La inmunomodulación mediante cepas probióticas

14/03/2009

image_pdfimage_print

La FAO y la OMS han reconocido que la actividad de los probióticos no es generalizable a la especie, y que por tanto es dependiente de la cepa. Está claro que la guerra que el hombre ha desarrollado contra las bacterias ha dado frutos enormemente beneficiosos para la salud, como los antibióticos, esterilización de material o las medidas higiénicas. Sin embargo, actualmente existe una clara conciencia de que algunas de estas medidas, especialmente el uso indiscriminado de antibióticos, puede perjudicar el equilibrio ecológico de las bacterias relacionadas con la vida humana. En las últimas décadas ha quedado demostrado que las bacterias aportan grandes beneficios para la salud humana. Con ello, se ha introducido un nuevo concepto: probiótico. Uno de los campos donde mayor eficacia han demostrado los probióticos es en la prevención y tratamiento de enfermedades intestinales, como diarreas infantiles provocadas por rotavirus u otros agentes infecciosos o las provocadas por el uso de algunos antibióticos. Otro campo donde los probióticos pueden jugar un papel importante es en la inmunomodulación. Diferentes estudios científicos han demostrado resultados positivos en este campo por parte de Lactobacillus casei, concretamente de la cepa DN-114001.

[ más información ]

image_pdfimage_print

Subir al menú