Resurgence of pertussis in Europe

6/09/2005

image_pdfimage_print

Resurgence of pertussis in Europe
Celentano lp, Massari m, Paramatti D, Salmaso S, Tozzi AE, en nombre del grupo EUVAC-NET. Pediatr Infect Dis J 2005; 24(9): 761-765.
Palabra clave: Tos ferina

En los últimos años parece que existe un aumento de los casos de tos ferina en Estados Unidos, Australia y Canadá, especialmente en lactantes y adultos. Este artículo describe la epidemiología de la tos ferina en Europa entre 1998-2002. Toma como fuentes los datos de la red EUVAC de la Unión Europea que tiene implantación en 16 países. La red EUVAC tiene una muy diversa metodología según los países, existen países con red rutinaria y otros de red centinela. La definición de caso no es similar en todos ellos (para el presente estudio se consideraron casos sí cumplían los criterios nacionales). Se consideraron vacunados todos los que habían recibido al menos una dosis de vacuna. Aunque la mayoría de los sistemas de vigilancia cubren a la población general, esto no es así en 3 de los países. Se calcularon tasas de incidencia y letalidad. Otro de los puntos estudiados fue la estacionalidad en la aparición de los casos.

En el periodo de estudio 1998-2002, se registraron 79.217 casos, de los que el 89% se informaron en 5 países. Las tasas de incidencia variaron ampliamente entre países, registrándose las mayores en los países nórdicos. En conjunto la incidencia más alta se observa en los menores de 1 año, siguiéndole el grupo de 5 a 9, de 1 a 4, de 10 a 14 y por último los de 14 y más. La incidencia total permanece estable a lo largo del tiempo (lo que parece contradecir el título del artículo), con un descenso en la de menores de un año y un aumento en los de 14 y más como dato más destacable. Se observa un aumento en la mediana de edad que pasa de 7 a 11 años. Aunque no se describe una estacionalidad clara, se ve un pico de casos en el verano en el grupo de edad de menores de 1 año y entre 1 y 4. La proporción de hospitalizados oscila entre un 70% en los menores de 1 año y un 2,5% en los de 14 años y más. La vacunación protege frente a la hospitalización con un efecto que aumenta con el número de dosis. Se registró un total de 32 muertes, 30 de ellas en menores de 1 año y de ellas 17 en menores de 2 meses, que es cuando se empieza a administrar la vacuna en la mayoría de los países implicados.

El artículo adolece de varias limitaciones debido a la diversidad nacional de la red de vigilancia, que más que de una red como tal deberíamos calificar como un conjunto de ellas unidas de forma oportunista. Además como hemos visto el título del artículo parece contradecir los resultados globales. Se observan altas tasas de incidencia especialmente en países con coberturas más bajas o en aquellos que no tienen indicación de dosis de recuerdo. El descenso visto en menores de 1 año puede deberse precisamente a un aumento de coberturas. Parece desprenderse del estudio un claro aumento de los casos en adultos y adolescentes, lo que se puede explicar por la falta de recuerdos naturales de la enfermedad y por el debilitamiento de la inmunidad causada por la vacuna. Las incidencias descritas discrepan de las de Estados Unidos donde se observa un aumento de casos en lactantes y adultos. Como conclusión los autores del artículo recomiendan cambiar las políticas de vacunación, introduciendo la primera dosis a las 6 semanas de vida, que aquellos países que no tienen dosis de recuerdo en preescolares la introduzcan o al menos en adolescentes. Un recuerdo cada 10 años en la edad adulta podría ser una estrategia razonable aunque cara para frenar la circulación de la enfermedad.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú