Patarroyo cree que su sistema de diseño de vacunas es ‘exportable’ a todas las infecciones

11/06/2008

image_pdfimage_print

El pasado mes de marzo, la revista Accounts of Chemical Research dedicaba un monográfico a la descripción, en detalle, de un nuevo método de aproximación a la obtención de vacunas sintéticas: el desarrollado por el equipo de este investigador hispano-colombiano en el Instituto de Inmunología de Bogotá. De este modo, los secretos del sistema de trabajo que culminó en la obtención de la primera vacuna sintética contra la malaria quedaron a libre disposición de la comunidad científica.

Manuel Elkin Patarroyo, investigador galardonado con el Premio Príncipe de Asturias en 1994, explicó en un encuentro con empresarios andaluces que esa metodología, que a él le sirvió para afrontar la lucha contra la malaria "es un método universal, puede aplicarse en los modelos de todas las enfermedades infecciosas".

La clave del sistema desarrollado por Patarroyo -de base sintética, no biológica- para conseguir que el sistema inmunológico proteja al organismo ante una infección reside en impedir el anclaje del agente infeccioso en las células, a través de la alteración, a escala nanométrica, de determinadas proteínas (péptidos) de la superficie de la bacteria. Después de casi 40 años de trabajo hasta lograr ese destilado metodológico, Patarroyo explicaba ayer que esos avances deben estar accesibles para todos, ya que, gracias al drástico abaratamiento de costes que implica este abordaje en comparación con los de las vacunas biológicas, serían posibles campañas de protección masivas que ayudarían a evitar los 70 millones de muertes anuales que causan las infecciones en el mundo.

[ más información ]

image_pdfimage_print

Subir al menú