Pertussis surveillance in private pediatric practices, France, 2002–2006

4/07/2008

image_pdfimage_print

Pertussis surveillance in private pediatric practices, France, 2002–2006.
Guiso N, Njamkepo E, et al. Emerg Infect Dis 2008; 14 (7): 1159-1161
Palabra clave: Tos ferina

La vacunación frente a la tos ferina en Francia desde 1966 se llevaba a cabo con una primovacunación con tres dosis y una dosis booster a los 16-18 meses. La duración de la protección con vacuna pertussis completa se estimaba en 7-9 años. En respuesta a este problema de pérdida de inmunidad se introdujo una segunda dosis booster a los 11-13 años de edad en 1998 con vacuna acelular. Se estableció en 1996 el sistema de vigilancia Renacoq con el fin de monitorizar la tos ferina severa en niños y el impacto de la última dosis booster. Se observó un patrón cíclico con picos en 1993, 1997, 2000, y 2005. Sin embargo, el último pico fue de menor amplitud. Desde entonces, se observa una disminución de la proporción de convivientes que transmitieron la infección a niños pequeños y esto puede ser achacado a la inmunización de los adolescentes.

Los autores pretenden evaluar la duración de la inmunidad inducida por la vacuna acelular estableciendo una red de vigilancia entre los pediatras privados. Desde septiembre de 2002 a abril de 2006, 79 pediatras de Francia reclutaron a todos los niños sospechosos de tener tos ferina. Se recogieron datos de edad, sexo, fechas de vacunación y fuentes de infección. Los casos se confirmaron mediante técnicas rutinarias de laboratorio. Se detectaron 383 niños pero se obtuvieron datos sobre el status vacunal y el diagnóstico biológico en solo 139. Los hallazgos sugieren que los niños no vacunados son vistos por su pediatra antes que los vacunados ya sea porque la enfermedad es menos severa en estos o porque los niños vacunados son de mayor edad que los no vacunados.

La fuente de contaminación se confirmó en el 47% de los casos confirmados. Esta fuente fue o bien un adulto (54,4%) o un adolescente (41%) que no había recibido su segunda dosis booster o bien un niño no vacunado (4,5%). Estos datos son similares a los obtenidos por el sistema Renacoq y sustentan también la estrategia que comenzó en 2004 de recomendar la vacunación booster a los adultos y profesionales sanitarios en contacto con niños pequeños.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú