Meningococcal meningitis

6/07/2003

image_pdfimage_print

Meningococcal meningitis
World Health Organization. Wkly Epidemiol Rec 2003; 78: 294-296
Palabra clave: Meningococo

La OMS revisa las características de la meningitis meningocócica, en relación a como se transmite la enfermedad, los hallazgos clínicos, el diagnóstico, el tratamiento, la prevención, su estrategia para contenerla y la descripción del llamado “Cinturón africano de la meningitis”.

Respecto a la transmisión el único reservorio es el humano y la media del periodo de incubación son 4 días (2 a 10), siendo la tasa de portadores en un momento dado del 10 al 25%, aunque puede aumentar en situaciones epidémicas. En climas templados aumentan los casos en invierno y primavera, siendo los grupos B y C los mayoritarios en Europa y América. Se han declarado grandes epidemias por el serogrupo C en los Estados Unidos (1992-1993) y en España (1995-1997).

En los últimos 10 años, Nueva Zelanda está experimentando una epidemia por serogrupo B con una media de 500 casos anuales. Las grandes epidemia africanas son debidas a los serogrupos A y C, y existe una considerable evidencia de que están aumentando las epidemias por el serogrupo W135, de modo que en 2002 una epidemia por este serogrupo en Burkina Faso afectó a 13.000 personas y mató a 1.500.

El “cinturón africano de la meningitis” se extiende desde Senegal hasta Etiopía y en él, durante la estación seca, desde Diciembre hasta Junio, debido al viento y a las infecciones respiratorias por el frío nocturno, disminuye la inmunidad faríngea local con el consiguiente aumento del riesgo de meningitis. Esta situación se agrava con el hacinamiento, con la existencia de mercados regionales y porque un volumen considerable de la población peregrina a La Meca.

Respecto a la prevención de la meningitis meningocócica, las vacunas deberán utilizarse en las circunstancias siguientes: 1) vacunación rutinaria, medida ésta muy debatida, pero en vigor en Arabia Saudí y en Sudán, 2) en los contactos, junto a la quimioprofilaxis, y 3) en el control de epidemias en el distrito epidémico y en los contiguos en fase de alerta.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú