La salud de la población solo se consigue con la implicación de todos los profesionales de la salud y con la participación activa de la sociedad

26/08/2018

image_pdfimage_print

Ante las desafortunadas declaraciones de la Ministra de Sanidad en relación a la vacunación frente a sarampión y rubéola, la Asociación Nacional de Enfermería y vacunas (ANENVAC) desea realizar las siguientes observaciones:

  • Si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha refrendado la buena situación que vive España en torno a la transmisión endémica del virus del sarampión y de la rubéola, no podemos olvidar que durante el presente año se han venido produciendo brotes en nuestro país, que si bien no han alcanzado la importancia de otros países de nuestro entorno, si que nos deben mantener en una especial alerta.
  • Las tasas de cobertura de vacunación frente a triple vírica (sarampión, rubéola y parotiditis) en nuestro país en 2016 alcanzan el 96’7 % en primera dosis y el 94,7 % en segunda dosis. Son unas tasas excelentes, pero aún así, siguen quedando bolsas de susceptibles a partir de esos % de no vacunados, que hacen que cada año se incremente el número de niños y niñas que pueden adquirir la enfermedad.
  • El trabajo que realizan los profesionales que trabajan en los programas de vacunaciones (médicos/as – pediatría, familia, salud pública- , enfermeros/as, farmaceuticos/as) es multidisciplinar y totalmente colaborativo, aunque cada colectivo desarrolle unos roles específicos y diferenciados. Los logros conseguidos han sido debidos a un trabajo en equipo, entre los que los profesionales de enfermería tienen un papel muy destacado.
  • Dentro de estos programas, los profesionales de enfermería desarrollan su función en el desarrollo, distribución, logística, mantenimiento e investigación de la cadena vacunal, así como con la información, recomendación, captación activa y pasiva, administración, registro, detección e información de eventos adversos, seguimiento y supervisión. Todos los profesionales que intervienen en estos programas destacan el papel de las enfermeras como fundamental y piedra angular y clave en la consecución de los objetivos, que no son otros que prevenir la enfermedad y mejorar la calidad de vida de la población.
  • Para el control de las tasas de coberturas vacunales y su mejora, es fundamental la promoción y la educación para la salud, entendiendo las vacunaciones como un estilo de vida saludable. Los profesionales de enfermería desarrollan una labor destacada en este campo, dada su proximidad con la población y la confianza que se establece entre las enfermeras y la población que atiende.
  • La salud de la población solo se puede conseguir con la implicación de todos los profesionales de la salud y con la participación activa de la sociedad en su conjunto, por lo que resulta lamentable que en sus declaraciones, la Ministra reconozca únicamente la labor que desarrollan los médicos de familia y los pediatras, obviando y despreciando la labor que desarrollan los profesionales de enfermería.

Ante todos esos hechos, deseamos mostrar el rechazo a estas declaraciones de la Ministra, solicitar una rectificación de estas declaraciones por su parte y mostrar el compromiso de los profesionales de enfermería implicados en los programas de vacunaciones ante el resto de profesionales sanitarios y especialmente ante la sociedad.

Comunicado de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú