Por qué debemos vacunar

4/05/2016

image_pdfimage_print

Situación mundial de la tuberculosis

La TB es una enfermedad de transmisión aérea a partir de gérmenes existentes en las gotitas suspendidas en el aire y que emiten los enfermos con TB pulmonar o laríngea al toser o estornudar.

La TB es uno de los problemas de salud más importante a nivel mundial aunque la incidencia es difícil de conocer con precisión, dado que la mayoría de los casos se producen en el tercer mundo. Cada año se infectan más de 50 millones de personas en el mundo. En 2013, se estimaron por la OMS 9 millones de casos de TB de los que 1.5 millones murieron (de estos 360.000 eran HIV-positivos). La TB tiene un lento declinar cada año, estimándose que gracias al diagnostico y tratamiento se han salvado entre 2000 y 2013, 37 millones de vidas.

La vigilancia de la tuberculosis en los países de la Unión Europea/Área Económica Europea (UE/AEE) corresponde al ECDC. España está considerada como un país de baja incidencia según los criterios de este organismo, que incluye en este grupo a los países con incidencia < 20 casos/100.000 habitantes.

Según el último informe conjunto ECDC/OMS, correspondiente al año 2013, España se encuentra en décimo lugar dentro de los países de la UE/AEE en cuanto a tasas de notificación. En 2013 la tasa de TB en España fue de 11,9 casos/100.000 (Mapa 1).

Mapa 1. Casos notificados de TB por 100.000 habitantes. Región Europea 2013

Tomado de: Tuberculosis surveillance and monitoring in Europe 2015.ECDC

Situación de la tuberculosis en España

En España, en las declaraciones del sistema EDO (Enfermedades de declaración obligatoria) las tasas de TB respiratoria en los últimos años se sitúan entre 10 y 14 casos por 100.000 (Figura 1).

En el año 2013 se notificaron 5.535 casos de tuberculosis, lo que corresponde a una tasa de incidencia de 11,88 casos por 100.000 habitantes. Del total de casos, 4.166 corresponden a tuberculosis respiratoria, 73 a meningitis tuberculosa, y 1.296 a tuberculosis de otras localizaciones (figura 1).

En la figura 2 se observan las tasas específicas por edad y sexo.

Impacto de la vacunación

No hay ninguna vacuna tan ampliamente utilizada ni tan polémica como la BCG. La mayoría de los estudios han demostrado que las vacunas de BCG producen un grado más alto de protección contra las formas más severas de TB, tales como meningitis y TB diseminada, que contra las formas moderadas de la enfermedad. La eficacia de la vacunación neonatal de BCG disminuye con la edad. No hay evidencia sustancial de que la BCG reduzca el riesgo de infectarse con Mtb. Desafortunadamente, no es posible el ‘impulso’ con dosis de recuerdo de la protección ofrecida por la vacunación inicial (booster). Se necesita una estrategia alternativa para ofrecer protección más allá de la infancia.

La BCG, se administra a los recién nacidos como parte del programa ampliado para la inmunización y, desde su primer uso en 1921, se ha convertido en la vacuna más ampliamente administrada en la historia. Más de 100 millones de niños reciben la vacuna al año, cifra creciente desde que se introdujo en el programa ampliado de inmunización de la OMS en el año 1974.

La International Union Against Tuberculosis and Lung Disease publicó en 1994 los criterios para suspender la vacunación de BCG en los países de baja prevalencia de TB (Tubercle Lung Dis 1994).

image_pdfimage_print

Subir al menú