La vacuna contra el virus del papiloma humano: ¿primer paso hacia la erradicación del cáncer de cérvix?

13/11/2007

image_pdfimage_print

La vacuna contra el virus del papiloma humano: ¿primer paso hacia la erradicación del cáncer de cérvix?
Comín E. Aten Primaria 2007; 39: 587 – 589
Palabra clave: Papilomavirus

El virus del papiloma humano (VPH) es el agente causal de la enfermedad de transmisión sexual (ETS) más frecuente en el ámbito mundial. Se estima que el VPH se halla en prácticamente la totalidad de casos de cáncer de cérvix, en el 30-70% de los cánceres de vulva, el 40-50% de los vaginales, el 70-80% de pene, en un número importante de tumores del canal anal y en uno de cada 4 casos de cáncer de la cavidad oral y la orofaringe. Recientemente se han desarrollado 2 vacunas inactivadas contra el VPH, una bivalente y otra tetravalente.

La tasa de seroconversión es del 100% en todos los casos y su efectividad para prevenir infecciones y lesiones precursoras del cáncer de cuello uterino producidas por los genotipos utilizados para la vacunación contra el VPH es de prácticamente el 100%. No se han observado efectos secundarios relevantes tras su administración y la duración de su efectividad se mantiene, según los datos disponibles en la actualidad, al menos durante 4,5 años. Este gran avance, que podría beneficiar a miles de mujeres anualmente, se puede ver obstaculizado por barreras culturales: la vacunación de menores para prevenir una infección de transmisión sexual ha suscitado ya reticencias en algunos sectores, por entender que podría promover un inicio más precoz de las relaciones sexuales entre los adolescentes o dar una falsa percepción de seguridad.

Será labor de los profesionales sanitarios transmitir la relevancia de evitar la infección por el VPH, destacar la importancia de disponer de la primera vacuna para prevenir un cáncer y evitar transmitir una sensación de falsa seguridad. Al mismo tiempo, deberemos seguir insistiendo en la importancia de adoptar sistemáticamente medidas de protección mediante la utilización de preservativos para conseguir la prevención simultánea de otras enfermedades de transmisión sexual para las que aún no disponemos de vacunas ni tratamientos efectivos, como es el caso de la infección por el VIH.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú