Puntos clave

4/05/2016

image_pdfimage_print

Formas de contagio (Ministerio de sanidad)

La forma de transmisión más común es por vía fecal-oral, ya que el virus es estable en el medio ambiente. Es decir,la transmisión puede ocurrir a través de ingestión de aguas o comidas contaminadas por heces y mediante el contacto directo con superficies u objetos infectados (puede sobrevivir aquí varios días). También se puede producir por el contacto persona-persona (el rotavirus puede subsistir durante varias horas en las manos). La persona que padece la enfermedad mantiene su poder infeccioso en la materia fecal durante una semana, aunque, en pacientes inmunodeprimidos, la excreción se ha notificado incluso pasados los 30 días.

El periodo de incubación de la enfermedad por rotavirus es de unos 2 días hasta la aparición de los síntomas tras el contagio.

Manifestaciones clínicas

El rotavirus se manifiesta con los siguientes síntomas: gastroenteritis de 3 a 8 días de duración con vómitos intensos, diarrea acuosa de repetición (hasta 20 deposiciones diarias), fiebre y dolor abdominal. Otros síntomas son la pérdida de apetito y en algunos casos los asociados a la deshidratación como complicación del cuadro (micciones menos frecuentes, no mojar el pañal, sequedad de boca y piel, mareos, lloros sin lágrimas, somnolencia o inquietud).

Tanto los niños vacunados como los que no han recibido la vacuna, pueden enfermarse por rotavirus más de una vez, ya que ni la vacuna ni la infección adquirida de manera natural proporcionan una inmunidad total contra futuras infecciones. Los síntomas más graves se presentan en la primoinfección (el primer episodio de enfermedad).

Las medidas de prevención de la infección por rotavirus son, además de la vacunación, la buena higiene de las manos y la limpieza general adecuada.

image_pdfimage_print

Subir al menú