Proinflammatory responses in the murine brain after intranasal delivery of cholera toxin: Implications for the use of AB toxins as adjuvants in intranasal vaccines

6/11/2005

image_pdfimage_print

Proinflammatory responses in the murine brain after intranasal delivery of cholera toxin: Implications for the use of AB toxins as adjuvants in intranasal vaccines
Armstrong ME, Lavelle EC, Loscher CE, Lynch MA, Mills KHG. J Infect Dis 2005; 192: 1628-1633
Palabra clave: Seguridad vacunal

 

La administración de vacunas intranasales resulta extraordinariamente atractiva ya que evita la inyección y favorece la inmunidad mucosa, pero precisa de adyuvantes adecuados para esta vía. Las toxinas del tipo AB, como la toxina colérica y la toxina termolábil de E. coli, son poderosos adyuvantes mucosos y consiguen desarrollar inmunidad frente a antígenos administrados vía oral, nasal y parenteral. Para disminuir su toxicidad, debida a la actividad enzimática de la ADP ribosiltransferasa de la subunidad A, se han desarrollado derivados de estas toxinas. Desgraciadamente, estos derivados siguen presentando propiedades de las toxinas originales. La subunidad B facilita la unión de la toxina a células nucleadas y está comprobada la transmisión de toxina colérica hasta el sistema nervioso central a través del bulbo y nervios olfatorios, tras su administración intranasal. La presencia de interleukina 1-ß en hipotálamo e hipocampo se ha correlacionado con la presencia de fiebre y convulsiones.

En este trabajo, investigadores irlandeses administran toxina colérica vía intranasal y subcutánea, a ratones a los que sacrifican horas mas tarde. En el análisis del cerebro y sistema olfatorio, detectan la presencia de mediadores proinflamatorios: interleukina 1-ß, ciclooxigenasa-2 y quimiokinas de RNA mensajero. Estos mediadores facilitarian el aumento de permeabilidad de la barrera hematoencefálica y el paso de momocitos, con los consiguientes efectos adversos. Este acumulo de mediadores se detecta en los ratones a los que se administró la toxina por vía intranasal, pero no ,en los que se administró por vía subcutánea. Por ello, los investigadores concluyen, que la utilización de toxinas del tipo AB como adyuvantes de vacunas intranasales debe de ser cuidadosamente evaluada, debido a los efectos adversos de tipo neurológico que podrían inducir.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú