Registros vacunales

18/08/2006

image_pdfimage_print

 

Marzo 2005

Autores:
Pedro José Bernal González (1)
José Antonio Navarro Alonso (2)
1.- Técnico Responsable de Programas Vacunales. Consejería de Sanidad y Consumo. Región de Murcia
2.- Jefe del Servicio de Prevención y Protección de Salud. Dirección General de Salud Pública. Consejería de Sanidad y Consumo. Región de Murcia

Palabra clave: Otros aspectos

[ Descargue el tema del mes en pdf ]

 

Introducción

Cualquier actuación en Salud Pública precisa de una medición y evaluación, tanto de la metodología empleada, como de las actividades desarrolladas y de los resultados obtenidos. En el ámbito de la Salud Pública, los Programas de Vacunaciones, adquieren una especial relevancia por la incidencia positiva en la morbi-mortalidad tanto de la población vacunada como de la población protegida gracias a la inmunidad de grupo que se produce para determinadas enfermedades cuando se alcanzan unos niveles de cobertura altos.

Pero para alcanzar estos altos porcentajes de población vacunada, es necesario conocer la población existente, identificar a las personas que están vacunadas, y por extensión a las personas que aún no han recibido la vacuna, para poder realizar actuaciones sobre ellas. Es necesario, en definitiva, un registro de vacunaciones.

Aunque pudiera parecer una herramienta de reciente incorporación, a nuestra cada vez más larga lista de utilidades, dentro de la gestión en programas de salud, los registros de vacunas tienen una historia más larga.

En España el Real Decreto de 18 de Agosto de 1891, dictando reglas referentes a la vacunación y revacunación, en su artículo 4º decía: A partir de la publicación del presente decreto, todos los Ayuntamientos quedan obligados a abrir y llevar un registro, en el cuál conste la fecha, el nombre, edad y vecindad de cada uno de los vacunados en el término de cada Municipio, para lo cual el Médico vacunador, y por medio de relaciones suscritas por el mismo, debe comunicar estos datos a la Secretaría del Ayuntamiento ”.

En la actualidad, Estados Unidos y Australia disponen de un sistema informatizado con coberturas variables, mientras que en Nueva Zelanda se implantará a partir del próximo año.

En Europa hay registros electrónicos en Dinamarca, Holanda, Reino Unido, en algunas regiones de Italia y Alemania y en la Comunidad Flamenca Belga. En otros países europeos se están desarrollando e implantando registros electrónicos, como Finlandia, Irlanda, Portugal y Suecia. En España hay registros informatizados en la Región de Murcia, en Andalucía y en Valencia, y en otras regiones como Galicia, Extremadura, etcétera, se están desarrollando.

 

Tipos de registros de vacunaciones

Dependiendo de las variables que se recojan en el Registro de Vacunaciones, se pueden considerar dos tipos diferentes, los registros numéricos basados simplemente en la contabilidad del número de vacunas administradas por puesto de vacunación, y los registros nominales , fundamentados en bases de datos poblacionales, en los que las dosis de vacunas administradas están identificadas con las personas que reciben dichas dosis.

 

Registro numérico de vacunaciones

Un Registro Numérico de Vacunaciones básicamente está compuesto por las siguientes variables:

a) identificación del puesto de vacunación, bien sea de forma codificada o descriptiva,

b) fecha de administración de la vacuna o período de administración de la misma (por lo general referido a meses),

c) vacuna administrada,

d) número de orden de la dosis que corresponde al calendario, es decir, 1ª dosis, 2ª dosis, etcétera, y

e) número de dosis administradas en dicha fecha o período.

Adicionalmente puede registrar variables que ayuden a desagregar los datos como Zona Básica de Salud a la que está adscrito el puesto de vacunación, Distrito o Area de Salud, Municipio, Provincia, o Región (Tabla 1).

La explotación de datos de este tipo de registro se ve limitada a la obtención del número de dosis de una vacuna determinada, administrada en un período de tiempo concreto, y en el mejor de los casos agrupada por Puestos de vacunación, Zona Básica de Salud, Area o Distrito de Salud, Municipio, Provincia o Región.

Si se puede incluir en el registro el censo numérico de personas correspondiente a cada una de las variables introducidas para la desagregación, como Zona, Area, Municipio, etc., la aplicación informática permitirá emplear dicho censo como denominador para el cálculo de coberturas de vacunación en cada uno de los niveles.

El Registro Numérico tiene sus ventajas y desventajas (Tabla 2):

Las ventajas de un registro numérico son:

 

– Facilidad en la cumplimentación de datos.
– Facilidad en el mantenimiento del registro.
– Sencillez a la hora de realizar explotaciones de datos.
– Menor necesidad de recursos, tanto técnicos como humanos, para el mantenimiento del registro.

Las desventajas son:

 

– No es posible identificar a las personas mal vacunadas, y por lo tanto no se pueden realizar estrategias de captación para las mismas.
– Es más difícil la identificación de bolsas de población infravacunadas.
– Los cálculos de coberturas son menos fiables, en cuanto a que no está identificada la vacuna administrada con la persona receptora de la misma.
– No permite la captación activa de determinadas poblaciones diana susceptibles de campañas específicas de vacunación, como mayores de 65 años, etcétera

 

Registro nominal de vacunaciones

Un Registro Nominal de Vacunaciones, es un registro informático, fundamentado en una base de datos poblacional, en el que se graban las vacunas administradas a cada persona.

La mayoría de los registros nominales trabajan con población principalmente infantil; pero hoy día, se hace cada vez más necesario la inclusión de toda la población, para poder reflejar vacunaciones dirigidas especialmente a población adulta, como la de tétanos-difteria, la de gripe y neumococo en personas de 65 años o más, o personas incluidas en grupos de riesgo, y las vacunas administradas a personas que vayan a efectuar viajes internacionales.

La fuente de datos poblacional puede ser diversa. En ocasiones la persona se incluye en la base de datos en el momento de nacer, en la propia maternidad; otras veces entra a través de otros programas de salud como el de detección de metabolopatías, y por último, cabe la posibilidad de entrar en la base de datos en el momento en que la persona toma contacto con el sistema de salud.

El Registro Nominal de Vacunaciones proporciona una serie de ventajas y beneficios a varios niveles: familiar, comunitario, asistencial y en Salud Pública (tabla 3).

 

Características de un registro nominal

Un Registro Nominal de Vacunas debe reunir una serie de características básicas que le proporcionen facilidad de implantación (tabla 4). Además, condición “sine qua non” es que sea asumido por las instituciones sanitarias.

1. Confidencialidad

Cualquier registro que recoja datos personales, así como datos referentes a la situación clínica y médica de las personas debe reunir la condiciones de confidencialidad previstos por la Ley de Protección de Datos Personales (Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal. BOE núm. 298 de 14 de diciembre de 1999).

De esta manera, el Registro Nominal de Vacunaciones debe reunir los mencionados requisitos de protección de los datos tanto personales como de las vacunas administradas.

 

2. Registro único

La característica primordial es que debe basarse en un registro único, con posibilidad de acceso desde los diferentes puntos del área geográfica en la que se encuadre. En la actualidad existen diferentes modalidades de registros nominales:

   •  Hay registros locales o múltiples que se encuadran en el ámbito de centros de salud de Atención Primaria, y que no tienen conexión con otros registros.

Este tipo de registro es útil cuando no hay posibilidad técnica de interconexión, ya que al menos puede almacenar los datos vacunales de la población adscrita a la Zona Básica de Salud; pero tiene el inconveniente de que cualquier movimiento de una persona a otra zona de salud genera un registro duplicado de la historia vacunal de dicha persona. Puede utilizarse para el cálculo de coberturas por zonas de salud, pero no permite medir las coberturas de áreas geográficas más amplias (regiones, provincias, comunidades autónomas o países).

Requieren un mantenimiento muy localizado, lo que hace necesario gran cantidad de recursos humanos y técnicos para la realización de cualquier cambio en la estructura del registro o del programa de vacunaciones (cambios en el calendario vacunal, inclusión de nuevas vacunas, campañas de vacunación, etcétera). Estos registros locales tienen la ventaja de poder incorporar “in situ” los datos vacunales en el momento de la administración de cualquier dosis de vacuna.

Este tipo de registros son los más afectados por los movimientos migratorios, ya que si para un registro único es difícil controlar los movimientos poblacionales con cambios de residencia, domicilio, etc., este control es casi imposible cuando se utilizan registros locales.

   •  Otro tipo son los registros regionales o únicos. Estos permiten la utilización de bases de datos únicas tanto poblacionales como de vacunas administradas. Las grandes ventajas son:

1ª. Se evitan duplicidades de datos.

2ª. Se pueden consultar los datos vacunales de una persona desde cualquier punto de la región en la que se encuadra el registro, independientemente de los movimientos y cambios de residencia de una persona.

3ª. Existe la posibilidad de poder consultar los datos vacunales, a través de Internet, por parte de los usuarios, siempre y cuando esté garantizada la seguridad de acceso a la base de datos del registro de vacunaciones, y esté asegurada la confidencialidad de los datos existentes en el mismo, es decir la imposibilidad de acceso a datos de otros usuarios.

4ª. Se evita la manipulación excesiva de los datos, ya que solo se introducen una sola vez, lo que evita errores y consigue una mejor calidad de los datos.

Quizás el principal inconveniente es que requieren una red de comunicaciones lo suficientemente ágil y rápida para que los puestos de vacunación estén conectados con la base de datos central en tiempo real, pero hay soluciones intermedias.

Si no es posible la conexión de todos los puestos de vacunación y centros de salud, con la base central, pueden existir centros gestores del registro, que sí estén conectados en tiempo real con la base central.

Estos centros gestores recibirían notificación de las dosis administradas en los diferentes puestos de vacunación y las incorporarían al Registro de Vacunaciones. A su vez facilitarían información a los puestos de vacunación sobre las vacunaciones de la población adscrita a ellos.

Este sistema conlleva la necesidad de un trasvase de datos desde los puestos de vacunación a los centros gestores, que puede ser en soporte impreso (tarjetas de notificación, listados de vacunados, etcétera) o digital, siempre que el puesto de vacunación posea un registro local que sea compatible con el registro regional y posibilite la transferencia de datos.

Este tipo de registro requiere menos recursos técnicos y humanos a la hora de realizar mantenimientos y cambios en la programación, sobre todo si la conexión con la base central se realiza a través de Internet, lo que evita la necesidad de que en cada puesto de vacunación tenga que instalarse la aplicación informática que gestiona el registro.

Un registro nominal único, a nivel regional, permite en un momento determinado, establecer relaciones con otros registros correspondientes a otros Programas de Salud Pública, como pueden ser los de detección de metabolopatías congénitas, detección precoz de hipoacusias neonatales, registro de reacciones adversas, vigilancia epidemiológica, o programas de eliminación de enfermedades transmisibles como el sarampión.

 

3. Compatibilidad

Un registro nominal debe tener una estructura de datos básica compatible con otros registros nominales tanto de ámbito inferior como superior, que permita el intercambio de datos entre ellos en un momento determinado. Esta estructura básica de datos debe contemplar:

•  Datos de identificación personal (nombre, apellidos, fecha de nacimiento, etcétera)

•  Datos vacunales: vacuna administrada, fecha de administración, lugar de administración, fabricante y lote de la vacuna.

•  Datos de identificación sanitaria: código de identificación sanitaria, zona sanitaria y médico a los que está adscrita la persona.

Sería deseable que cada país tuviera un registro nominal único, e incluso que dentro del ámbito de la Comunidad Europea existiera un registro único. Aunque esto hoy día parece impensable, quizás dentro de poco tiempo se cuente con los medios técnicos adecuados que nos permitan la existencia de tal registro.

Fenómenos como la movilidad laboral, la inmigración, y otros de la misma índole, hacen cada vez más necesario el disponer de registros de vacunaciones de ámbito cada vez mayor.

Esto se traduce en la necesidad de que los registros existentes y los que se puedan crear a corto plazo, tengan la suficiente compatibilidad como para poder intercambiar entre ellos la información sobre las vacunas recibidas de sus poblaciones.

Dentro del capítulo de la compatibilidad, y ante la posibilidad de poder realizar intercambio de información entre registros, se hace cada vez más necesario crear una codificación internacional para los preparados vacunales, de modo que se utilice el mismo código de identificación para el mismo preparado en cada uno de los registros.

 

4. Facilidad para la incorporación de datos

Es primordial que la incorporación de los datos al registro sea lo más fácil y ágil posible. La aceptación por parte de los profesionales que tengan que trabajar con el registro dependerá en gran manera de la facilidad o dificultad que encuentre en su trabajo cotidiano para la incorporación de los datos vacunales al registro.

Dentro de este punto hay que mencionar la importancia que tiene el que los datos se manipulen lo menos posible con el fin de evitar errores en la incorporación de los mismos. Hasta la fecha, son varios los artículos publicados, que hacen referencia a la necesidad de codificación estandarizada tanto de las vacunas como de sus fabricantes.

Asimismo, se plantea la necesidad de conseguir la incorporación de la mayor cantidad de datos posibles a los registros vacunales, de manera automatizada y sin necesidad de manipulación, para conseguir la mayor calidad posible de los datos, sin errores en su mecanización.

Hoy día, esto es posible gracias a la representación de datos por códigos de barras . Estos datos son incorporados al registro a través de un lector láser de códigos de barras, sin posibilidad de errores en su trascripción.

En la actualidad, uno de los asuntos que más preocupan es la calidad de los datos registrados, sobre todo en lo concerniente a la seguridad vacunal, tanto en lo referente a la identificación exacta del preparado administrado, como del lote, para poder realizar actuaciones en el caso de reacciones vacunales determinadas o ante la necesidad de identificación de personas inmunizadas con lotes de vacunas concretos.

Este proceso se vería facilitado por la incorporación en cada envase de vacuna de una pegatina con un código de barras en el que se recogiera el nombre ó código del fabricante, el preparado vacunal, y el lote.

En este sentido, existen muchos tipos de simbología de códigos de barras utilizados internacionalmente. Quizás el más versátil y fácil de usar sea el “código 3 de 9” o “Code39”, que reúne las siguientes ventajas:

•  Es de los más extendidos en el mundo.

•  Admite caracteres alfa-numéricos, lo que facilita la codificación de las vacunas por los antígenos que contiene.

•  Está al alcance de cualquiera, ya que se encuentra disponible de forma gratuita en Internet, lo que se debe tener en cuenta a la hora de planificar la instauración del sistema de lectores de códigos de barras en cada uno de los puestos de vacunación.

•  Al no ser de tamaño fijo el código de barras resultante, este sistema permite insertar caracteres para utilizarlos como separador de campos, entre fabricante, preparado y lote.

•  Su uso es muy sencillo desde Microsoft Word, y no hace falta calcular caracteres de control como en otros códigos.

Como se apuntaba en el apartado anterior, la existencia de una codificación internacional, tanto de preparados vacunales como de fabricantes, facilitaría en gran medida la representación de esos datos en forma de códigos de barras.

 

Estructura de un registro nominal

A grandes rasgos el registro nominal debe tener tres módulos principales de datos:

a) identificación personal (tabla 5),

b) identificación sanitaria (tabla 6),

c) identificación de vacunas administradas (tabla 7).

Además debe tener un módulo de explotación de datos y un módulo que posibilite el control de distribución y existencias de vacunas (tabla 8).

 

a) Identificación personal:

En el Registro Nominal deben figurar los datos imprescindibles para que se pueda identificar a la persona de manera que sea perfectamente identificable con respecto a las demás, por lo tanto debe contener al menos:

•  Apellidos. Siempre por separado, es decir, primer apellido y segundo apellido.
•  Nombre. Debe evitarse el empleo de abreviaturas en los nombres compuestos.
•  Fecha de nacimiento.
•  Sexo.
•  Número de Documento Nacional de Identidad (DNI), cuando se esté en posesión de él, o de cualquier otro documento que ayude a individualizar a la persona dentro del registro (Nº de pasaporte, etcétera).
•  Datos Postales: Domicilio; Localidad, Municipio y Provincia de residencia; Código Postal y teléfonos de contacto.

Además, es interesante contar con datos que identifiquen la fuente de entrada de la persona al registro, ya que permiten la explotación de los datos teniendo en cuenta esta fuente, y también el poder marcar a una persona con códigos de exclusión por diferentes motivos, como traslado de domicilio a otra comunidad, ilocalizable, fallecimiento, etcétera.

De esta manera, los excluidos no formarían parte del denominador cuando se calculasen coberturas, pero no se les eliminaría físicamente del registro, ante la posibilidad de que puedan volver a marcarse como incluidos en un momento determinado, y ante la necesidad de seguir contabilizando las dosis administradas a esa persona si se maneja un módulo de contabilidad de dosis, existencias, etcétera.

Sería necesario establecer mecanismos legales que regulen la incorporación de personas en la base de datos poblacional, a cualquiera de los niveles que dicha incorporación pueda producirse. De esta manera se garantizaría la incorporación de personas desde las diferentes fuentes posibles (maternidades, censos, registros civiles, otros programas de salud, etc.).

 

b) Identificación sanitaria :

Es importante que en el Registro Nominal de Vacunaciones se disponga de datos de identificación sanitaria que permita realizar posteriormente explotación de datos a nivel, no solo de municipios, sino además a nivel de zonas de salud e incluso de cupos médicos. En este sentido deben recogerse los siguientes datos:

•  Código de identificación personal en el sistema sanitario.
•  Número de Tarjeta sanitaria, Seguridad Social o de cualquier mutualidad de asistencia sanitaria a la que pertenezca.
•  Médico al que esté adscrita la persona
•  Centro sanitario de atención primaria al que esté adscrita.

c) Identificación de vacunas administradas:

El conjunto de datos mínimos, referentes a las vacunas administradas debe recoger al menos:

•  Vacuna administrada. Hay dos posibilidades de registrar las vacunas, como preparado comercial o por antígenos. De cualquiera de las formas, el registro debe contemplar la posibilidad de explotar los datos en forma de enfermedades frente a las que se ha inmunizado, independientemente del preparado utilizado.

La primera forma, es decir, como preparado vacunal tiene la ventaja de ser más sencilla a la hora de incorporar los datos, ya que en un solo preparado se puede estar registrando varios antígenos, lo que facilita la mecanización de los datos aumentando la calidad de los mismos.

Para esto, cuando se da de alta por primera vez en el registro un preparado vacunal, debe ir acompañado de la información referente a las enfermedades frente a las que inmuniza. De cualquier forma la vacuna debe estar codificada, y lo ideal sería que este código fuese internacional como ya se ha apuntado con anterioridad.

•  Fecha de administración. Permitirá realizar evaluaciones de las vacunas teniendo como referencia el período en el que han sido administradas. Así mismo es de utilidad a la hora de realizar un control de existencias y necesidades de un puesto de vacunación, ya que se puede saber las dosis de una vacuna que se han administrado en un período determinado.

•  Fabricante. A ser posible debería haber también una codificación internacional.

•  Lote de fabricación de la vacuna.

El registro tanto del fabricante como del Lote, es de gran utilidad a la hora de identificar las personas que hayan podido recibir determinadas vacunas, ante la aparición de cualquier contingencia respecto de las mismas.

Otros datos de identificación de las dosis administradas que pueden ser de interés son: identificación de la persona que ha introducido la dosis; indicación específica de la vacuna administrada, sobre todo si se trata de una vacuna no incluida en calendarios sistemáticos, y los posibles efectos adversos relacionados con la administración de la vacuna registrada, lo que nos permitirá tener un registro de reacciones adversas, que puede ser de gran ayuda a la hora de tomar determinadas decisiones en cuanto a la continuidad en la administración de una vacuna concreta.

 

d) Explotación de datos :

La explotación de los datos del registro es la principal herramienta con la que cuenta un gestor que tenga bajo su responsabilidad un Programa de Vacunaciones, o de cualquier otra materia dentro del ámbito de la Salud Pública.

El análisis de los datos es vital a la hora de la toma de decisiones y del diseño de las estrategias necesarias para la mejora de las coberturas o de la captación de determinados colectivos susceptibles de vacunación.

El Registro Nominal debe permitir generar las siguientes cartas, listados y evaluaciones:

•  Cartas dirigidas a la población, para la captación de las personas para los Programas de Vacunación. En este sentido, el registro de vacunas debe enviar cartas de Presentación del Programa de Vacunaciones de la comunidad a los padres de los recién nacidos que se incorporen a la base de datos poblacional, así como a las nuevas incorporaciones que se realicen en cualquier momento.

Es ésta una estrategia sencilla pero eficaz, para obtener la confianza y el respaldo de la población hacia un programa de prevención en el que los padres deben asumir una colaboración totalmente activa. Además, el envío de cartas de presentación es una manera fácil de transmitir a los padres información personalizada de las vacunas que sus hijos van a recibir y de las enfermedades frente a las que protegen.

 

•  Cartas de recordatorio dirigidas a las personas que tengan que recibir dosis de recuerdo de alguna vacuna. Al igual que las cartas de presentación, las cartas de recordatorio de dosis de refuerzo, como cualquier carta que el registro dirija a los padres o a la población destinataria de vacunaciones, refuerza la confianza necesaria que la población debe tener en programas de prevención como el de inmunizaciones.

Hay estudios que corroboran el aumento en la confianza de los padres frente al Programa de Vacunaciones, cuando se produce un intercambio de información personalizada entre el Registro Nominal de Vacunas y los usuarios del sistema sanitario, obteniéndose como consecuencia de esto una mejor participación de la población y unas mejores coberturas de vacunación.

 

•  Cartas dirigidas a las personas que se encuentren insuficientemente vacunadas , recordándoles la conveniencia de completar las pautas de vacunación previstas.

 

•  Listados de personas insuficientemente vacunadas. Si los datos de identificación de la persona así como los de identificación sanitaria son suficientes, los listados pueden elaborarse por municipios, zonas de salud, cupos de asignación médica, etc. Esto posibilita la identificación de las personas mal vacunadas, así como la localización de posibles bolsas de población infravacunada.

 

•  Cálculo de coberturas . Si las personas tienen registrados los suficientes datos de identificación, tanto postal como sanitaria, será posible realizar cálculos de coberturas a diferentes niveles, dependiendo del denominador que se utilice.

Así, se podrá saber la cobertura de vacunación frente a las enfermedades inmunoprevenibles de las personas adscritas a un médico, de las personas adscritas a un Centro de Salud o Zona Básica de Salud, de las personas residentes en una población, municipio o CC AA. Estas coberturas se podrán calcular para un grupo de personas, acotadas según la fecha de nacimiento.

 

•  Cartas dirigidas en un momento determinado a una población diana concreta, objeto de campañas de vacunación específicas. Por los mismos motivos anteriormente comentados, el envío de cartas personalizadas, ofreciendo información sobre la vacuna objeto de la campaña, de la conveniencia de su administración para la salud de las personas, y la invitación para acudir a recibirlas, incrementa el interés de la población, y por añadidura los niveles de cobertura de vacunación.

 

•  Acreditaciones de estado vacunal de una persona en un momento determinado, a la hora de ingresar en guarderías, colegios, realizar viajes internacionales, etcétera.

 

e) Distribución y existencia de vacunas:

Un Registro Nominal de vacunas puede facilitar el control de la distribución de vacunas a los diferentes puestos de vacunación, así como contabilizar las existencias de vacunas en todos los puntos del engranaje que forman los fabricantes, los puntos de distribución a nivel de comunidad y los puestos de vacunación.

En realidad tan solo se trata de un sistema contable, en el que se introduce la cantidad de cada una de las vacunas suministradas por cada uno de los puntos de distribución a los diferentes puestos de vacunación, y el propio registro va restando de las existencias cada una de las dosis que un puesto va notificando o registrando como administradas.

De esta manera, se pueden controlar las necesidades de vacunas que tiene cada puesto de vacunación, así como las posibles pérdidas, que pueden estar en relación con pérdidas reales por deficiente manipulación, dosis perdidas por deficiente notificación, e incluso dosis perdidas por rotura de cadena de frío.

Se abre pues, una posibilidad de gestión de dosis de vacunas, que será útil para la toma de decisiones en cuanto a la correcta actuación de cada puesto de vacunación, evaluando las pérdidas por manipulación, las deficiencias en el mantenimiento de la cadena de frío, y la adecuada gestión de necesidades / existencias tanto de los puntos de distribución como de los puestos de vacunación.

A nivel de gestión central de un Programa de Vacunaciones será una herramienta de notable eficacia en la estimación y cálculo de las necesidades de adquisición de vacuna.

En conclusión, un Registro Nominal es una potente herramienta en la gestión dentro de la Salud Pública. Es una gran ayuda en la penetración y aceptación de un programa de prevención como es el de inmunizaciones.

Es de gran utilidad para identificar tanto a las personas correctamente vacunadas como a las que no lo están, y en consecuencia poder elaborar estrategias de captación de estas personas o colectivos mal vacunados.

Es una gran ayuda para la toma de decisiones no solo en cuanto a la elaboración de estrategias en campañas específicas de vacunación, sino en cuanto a la inclusión o no de vacunas en los calendarios sistemáticos y su repercusión en la salud de la población que está recogida en el registro.

Teniendo en cuenta todo lo expuesto, es necesario aprovechar los avances tecnológicos dentro de los sistemas de información, para hacer de los registros de vacunas los potentes utensilios que nos ayuden a conseguir la disminución de la incidencia de las enfermedades prevenibles por vacunación, y en los casos en los que pueda realizarse, la erradicación de las mismas.

 

Bibliografía de consulta

Batalla J, Carbó JM, Bayas JM. Registros de vacunaciones. En: Salleras L. Vacunaciones Preventivas: Principios y Aplicaciones (2ª edición). Barcelona; Ed. Masson, 2003; 721-730.

Bernal González PJ, Navarro Alonso JA, Luna T. Registro nominal de vacunaciones de la Región de Murcia. Vac Invest Pract 2000; 1:137-140.

Bernal González PJ, Ñíguez Carbonell JC, Navarro Alonso JA. Actitudes, conocimientos, creencias y grado de satisfacción de los padres, en relación con las vacunaciones de sus hijos en la Región de Murcia. Vacunas Invest Pract 2001; 2: 142-148.

CDC. Combination vaccines for childhood immunisation: recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP), the American Academy of Pediatrics (AAP) and the American Academy of Family Physicians (AAFP). MMWR 1999; 48(RR-5):1-15.

CDC. Development of Community- and State- Based Immunization Registries.

CDC Response to a Report from the National Vaccine Advisory Committee. MMWR 2001; 50(RR-17): 1-20.

Elfring Fonts. Choose a bar code for Windows.

Farjas P, Zubizarreta R, Rego E et al. Indicadores de resultados de los programas de vacunaciones: coberturas vacunales. Vacunas 2001; 4:158-163.

Heijbel H, Gustafsson L, Wrahme-Hellström G, Stintzing G, Stålhammar A, Vidlund G, et al. Pilot project on vaccination register, linked databases and bar codes. Internal report, Swedish Institute for Infectious Disease Control. 12 April 1999 .

Heijbel H. Improving vaccine safety through the use of immunisation registers and bar code labelled vaccines. Vaccine 2002; 20: 75-77.

Heijbel H. Information Systems for Immunisations in the European Union. 21 st Annual meeting of the European Society for Paediatric Infectious Diseases. Giardini Naxos, Taormina, Sicily. April 9-11, 2003.

Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal. BOE núm. 298 de 14 de diciembre de 1999.

Maurer W. Vaccine nomenclature: the three-letter code. OMCL Vaccine Nomenclature Drafting Group. Vaccine 2000; 18:1539-1542.

Navarro- Alonso JA, Bernal- González PJ, Ñíguez- Carbonell JC. Analysis of factors influencing vaccine uptake: perspective from Spain . Vaccine 2002; 20:13-15.

Stevenson J. Using registries to monitor the implementation of new vaccine recommendations. 2000 Immunization Registry Conference, March 27-29, 2000 ; Newport , Rhode Island . Abstract 48.

Wilton R, Pennisi AJ. Evaluating the accuracy of transcribed computer-stored immunization data. Pediatrics 1994; 94: 902-906.

Tablas

 

Tabla 1. Estructura de un Registro Numérico

•  Datos básicos:

•  Puesto de vacunación.
•  Fecha de administración.
•  Vacuna administrada.
•  Fecha de administración.
•  Número de orden de la dosis.
•  Número de dosis administradas.

•  Datos adicionales al puesto de vacunación :

•  Zona Básica de Salud.
•  Distrito o Area de Salud.
•  Municipio.
•  Provincia.
•  Región.

 

Tabla 2. Registros Numéricos

•  Ventajas :

•  Facilidad de cumplimentación de datos.
•  Facilidad de mantenimiento.
•  Sencillez en la realización de explotación de datos.
•  Menor necesidad de recursos técnicos y humanos para su mantenimiento.

•  Desventajas :

•  Imposibilidad de identificación de mal vacunados.
•  Imposibilidad de identificación de bolsas de población infravacunada.
•  coberturas menos fiables.
•  Imposibilidad de captación activa de determinados grupos de población.

 

Tabla 3. Beneficios del registro nominal de vacunas

Beneficios para las familias

•  Recoge en una base de datos única todas las vacunas administradas a sus hijos
•  Ayuda a conocer si las vacunas de un niño se corresponden con las recomendaciones del calendario vigente, y por lo tanto identifica a los niños incorrectamente vacunados
•  Permite recordar cuándo se debe vacunar a un niño
•  Permite conocer las vacunas administradas a un niño, si éste se cambia de domicilio y cambia de centro de atención primaria
•  Evita el registro de dosis duplicadas
•  Puede proporcionar una acreditación de las vacunas administradas a una personas en el caso de necesitar justificarlas para entrar en una guardería, escuela, o ante la realización de un viaje

Beneficios para la comunidad

•  Ayuda a controlar las enfermedades inmunoprevenibles
•  Permite identificar la población de riesgo y las personas insuficientemente vacunadas
•  Ayuda a prevenir brotes de enfermedades inmunoprevenibles
•  Permite, en un momento dado, establecer relaciones con otras bases de datos de salud, como la de detección de metabolopatías o hipoacusias neonatales, reacciones adversas, etc.
•  Proporciona información sobre las coberturas de vacunación de la comunidad

Beneficios para el sistema sanitario asistencial

•  Recoge las vacunas de todos los puestos de vacunación, tanto del sistema privado como público, en un solo registro
•  Permite recuperar las dosis perdidas que se han administrado, pero no se han registrado correctamente
•  Puede proporcionar una historia vacunal actualizada de cualquier niño o adulto inmunizado
•  Puede proporcionar datos en cuanto a las vacunas que se deben recibir y a las atrasadas
•  Proporciona recuerdos y avisos sobre las vacunas que se deben recibir y de las atrasadas
•  Proporciona certificaciones sobre las vacunas recibidas a la hora de ingresar en guarderías, colegios, campamentos, etc.
•  Reduce los archivos en papel
•  Proporciona ayuda en el mantenimiento de los inventarios de vacunas
•  genera coberturas vacunales

Beneficios para la Salud Pública

•  Puede generar datos que ayuden a la elaboración de estrategias de captación y evaluación de programas de actuación
•  Puede generar recuerdos y avisos para los niños que necesiten vacunarse
•  Facilita la incorporación de nuevas vacunas y de cambios en los calendarios de vacunación
•  Facilitan la integración de los servicios de vacunación con otras funciones de Salud Pública
•  Ayudan a monitorizar los efectos adversos de las vacunas

 

Tabla 4. Características básicas de un Registro Nominal

•  Confidencialidad
•  Registro único: local o regional
•  Compatibilidad
•  Facilidad para la incorporación de datos

 

Tabla 5. Estructura de un Registro Nominal: Identificación Personal

•  Datos de identificación personal

•  Primer apellido
•  Segundo apellido
•  Nombre
•  Fecha de nacimiento
•  Sexo
•  Número de DNI o Pasaporte
•  Datos Postales: domicilio, localidad de residencia, Código Postal, Municipio de residencia, Provincia de residencia, teléfonos de contacto.

•  Fuente de entrada de la persona al registro
•  Motivo de exclusión del registro

 

En negrita los datos básicos

Tabla 6. Estructura de un Registro Nominal: Identificación Sanitaria

•  Datos de identificación sanitaria

•  Código de identificación personal en el sistema sanitario
•  Número de Tarjeta sanitaria, Seguridad Social o de cualquier mutualidad de asistencia sanitaria a la que pertenezca
•  Médico al que esté adscrita la persona
•  Centro sanitario de atención primaria al que esté adscrita

 

En negrita los datos básicos

Tabla 7. Estructura de un Registro Nominal: Identificación de Vacunas

•  Datos de identificación de vacunas administradas

•  Vacuna administrada
•  Fecha de administración
•  Fabricante
•  Lote
•  Persona que introduce la dosis
•  Indicación de la vacuna
•  Reacciones adversas de las vacunas

 

En negrita los datos básicos

Tabla 8. Estructura de un Registro Nominal: Explotación de Datos

•  Listados y Cartas

•  Cartas de Presentación del Programa de Vacunaciones
•  Cartas de recordatorio
•  Cartas para los mal vacunados
•  Listados para los mal vacunados
•  Cálculo de coberturas
•  Cartas para campañas de vacunación
•  Acreditaciones de estado vacunal

•  Control de distribución y existencia de vacunas

•  Registro de entradas y salidas de vacunas en los puntos de distribución y puestos de vacunación

 En negrita los datos básicos

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú