Sanidad confirma que los dos hospitalizados más por posible fiebre hemorrágica Crimea-Congo no padecen la enfermedad

5/09/2016

image_pdfimage_print

Dos personas fueron hospitalizadas en Madrid por posible fiebre hemorrágica Crimea-Congo, según ha informado el Ministerio de Sanidad en un comunicado, subrayando que se trata simplemente de una medida preventivay se ha confirmado la negatividad. El Ministerio de Sanidad, en coordinación con la Comunidad de Madrid, “ha activado el procedimiento para la asignación de hospital ante sospechas de casos de enfermedades infecciosas de alto riesgo”. Así, una de las personas ha sido trasladada a la Unidad de Aislamiento del Gómez Ulla y la otra al Complejo Universitario La Paz-Carlos III. El Gobierno en funciones ha explicado que “en ambos casos se enviaron las muestras al Centro Nacional de Microbiología para el diagnóstico microbiológico”.

El Dr. Moraga Llop, vicepresidente de la Asociación Española de Vacunología comenta que se han confirmado los dos primeros casos de Fiebre Hemorrágica de Crimea-Congo detectados en España y en Europa Occidental, y que ha causado la muerte del primer afectado y el ingreso en una unidad de aislamiento de la enfermera que lo atendió.

A pesar de ser los dos primeros casos en humanos, los expertos  tenían constancia de la circulación del virus en España, pero es la primera vez que una garrapata de origen africano (del género Hyalomma) transmite la enfermedad a una persona según las declaraciones  del jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas del hospital San Pedro de La Rioja y director del Centro de Rickettsiosis y Enfermedades Transmitidas por Artrópodos Vectores del Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR) , José Antonio Oteo.

El virus de la fiebre hemorrágica Crimea-Congo se transmite de garrapatas a humanos pero en la mayoría de casos no causa ninguna sintomatología o es similar al de una gripe, y sólo en los casos más graves es cuando hay más riesgo de complicaciones y contagio a otras personas que, no obstante, es inferior al de otros virus causantes de estas fiebres como el ébola.

La Comunidad de Madrid ha registrado los dos primeros casos del virus de Crimea-Congo en Europa Occidental. El primero, el de un hombre de 62 años que falleció el 25 de agosto en el hospital Gregorio Marañón. El segundo, el de la enfermera que le atendió y que se encuentra en la Unidad de Aislamiento de Alto Nivel del Hospital La Paz-Carlos III. Estos dos casos han activado la alarma sanitaria y 200 personas del entorno de estos dos afectados se encuentran ya bajo vigilancia. En los casos con mayor exposición a fluidos de los pacientes se ha determinado inicialmente el aislamiento domiciliario.

Más allá de que hasta ahora no se haya manifestado en seres humanos que hayan contraído la enfermedad, el virus (Nairovirus) está presente en España desde 2010, según consta en el INFORME DE SITUACIÓN Y EVALUACIÓN DEL RIESGO DE TRANSMISION DE FIEBRE HEMORRÁGICA de CRIMEA-CONGO (FHCC) EN ESPAÑA Octubre 2011.  Ese año, se detectó en la provincia de Cáceres en garrapatas de la especie ‘Hyalomma marginatum’ en ciervos, que actúa como vector e indican que el hallazgo del virus de la Fiebre Hemorrágica de Crimea-Congo ha supuesto una señal de alerta que hace necesario investigar la circulación del virus en España y, en su caso, el análisis del impacto que sobre la salud humana podría suponer.

La fiebre Crimea-Congo se detectó por primera vez en 1944 en Crimea y tuvo un segundo brote en 1969 en Congo, según el Centro de Control de Enfermedades de EEUU y se considera endémico en África, los Balcanes, Ucrania, Europa del Este y Asia Central. Se ha estudiado  que el porcentaje de población que desarrolla anticuerpos tras estar expuesto al virus es superior al número de casos detectados y la mayoría de personas no enferma o presenta síntomas similares a los de una gripe. En aquellos casos poco frecuentes en los que se desarrolla fiebre hemorrágica, los síntomas más frecuentes son fiebre, náuseas, diarrea y un descenso de los niveles de plaquetas que favorecen los cuadros hemorrágicos y causar fallos en diferentes órganos.

Como medidas de protección general se aconseja la protección de la piel con ropa frente a picaduras, la revisión de la piel en la higiene diaria tras paseos por el campo y contacto con animales y  acudir al médico en caso de picadura pues en nuestro medio puede transmitir otras enfermedades más frecuentes en nuestro medio como la fiebre botonosa. Especial vigilancia deben tener granjeros, ganaderos y personal expuestos.  Para los profesionales sanitarios, no olvidar las medidas de protección universal por contacto con fluidos y el aislamiento recomendado por las Autoridades Sanitarias, si la situación así lo indica.

Como anécdota comenta el Dr. Moraga Llop coautor del libro de Infectologia Pediatrica “Bases Diagnosticas y Tratamiento” cuyos autores  José María Corretger ,  Manuel Cruz Hernandez , José Gonzalez-Hachero y él mismo discutieron hace 10 años, ante la gran extensión del libro, la pertinencia del capítulo sobre Virosis febriles hemorrágicas y el profesor Cruz, emérito catedrático de pediatría de la Universidad de Barcelona se negó de forma absoluta a su retirada, porque en cualquier momento podría suponer un problema importante de salud, como así ha sido. Indica Moraga que estamos ante enfermedades emergentes, reemergentes también (diferia, tos ferina, sarampión…) pero la fiebre hemorrágicas virales están en auge, como el Ébola y otras más conocidas como la fiebre amarilla y el dengue. Lamentablemente no hay vacunas para todas ellas, aunque no se deja de investigar y no podemos olvidar la importante labor de Salud Pública en el seguimiento epidemiológico y el trabajo multidisciplinar con veterinarios etc.

fhcc

[más información]

image_pdfimage_print

Subir al menú