Seguridad de la vacuna contra el Haemophilus influenzae tipo B

28/04/2016

image_pdfimage_print

Reacciones adversas (8)

Es frecuente encontrar reacciones locales en la zona de administración de la vacuna: el 20–25% de los vacunados refieren dolor en el lugar de la inyección en algún momento en las 24 horas tras la vacunación. Los porcentajes no varían con el lugar de la inyección. Estas reacciones suelen ser leves y pasajeras y remiten espontáneamente en un plazo de 3 días. Se ha descrito fiebre como efecto adverso en el 2% de los vacunados.

Los acontecimientos adversos graves son raros tras la administración de una vacuna anti-Hib, monovalente o combinada, siendo una de las vacunas más inocuas actualmente disponibles.

Otros aspectos de seguridad (9)

Sujetos con inmunodepresión, incluyendo infección por virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Las vacunas frente a Hib son seguras en estos sujetos. En individuos con infección por VIH la vacunación fue bien tolerada, salvo por moderados efectos locales en el lugar de administración de la vacuna.

Síndrome de Guillain–Barré (SGB). Aunque no se han realizado estudios para explorar un posible riesgo de esta neuropatía tras la vacunación, en todos los estudios previos a la autorización por las agencias reguladoras no se detectó ningún caso del síndrome de Guillain- Barré. En la etapa postcomercialización se han descrito varios casos tras la vacunación frente a Hib, pero se observó que el intervalo entre la vacunación y la aparición del síndrome era lo suficientemente grande como para no considerarse causal.

Trombocitopenia. A pesar de haber sido reportado un caso de trombocitopenia (número de plaquetas por milímetro cúbico inferior a 150 000) en un estudio precomercialización de la vacuna, en otro estudio se demostró que la vacuna no producía ningún efecto sobre el recuento plaquetario.

Mielitis transversa. En Estados Unidos de América se notificaron 3 posibles casos de mielitis transversa posteriores a vacunación frente a Hib. Esta patología que consiste en una inflamación inespecífica del sistema nervioso central a nivel de la médula espinal no fue descrita en ningún estudio previo a la comercialización de la vacuna, así como en la literatura publicada.

Diabetes. Un estudio realizado en el estado de California entre los años 1988 y 1990, con datos de más de 50 000 niños, demostró que no existe relación alguna entre la vacuna y la aparición de la diabetes mellitus tipo 1 juvenil.

image_pdfimage_print

Subir al menú