Infuenza A (H5N1): an overview of the current situation.

5/04/2009

image_pdfimage_print

Infuenza A (H5N1): an overview of the current situation.
Melidou A, Gioula G, Exindari M, Chatzdimitriou D, Diza-Mataftsi E. Euro Surveill 2009; 14(20):pii=19216
Palabra clave: Gripe

Desde la reaparición del virus gripal A/H5N1 en 2003 en Asia, África, la Región del Pacífico, Europa y el Oriente medio, se ha convertido en endémico en algunos países y continúa causando epidemias en las aves. Más importante aún es que está originando casos esporádicos en humanos asociados al alta morbimortalidad. Es evidente que si ocurriera una pandemia el pronóstico sería muy grave.

El número acumulado e casos hasta el 15 de Mayo es de 424 con 261 muertes lo que implica una letalidad del 61%. El año 2006 fue el que registró un mayor número de casos y de muertes. Posteriormente el descenso en las notificaciones reflejó la exitosa vigilancia de infecciones en aves y en humanos. La letalidad, no obstante, se mantiene alta, siendo mayor en la población de 10 a 39 años.

Las secuencias de hemaglutinina se clasifican en clades. La 1 se limita a humanos de Camboya, Tailandia y Vietnam. La 2.1 ha causado casos en humanos en Indonesia, mientras que la 2.2 ha provocado brotes en aves en 60 países de África, Asia y Europa, e infecciones humanas en Azerbaiyán, Bangladesh, china, Djibouti, Egipto, Iraq, Nigeria, Pakistán y Turquía. Desde 2008 las infecciones en humanos están confinadas a China, Vietnam, Camboya, Egipto e Indonesia. Desde 1997 el virus ha experimentado varios cambios que han influido en los patrones de transmisión vírica, aunque afortunadamente no ha alcanzado eficiencia en la transmisión a humanos. Las agrupaciones de casos familiares en Egipto, China, Tailandia, Vietnam, Indonesia y Pakistán implican transmisión interhumana. Por otra parte la alta prevalencia de anticuerpos entre los trabajadores sanitarios expuestos al virus constituye la evidencia epidemiológica de que los virus se han transmitido de pacientes a sanitarios con infecciones asintomáticas.

Existen puntos comunes entre el virus de 1918 y el H5N1 actual, especialmente en los genes de la polimerasa, de la hemaglutinina y de la neuraminidasa.
Respecto a las vacunas se han evaluado varias aproximaciones habiendo demostrado algunas de ellas que pueden ahorrar antígeno, que provocan inmunidad cruzada y que generan un priming efectivo.

Respecto a los antivíricos está cambiando el perfil de susceptibilidad por lo que es una posibilidad el tratamiento combinado.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú