Papel de la Enfermería en la vacunación

Autores. Antonio Fernández Urízar, Paula Araujo Suárez, Lucía Crespo Iglesias, Abel Alonso Corteguera

Lugar De Trabajo. Centro De Salud De Ventanielles Oviedo (Asturias)

La sociedad se estructura de tal manera que asigna distintas funciones a diferentes grupos en función de las necesidades que tiene.

En el caso concreto de la enfermería, las actividades se encaminan hacia los cuidados de la salud. Estos, a su vez, han ido variando en relación a los requerimientos sociales de cada momento. Hasta hace muy poco el concepto de salud sólo contemplaba a la persona enferma y todas las profesiones sanitarias centraban su atención en ella

Por ello la enfermería y las demás ciencias de la Salud comprendieron que tenían que ampliar el campo del individuo a la sociedad y que la prevención era incluso más importante. Así se pasó a realizar una atención integral de los individuos, familias y grupos.

En este contexto se sitúa lo que conocemos como “Enfermería Comunitaria”, cuyo núcleo principal es la atención primaria (Centro de salud, consultorios de atención primaria...) donde se desarrollan actividades para promover, prevenir y, en caso de pérdida, restaurar la salud.

El papel de la enfermería en la vacunación es muy importante; además de administrar, gestionar y mantener las vacunas no nos puede ser ajeno nada relacionado con ellas. Tenemos que estar al corriente de cada novedad para poder atender con garantía a toda la población.

La vacunación es un acto primordial para favorecer la salud colectiva potenciando la individual y buena prueba de ello son las enfermedades erradicadas o en proceso de erradicación a través de las vacunas (viruela, sarampión y polio).

La vacuna, en efecto, es el arma más adecuada para erradicar tanto sarampión como polio de una vez de este planeta, pero sólo con su existencia no lo lograremos. Para conseguirlo hacen falta coberturas vacunales elevadas (95% o más) que deben perpetuarse en el tiempo hasta la completa extinción en todo el mundo. Tampoco deben existir bolsas marginales con bajas coberturas donde la enfermedad pueda perpetuarse.

Es aquí es donde debe estar la enfermería de cada país y de cada aldea, desde nuestro mundo desarrollado hasta el último rincón del tercer mundo, con la preparación y los medios adecuados para conseguirlo.

La labor de la enfermería llevando un control y registro es una base sin la cual no se podría llevar a cabo esta tarea. La labor divulgativa es también muy importante, resolviendo las dudas, inquietudes o preocupaciones que pueda tener la sociedad en general y los individuos en particular sobre el tema.

No sólo la población general sino las autoridades sanitarias y otros colectivos dentro de la sanidad se van dando cuenta del papel tan importante que la enfermería tiene.

En Asturias, que es la comunidad a la que pertenezco, el Comité Asesor de Vacunas del Principado de Asturias ha contado y cuenta con la enfermería y las autoridades sanitarias valoran y tienen en consideración las decisiones de éste.

La aparición de nuevas vacunas y los cambios constantes en los calendarios vacunales han dado a éstas una gran importancia en el campo de la prevención de las enfermedades y hacen que los profesionales tengamos que redoblar nuestros esfuerzos para estar al corriente. Los cursos de actualización en vacunas están a la orden del día y cada poco tiempo hay que acudir a alguno para no quedarse desfasados, así como leer trabajos publicados y las circulares que envían las administraciones para tenernos al corriente. Este tipo de cosas requieren un esfuerzo fuera de las horas de trabajo que no siempre es valorada.

Es muy importante la contribución de todos los estados del mundo implicándose en esta labor y poniendo de una vez los medios necesarios para conseguirlo. Ésta no es una labor sólo para ONGs o actos puntuales de estados aislados o de la comunidad internacional. Se podría acabar con las epidemias y tener más o menos controlada la situación.

Pero para erradicar las enfermedades se requiere una actuación conjunta y sincronizada así como mantenida en el tiempo de toda la comunidad internacional, sin escatimar medios.

Esta es una labor de todos pero sobre todo es la Organización Mundial de la Salud (OMS) la que debe implicar a todos los países, coger las riendas del asunto y organizarlo, en caso contrario será todo un fracaso, como lo ha sido hasta ahora, porque estar en el 2003 con un objetivo para el año 2000 sin cumplir no se puede llamar de otra manera.

Éste objetivo comparado con otros más prosaicos es barato y si se tiene visión de futuro ahorrará dinero a los países, no solo en el tratamiento de esas enfermedades sino el coste de las propias vacunas que ya no serán necesarias.

Los países ricos tienen que concienciarse de que contribuir a la erradicación de estas enfermedades no es un acto de caridad con otros países mas pobres o un acto de justicia sino una mejora en la calidad de vida para sus propios ciudadanos (debería hacerse aunque solo fuese por consideraciones egoístas).

El compromiso de la enfermería con las vacunas es total, en ningún otro campo de la salud abarca más. Cada vez más, la consulta de enfermería es autosuficiente en este campo y, poco a poco, la gente va reconociendo nuestra solvencia tanto en éste como en otros apartados.

Bibliografía

  1. World Health Organization
  2. International Vaccine Institute
  3. Vacunas.net
  4. American Academy of Pediatrics
  5. Bill & Melinda Gates Foundation
  6. The Vaccine Page
  7. Francisco Álvarez García, Antonio Fernández Urízar, Carmen Natal Ramos, Matías Prieto Hernández, Carmen Velasco Glez. Actualización en vacunas 2002. Oviedo 2002.
  8. Francisco Álvarez García, Antonio Fernández Urízar, Ismael Huerta Fernández, Carmen Martínez Ortega, Carmen Velasco Glez. Actualización en vacunas 2003. Oviedo 2003.
  9. Salleras Sanmartí L. Vacunaciones preventivas. Principios y aplicaciones. Ed Masson; 1.998.
  10. Salleras L, Vidal J, Bruguera M, Gené J, Navas E, Batalaa J, Bayas JM, Esteban R. Vacunaciones del adulto. Med Clin 1994; 102 (Supl 1): 42- 55.
  11. Piédrola Gil G. Medicina preventiva y salud pública. Ed Salvat. 1.996.
  12. Comité de enfermedades infecciosas de la AAP. Red book 2000. Ed Medical Trends; 2001.
  13. Comité asesor de vacunas de la AEP. Manual de vacunas en pediatría; 2001
  14. Picazo JJ. Guía práctica de vacunaciones. Ed Llorens; 2000
  15. Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Calendario de vacunas recomendado para 2001. Bol Epidem Semanal 2000; 8: 266 – 7
  16. Comité asesor de vacunas de la AEP (CAV). Calendario vacunal de la Asociación Española de Pediatría 2001 - 2002. An Esp Pediatr 2001; 55: 30 - 38.
  17. Circulares de la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios del Principado de Asturias: 1/2000, 3/2000, 6/2001, 8/2001, 9/2001 y 10/2001

 

smaller text tool icon medium text tool icon larger text tool icon
Last Updated ( Monday, 21 August 2006 13:27 )