técnicas de biología molecular, recombinando cepas distintas de microorganismos de la misma o diferente especie animal, para producir una nueva cepa que reúna las características que más interesen de cada una de ellas.

Vacunación: procedimiento de administración de preparados vacunales.

Vacunaciones simultáneas: aquellas que se aplican al mismo tiempo.

Vacunaciones sistemáticas: aquellas que se aplican a la totalidad de la población y que forman parte de los calendarios vacunales de una comunidad.

Vector: vehículo o agente de transmisión. Se aplica a moléculas de DNA que se replican y sirven para transferir fragmentos de DNA entre células (p.ej. plásmidos).

"Waning": Término inglés que significa pérdida progresiva, declinación, decreciente, etcétera. Se aplica para hacer referencia a la pérdida progresiva de anticuerpos que se produce en un sujeto ante la falta prolongada de un estímulo antigénico.

smaller text tool icon medium text tool icon larger text tool icon
Last Updated ( Monday, 21 August 2006 10:44 )