Puntos clave

4/05/2016

image_pdfimage_print

Manifestaciones clínicas

La Tos ferina es una infección bacteriana del tracto respiratorio causada por Bordetella Pertussis. La presentación clínica de la tos ferina varía con la edad y los antecedentes de vacunación; clínicamente presenta tres etapas características: una fase catarral, con síntomas inespecíficos y tos de más de una semana de evolución que progresa a una tos paroxística acompañada de estridor inspiratorio y en ocasiones terminan con vómitos (fase paroxística que dura de 2 a 6 semanas). En los más pequeños los espasmos pueden ir seguidos de apneas (pausas respiratorias). La etapa de la convalecencia dura entre 2 y 6 semanas, en la cual los síntomas disminuyen gradualmente .

La tos ferina puede ser grave en el primer año de vida, especialmente en los menores de 6 meses. En adolescentes y adultos suele ser leve y con frecuencia no se diagnostica

Además de B. pertussis, otras especies (B. parapertussis y B. holmesii) pueden causar enfermedad similar a la tos ferina.

Formas de contagio y transmisión

La Bordetella pertussis es una bacteria altamente contagiosa, especialmente durante la fase catarral. Una persona es contagiosa desde el inicio de la fase catarral hasta las dos primeras semanas después del inicio de la tos paroxística (aproximadamente 21 días) o hasta 5 días después de haber iniciado un tratamiento antibiótico eficaz.

El periodo de incubación dura entre 7 y 10 días (rango 4-21 días).

La transmisión se produce por contacto directo con las secreciones respiratorias de personas enfermas. El reservorio de la enfermedad es exclusivamente humano

Susceptibilidad

En ausencia de vacunación la tos ferina es una enfermedad muy contagiosa, con tasas de ataque de hasta el 90% en personas susceptibles.

image_pdfimage_print

Subir al menú