Por qué debemos vacunar

4/05/2016

image_pdfimage_print

Situación mundial

Cada año ocurren en el mundo más de 20 millones de casos de fiebre tifoidea, que causan más de 200.000 muertes anuales. La inmensa mayoría se producen en áreas endémicas de países de baja renta de Asia, África, Oceanía. América del Sur y Centroamérica, como consecuencia de una deficiente educación en higiene alimentaria. Los casos aparecidos en zonas no endémicas suelen ser esporádicos, adquiridos durante viajes a regiones endémicas o epidémicas, especialmente tras contactos con medios escasamente controlados (vendedores callejeros, mercados populares, zonas rurales, grupos familiares).

Situación en España

En España es una enfermedad de declaración obligatoria conjunta con las fiebres paratíficas, semanal y con envío de datos epidemiológicos básicos. Su incidencia es baja, progresivamente decreciente. Mientras en los años 1940-50 se declaraban entre 18 y 28 mil casos anuales, en los últimos años oscilan entre 60 y 70 al año.

Pero la potencial gravedad de la fiebre tifoidea justifica la necesidad de su prevención. El curso de la enfermedad es prolongado, con gran afectación del estado general. En ausencia de tratamiento, la mortalidad por fiebre tifoidea supera al 10% de los casos. Se debe sobre todo a complicaciones del aparato gastrointestinal: hemorragia digestiva o perforación intestinal. Bajo un tratamiento antibiótico adecuado desciende a menos del 1%. Pero la progresiva aparición de formas resistentes y multirresistentes del microbio responsable a los fármacos antimicrobianos acrecienta el interés de su prevención. En los países endémicos compete sobre todo a Salud Pública y descansa primordialmente en la mejora de sus condiciones higiénico-sanitarias, siendo la vacunación una medida complementaria de prescripción selectiva. En los industrializados, en condiciones normales, su prevención mediante vacunas se indica prácticamente solo para los viajeros a zonas endémicas o epidémicas.

Fiebre Tifoidea en imágenes

Imagen 1: Aumento de tamaño del bazo y el hígado

image_pdfimage_print

Subir al menú