La cadena del frio, punto clave en el control del sarampión

11/05/2016

image_pdfimage_print

13 personas por hora. Ese es el ritmo de muertes que provocó en 2014 el sarampión en todo el mundo. Es una enfermedad que difícilmente nos alarma en esas raras ocasiones en que la vemos por casa, pero sigue golpeando con mucha fuerza en otros rincones del mundo. Según Naciones Unidas, en 2014 el sarampión mato a casi 115.000 personas a pesar de que es una dolencia muy fácil de prevenir mediante una vacuna usada desde hace medio siglo. Inmunizar a un niño cuesta aproximadamente un euro, pero a pesar de ello cientos de miles caen desprotegidos cada año ante un virus que en los casos graves es difícil de tratar y puede resultar mortal. Los problemas son diversos e incluyen la enorme dispersión de la población en algunas zonas y la dificultades de los pacientes para acceder a los escasos y mal dotados puestos de salud, pero hay un obstáculo que todos los expertos sin excepción mencionan como clave para explicar la persistencia de esta enfermedad: las deficiencias en la cadena de frío.

[+ información]

image_pdfimage_print

Subir al menú