Más pruebas de que las vacunas no causan autismo

14/09/2010

image_pdfimage_print

Los bebés expuestos a los niveles más altos de timerosal, un conservante repleto de mercurio que antes se encontraba en muchas vacunas, no eran más propensos a desarrollar autismo que los bebés expuestos a apenas algo de timerosal, según encuentra una investigación reciente. El estudio ofrece más seguridad a los padres que se preocupan de que las vacunas aumentan el riesgo de autismo de sus hijos, señalaron los investigadores. "La exposición prenatal y a principios de la vida al etilmercurio del timerosal de las vacunas o productos de inmunoglobulina no aumenta el riesgo de un niño de desarrollar autismo", concluyó el autor principal del estudio, el Dr. Frank DeStefano, director de la oficina de seguridad de las vacunas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. El estudio aparece en la edición en línea del 13 de septiembre en un avance de la publicación de la edición impresa de octubre de la revista Pediatrics.

[Más información] [Más información]

image_pdfimage_print

Subir al menú