Ongoing measles and rubella transmission in Georgia, 2004–05: implications for the national and regional elimination efforts

7/02/2009

image_pdfimage_print

Ongoing measles and rubella transmission in Georgia, 2004–05: implications for the national and regional elimination efforts.
Doshi S, Khetsuriani N, Zakhashvili K, Baidoshvili L, Imnadze P, Uzicanin A. Int J Epidemiol 2009; 38 (1): 182-191
Palabra clave: Sarampión y Rubéola

En el período 2004-2005, Georgia experimentó de forma simultánea brotes a gran escala de sarampión y de rubéola. Los autores analizan la epidemiología de estas dos enfermedades en Georgia para describir las tendencias de la enfermedad, determinar las causas de los brotes, identificar los desafíos para conseguir los objetivos de eliminación y proponer intervenciones para vencerlos. Para ello, se revisan los datos nacionales sobre vigilancia de las enfermedades y sobre las coberturas de vacunación, centrándose en los brotes de estos dos años y se realiza además un estudio de efectividad vacunal frente a sarampión utilizando datos de un brote escolar de 2004. Antes de esta fecha, el último gran brote de sarampión tras la introducción de la vacuna en 1996, ocurrió en 1988 (tasa de incidencia de 36/100.000). El año con mayor incidencia de rubéola fue 1985 (110/100.000). Entre 2004 y 2005, se notificaron 8.391 casos de sarampión y 5.151 de rubéola (la mayoría de los casos, diagnosticados clínicamente). De los 358 casos sospechosos de sarampión que fueron testados, 181 (51%) fueron positivos para Ac IgM frente a sarampión; de los 240 casos sospechosos de rubéola testados, 50 (21%) fueron positivos para Ac IgM frente a esta enfermedad. Sobre el 90% de los casos de sarampión se dieron en personas nacidas después de 1979 y el 90% de los casos de rubéola en personas nacidas después de 1987. Aproximadamente el 41% de los casos de sarampión y el 88% de rubéola no estaban vacunados. La efectividad de la vacuna frente al sarampión (una o más dosis frente a 0 dosis) fue del 86% (95% CI, 58–96%). Los autores concluyen que los brotes son probablemente fallos en la vacunación más que fallos vacunales. Las personas susceptibles fueron acumulándose por la larga ausencia de brotes y el descenso en la cobertura vacunal tras el colapso de la Unión Soviética. Para interrumpir la transmisión del sarampión y de la rubéola en Georgia y conseguir el objetivo de la eliminación para el 2010, será preciso realizar actividades suplementarias de vacunación enfocadas a niños y adultos jóvenes.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú