Los antivacunas pagarán más impuestos en Australia

27/01/2012

image_pdfimage_print

Los padres que no vacunen a sus hijos pagarán en Australia más impuestos a partir de este año. Visto que el 11% de los menores de 5 años australianos no está vacunado por voluntad paterna y que esa actitud supone un riesgo para el conjunto de la población, el Gobierno ha decidido que quienes no inmunicen a sus hijos no tendrán derecho a los beneficios fiscales que se aplican hasta que los menores cumplen 5 años. Suponen en total unos 2.100 dólares australianos (unos 1.700 euros) por niño que se pagarán a las familias, a partir de ahora, en tres plazos -al año, a los 2 y a los 5- tras comprobar que el pequeño ha recibido todas las vacunas prescritas.

[Más información] [Más información]

image_pdfimage_print

Subir al menú