La confusión entre causa y efecto

11/09/2008

image_pdfimage_print

En el diario “el mundo” se publica un excelenete artículo del Dr Antoni Trilla del Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona, en el que a partir de los casos del doctor Douglas Wakefield y su teoría según la cual la vacuna triple vírica podría ser la causa de algunos casos de retraso mental, autismo o bajo rendimiento escolar o el del mes de octubre de 2006 en el que gobierno de Israel suspendió transitoriamente el programa de vacunación antigripal tras haberse registrado el fallecimiento de cuatro ancianos, todos ellos con enfermedad cardiovascular, en los días posteriores a la vacunación nos introduce en el meollo de la causalidad, de manera muy pedagógica y concluye que debemos aspirar a aumentar siempre la seguridad de las vacunas. Al mismo tiempo, debemos interpretar con rigor, cuidado y siempre científicamente sus posibles efectos secundarios, para proporcionar las respuestas adecuadas al público y garantizar la eficacia de los programas de vacunación, un aspecto básico de nuestro sistema de salud pública.

[ más información ]

image_pdfimage_print

Subir al menú