Seguridad de las vacunas frente al Ébola


Los resultados de los ensayos clínicos de Fase I para los dos candidatos de vacuna más desarrollados,   ChAd3-ZEBOV, rVSV-ZEBOV, se obtuvieron en enero de 2016. Ambas vacunas han demostrado ser seguras y bien toleradas en seres humanos. Los resultados de la segunda han resultado francamente prometedores.

Reaciones adversas:

ChAd3-ZEBOV: En los estudios realizados se ha observado, principalmente, dolor del sitio de inyección y fiebre que se producen en las primeras 24 horas después de la vacunación. En la mayoría de los vacunados, la fiebre cede en las primeras 24 horas. Se ha observado disminución clínicamente no significativa de los niveles de plaquetas y linfocitos como tras la vacunación con otras vacunas de virus vivos. No se han observado eventos adversos graves atribuidos a la vacuna.

rVSV-ZEBOV: Se ha observado dolor en el sitio de inyección así como síntomas sistémicos como fiebre, malestar general y “síntomas pseudogripales” (escalofríos, dolor muscular, dolor de cabeza y fatiga) con una duración aproximada de 1 a 3 días. Se han observado episodios de artralgia, artritis y dermatitis en la segunda semana después de la vacunación. Con un cuadro consistente en erupción y vasculitis cutánea de 2 a 3 semanas de duración y con una frecuencia de aparición variable entre los sitios de estudio (en algunos casos el cuadro dura más de 3 meses). Estas reacciones se asocian con la replicación del virus de la vacuna en las articulaciones y la piel como se ha demostrado mediante PCR e inmunohistoquímica. No se han observado eventos adversos graves atribuidos a la vacuna.

Los estudios que se encuentran actualmente en fase de análisis proporcionarán evidencias adicionales de posibles eventos adversos en adultos, y permitirán más extensa evaluación de la seguridad de la vacuna. Actualmente no están disponibles los datos de seguridad de estas vacunas en voluntarios con enfermedades subyacente o comorbilidades. Asimismo, no hay datos con respecto a la seguridad de estos productos en edad pediátrica ni en embarazadas.