Nasoparyngeal carriage of Streptococcus pneumoniae and other bacteria in the 7th year after implementation of the pneumococcal conjugate vaccine in the Netherlands

19/12/2016

image_pdfimage_print

Bosch A, van Houten M, Bruin J, Wijmenga-Monsour A, Trzcinski K, Bogaert D et al. Vaccine 2016;34:531-539

La vacuna antineumocócica conjugada heptavalente (PnC7) se introdujo sistemáticamente en Holanda en 2006 para pasar en 2011 a la vacuna de diez serotipos (PnC10). Los autores investigan entre octubre de 2012 y marzo de 2013 el transporte nasofaríngeo (TNF) de S pneumoniae, S aureus, H influenza y M catharralis en dos cohortes de niños: una de 330 niños de 11 meses que recibieron PnC10 a los 2, 3 y 4 meses y una segunda con 330 niños de 24 meses vacunados con PnC7 a los 2, 3, 4 y 11 meses. Los datos los compararon con un histórico de niños no vacunados de 12 y de 24 meses. Además, los datos del actual estudio 2012/13 se compararon con datos previos de TNF de estudios transversales de prevalencia en 2009 y 2100. En esta última encuesta no se ha mantenido la expansión del tipo 19A, habiendo descendido significativamente en los de 24 meses vacunados con PnC7, pero no en los de 11 con 3 dosis de PnC10. Los datos, comentan, no apoyan la protección cruzada inducida por el serotipo 19F vacunal de PnC10. Un dato interesante es el incremento del tipo 6C pasando de un 2% a un 6%-7% en 2012/13, siendo el segundo más dominante. Este hecho coincide con un incremento de casos de otitis causados por este serotipo. Aunque no está incluido en la vacuna PnC13, piensan que es posible que el 6A incluido en esta vacuna desencadene protección cruzada mediante la inducción de respuestas funcionales opsonofagocíticas frente al 6C. El transporte de Haemophilus ha permanecido estable y no encontraron cambios en el de Moraxella, mientras que el de S aureus ha vuelto a niveles pre-PnC7 en los de 11 meses.

Concluyen que a los siete años de implantada la vacunación de PnC7, el 19A permanece como el tipo predominante en nasofaringe aunque ha atemperado su crecimiento. Piensan que está justificada la vigilancia del transporte y de la ENI para monitorizar el impacto a largo plazo y para evaluar vacunas conjugadas de mayor cobertura.

[más información]

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú