La caída en las tasas de vacunación provoca un fuerte brote de sarampión en Europa

5/10/2017

image_pdfimage_print

Desde 2008, se han registrado más de 24.000 casos de sarampión en Francia. Desde hace nueve años, 10 menores han fallecido por esa enfermedad en el país galo. Estos alarmantes datos han conducido a Francia a tomar la decisión de obligar a la vacunación contra 11 enfermedades a los menores a partir de 2018, como anunció recientemente el primer ministro, Edouard Philippe. En Francia, actualmente son tres las vacunas obligatorias: la de la difteria, la del tétanos y la de la poliomielitis, a las que se unirán la de la tos ferina, la hepatitis B, la del bacilo Pfeiffer, la del pneumococo, la del meningococo C, la del sarampión, la de las paperas y la de la rubeola. De hecho, con respecto al sarampión, hay más de un 23% de la población francesa sin vacunar en edad de estarlo, uno de los porcentajes más altos de Europa. Esta medida se suma a la que ya anunció Italia en mayo de este año, por la que a partir de septiembre obligará a los padres a vacunar a sus hijos. Según datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, dependiente de la Unión Europea, en el mismo periodo ha habido 3.922 casos de sarampión en Rumanía, 950 en Alemania, 460 en Reino Unido, 327 en Francia y 316 en Bélgica. De estos países, sólo en Rumanía es obligatoria esta vacuna. En Europa, actualmente son 12 los países en los que la vacunación es imperativa: Bulgaria, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Letonia, Polonia, Portugal, República Checa, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia, aunque no en todos las mismas, El calendario de vacunación en España no es obligatorio, sino que se basa en recomendaciones. No obstante, los expertos consideran que, hoy por hoy, no es necesario tomar en España las medidas adoptadas en Francia e Italia. Así lo asegura a EL MUNDO el presidente de la Asociación Española de Vacunología, Amós José García Rojas.

[más información]

image_pdfimage_print

Subir al menú