MSF utiliza la vacuna antineumocócica por primera vez en Sudán del Sur

27/08/2013

image_pdfimage_print

Tras varios meses de espera y después de sortear numerosos dificultades, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha podido por fin empezar a vacunar contra la neumonía en el campo de refugiados de Yida, en Sudán del Sur. A pesar de la buena noticia, la organización médico-humanitaria internacional quiere advertir de que el sistema internacional de vacunación dificulta la distribución de vacunas nuevas y eficientes entre los niños de los campos de refugiados.

Mientras planificaba inmunizar a los niños del campo de Yida contra las enfermedades neumocócicas, MSF ha tenido que enfrentarse a múltiples barreras a la hora de comprar estas vacunas a un precio asequible, teniendo que sortear innumerables políticas burocráticas que no tienen en cuenta las necesidades de las poblaciones afectadas por conflictos. Las vacunas más nuevas y eficaces han sido introducidas en los países pobres con el apoyo de la Alianza Mundial para Vacunas e Inmunización (GAVI Alliance), pero la GAVI no cubre las vacunaciones de poblaciones refugiadas o afectadas por emergencias, lo que deja importantes necesidades sin cubrir. Además, los precios reducidos que la GAVI logra negociar no están siempre a disposición de los actores humanitarios que trabajan en contextos de crisis humanitarias.

Y a pesar de las múltiples peticiones que se han hecho a los diversos actores implicados, incluidos la GAVI y las farmacéuticas Pfizer and GlaxoSmithKline (GSK), que son las compañías que producen estas nuevas vacunas, no se ha logrado fijar un precio global asequible para las organizaciones humanitarias.

[Más información] [Más información]

image_pdfimage_print

Subir al menú