Rotavirus Vaccine Effectiveness and Case-control Study on Risk Factors for Breakthrough Infections in Germany, 2010–2011

27/03/2013

image_pdfimage_print

Rotavirus Vaccine Effectiveness and Case-control Study on Risk Factors for Breakthrough Infections in Germany, 2010–2011

Adlhoch C, Hoehne M, Littmann M, Marques AM, Lerche A, Dehnert M et al. Pediatr Infect Dis J 2013; 32(2): e82-9.
Palabra clave: rotavirus

En Alemania hasta que el comité federal de vacunación se pronuncia sobre la inclusión de una vacuna en calendario, los estados federados pueden recomendar su uso a nivel estatal aunque esto no obliga a las compañías aseguradoras al reembolso de la misma. En Pomerania (un estado alemán) se recomienda la administración de la vacuna frente al rotavirus desde 2009. En el presente trabajo se estudió la efectividad de la vacuna después de la aparición de un número de casos inesperadamente alto de gastroenteritis aguda (GEA) por rotavirus en niños vacunados.

Un segundo objetivo fue determinar los factores de riesgo de la GEA por rotavirus en niños vacunados.

Se realizó una vigilancia epidemiológica reforzada en este estado entre los años 2010 y 2011 (julio a junio), midiéndose la efectividad vacunal hasta 24 meses después de haber sido vacunados. Se efectuó un estudio de casos y controles para la determinación de factores de riesgo de GEA por rotavirus en vacunados así como un genotipado de rotavirus en niños vacunados y no vacunados.

Durante el periodo de estudio se registraron 1062 casos de GEA por rotavirus en niños de 6 a 29 meses de edad con estatus vacunal conocido; para el cálculo de efectividad se incluyeron 1015, 901 no vacunados y 114 vacunados (52 con Rotarix, 34 con Rotateq y 28 con 3 dosis de una vacuna en la que no se registró el nombre). Se realizó una encuesta telefónica para medir la cobertura vacunal en la población obteniéndose una cobertura del 28% entre los niños de 6 a 29 meses. La efectividad vacunal sobre la GEA por rotavirus que requiere atención médica u hospitalización fue del 68 y el 80 % respectivamente. La efectividad para prevenir hospitalización permaneció estable durante los dos primeros años tras la vacunación, no así la efectividad frente a GEA atendidas médicamente que disminuyó de forma significativa (74% en el primer año vs. 57 % en el segundo). Entre los posibles factores de riesgo se encontró que la lactancia materna (OR= 3,99) y atender a guardería (OR= 3,42) estaban asociados independientemente con GEA tras vacunación. El rotavirus genotipo G1P[8] se asoció más frecuentemente a los vacunados con RotaTeq (44 vs. 11 %) y el G2P[4] en los de Rotarix (42 vs. 6 %); las diferencias en ambos casos alcanzaron la significación estadística.

Los autores concluyen que la vacunación protege frente a la GEA por rotavirus, especialmente frente a los casos más graves. La lactancia materna puede disminuir esta efectividad aunque no se desaconseja la misma; son necesarios estudios de tipo prospectivo para determinar el momento adecuado de la administración de la vacuna. La lactancia podría influir a través de la inactivación parcial de la vacuna por los anticuerpos maternos mientras que el hecho de atender a guarderías podría reflejar un mayor riesgo general por la mayor exposición al virus en estos niños.

Los autores reconocen una serie de limitaciones como podría ser el hecho de que los médicos solicitaran menos frecuentemente confirmación microbiológica de rotavirus en niños vacunados, lo que podría llevar a una sobrestimación de la efectividad vacunal. A la hora de recomendar la vacuna se debería insistir en la gran efectividad para evitar casos graves con el objetivo de disminuir posibles actitudes negativas de los padres hacia el resto de vacunas del calendario ante un posible fallo vacunal; los autores recomiendan una cuidadosa monitorización de los genotipos circulantes postcomercialización.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú