Meningococcal meningitis in sub-saharan Africa: the case for mass and routine vaccination with available polysaccharide vaccines

6/10/2003

image_pdfimage_print

Meningococcal meningitis in sub-saharan Africa: the case for mass and routine vaccination with available polysaccharide vaccines
Robbins J, Schneerson R, Gotsclich E, Mohammed I, Nasidi A, Chippaux J et al. Bull World Health Organ 2003; 81: 745-750
Palabra clave: Meningococo

Los autores, a la vista de que las epidemias de enfermedad meningocócica por serogrupo A que azotan a los países del llamado “cinturón africano de la meningitis” no se han controlado satisfactoriamente con la estrategia actual de la OMS (“estrategia centinela”, mediante la cual instauran una campaña de vacunación masiva en un área cuando durante 2 semanas aparecen 5-10 casos por 100.000 por semana), exponen los motivos por lo que creen que no es la estrategia correcta:

a) en el mejor de los casos solo se evita el 50% de los casos,
b) como mínimo el 15% de los supervivientes tienen secuelas neurológicas,
c) imposibilidad de conservar la vacuna polisacárida a –70º C durante 10 años,
d) las epidemias comienzan en aldeas rurales, y e) los recursos serían más efectivos al utilizarlos para una vacunación rutinaria.

Proponen, por tanto, una estrategia de vacunación rutinaria con vacuna polisacárida frente al serotipo A, incluida en el EPI junto a la vacuna de difteria, tétanos y tos ferina, con pauta de dos dosis antes del año de vida, seguida de recuerdos con vacuna tetravalente (A, C, Y, W135) a los 2 y seis años.

En un “addendum” al artículo, Ciro de Quadros objeta que este esquema de vacunación antimeningocócica es ligeramente distinto al esquema existente del EPI por lo que podrían comprometerse los programas actualmente en curso.

Esta nueva política de vacunación propuesta por J. Robbins , en el marco de una Mesa Redonda, ha sido objeto de varias críticas. Birminghan y cols. encuentran las siguientes dificultades:

a) corta duración de la inmunidad de la vacuna polisacárida,
b) pobre inmunogenicidad en niños pequeños,
c) baja cobertura en países del “cinturón africano”,
d) no disponiblidad de vacuna antimeningocócica simple frente a serogrupo A aislada y
e) disponibilidad para el año 2007 de una vacuna conjugada anti A.

Nancy Rosenstein y cols. critican que:

a) actualmente solo se dispone de tres vacunas polisacáridas: A+C, A+C+W135 y A+C+Y+W135,
b) no se conoce la efectividad a largo plazo de un regimen multidosis,
c) tolerancia inmunológica a polisacáridos A y C tras varias dosis de vacuna simple, y
d) la vacunación de los menores de 4 años no protegerá al 70% de los casos que aparecen en mayores de 5 años. Marc la Force comenta que la mejor estrategia se basa en el desarrollo y utilización de una vacuna conjugada anti A.

En este sentido, el “Meningitis Vaccine Project” se encuentra desarrollando una vacuna conjugada frente al serogrupo A que estará disponible en 2007 a un precio de 0,40 dólares americanos por dosis. Una vez se encuentre disponible, se vacunará con una dosis a los individuos de 1 a 29 años y con dos dosis a los menores de 1 año, para posteriormente introducir esta última intervención en el EPI. Mark Achtman piensa que más importante que la estrategia de vacunación es la mejora de las condiciones sanitarias y nutricionales.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú