Mecanismos y factores de transmisión de los virus gripales en los seres humanos

14/06/2009

image_pdfimage_print

Mecanismos y factores de transmisión de los virus gripales en los seres humanos.
Reina J. Vacunas 2009; 10:16-20
Palabra clave: Gripe

Trabajo de revisión sobre los mecanismos de transmisión de la gripe, dado que a pesar de la elevada prevalencia de las infecciones gripales durante las diferentes temporadas gripales, todavía no hay un conocimiento definitivo de los posibles mecanismos de transmisión entre personas de estos virus. La mayoría de los datos provienen de estudios experimentales controlados en animales o del análisis epidemiológico de algunos brotes en espacios cerrados, como cruceros, aviones, escuelas o residencias de ancianos. En principio, y de acuerdo con diferentes estudios epidemiológicos y experimentales, debe aceptarse que la gripe humana y animal se puede transmitir por 3 mecanismos no excluyentes: contacto directo con secreciones (frecuente), contacto indirecto con elementos contaminados (infrecuente) y través de gotas grandes (muy frecuente) durante la tos o el estornudo.

Sin embargo, en los últimos años, han aparecido estudios contradictorios sobre la capacidad de los virus gripales para transmitirse a través de los aerosoles. La contribución relativa de los aerosoles en la transmisión de la gripe en los brotes epidémicos es desconocida aunque intuida. No hay suficiente evidencia de que la gripe se propague y disemine a grandes distancias del foco emisor, ni que lo haga a través de los sistemas de ventilación. Podría postularse la existencia de mecanismos distintos de transmisión eficiente de la gripe entre las zonas tropicales y el resto.

En las zonas tropicales predominaría el mecanismo del contacto directo, lo cual obliga a la existencia durante todo el año de personas infectadas, mientras que en el resto de las zonas el principal mecanismo serían las gotas y los aerosoles respiratorios que, al verse afectados intensamente por los cambios de temperatura y humedad relativa, determinarían que la gripe sólo se presentara en los meses en los que las condiciones ambientales fueran las más favorables para facilitar la eficiencia del proceso de transmisión entre personas.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú