Seguridad de la vacuna frente a la Varicela-Zóster

4/05/2016

image_pdfimage_print

Reacciones adversas

La vacuna de la varicela es bien tolerada. Las reacciones adversas más frecuentes son leves y consisten en reacciones locales a la inyección (enrojecimiento, hinchazón, dolor) hasta en el 20% de los casos. Un 15 % de las personas puede presentar fiebre autolimitada.

Al ser una vacuna de virus vivos atenuados, el propio virus vacunal puede producir una erupción similar a la de la varicela pero más leve, característicamente entre 15 y 42 días después de su administración.

Dado su parecido al virus VVZ, la vacuna puede causar complicaciones similares a este como neumonía, hepatitis, meningitis, erupción severa o transmisión a otras personas. No obstante, estas reacciones adversas a la vacuna, que comportan mayor gravedad, son excepcionalmente raras, siendo de 2,6 por cada 100.000 vacunas administradas. En el caso de pasar la enfermedad de manera natural la incidencia de complicaciones sería del 3%, es decir, 3.000 de cada 100.000 personas que pasan la varicela, y 500 de cada 100.000 necesitarían ser hospitalizadas.

En el caso de la vacuna de varicela combinada con sarampión, rubéola y parotiditis (MMRW), existió una mayor incidencia de fiebre cuando esta se administra entre 12 y 23 meses de edad, y multiplica por 2 la posibilidad de sufrir convulsiones febriles. Este hecho no se da en el caso de administrar las vacunas por separado ni en el caso de administrarla en edades superiores. No obstante, hay que recalcar que las convulsiones febriles son un trastorno benigno, y en la mayor parte de los casos no tienen relación con la epilepsia y no son traducción de alteraciones en el desarrollo.

Al igual que en el caso de la vacuna de la varicela, la vacuna del herpes zóster produce reacciones locales en el lugar de la infección en torno al 30% de los casos, mientras que las reacciones adversas graves son muy excepcionales.

Contraindicaciones de la vacuna de la varicela y el zóster

Varicela

  • Embarazo – La vacunación no se recomienda en mujeres embarazadas. Tras la vacunación, el embarazo debe ser evitado durante las siguientes 4 semanas. No obstante, no se han detectado casos de varicela congénita hasta el momento en mujeres que han sido vacunadas sin conocer aún que estaban embarazadas.

Sin embargo, es recomendable que las mujeres embarazadas sin evidencia de inmunidad contra el Virus Varicela-zóster reciban su primera dosis de vacuna tras el parto, antes de recibir el alta médica, recibiendo una segunda dosis entre 4 y 8 semanas tras la primera.

Personas inmunodeprimidas – Dado que la vacuna de la varicela es una vacuna preparada con virus vivos atenuados, está contraindicada para personas inmunodeprimidas, lo que incluiría:

Aquellas que reciben terapia inmunosupresora de alto nivel (en el caso de los corticoides sistémicos, se considera una dosis mayor de 2 mg/kg de peso diarios o un total de 20 mg de prednisona al día).

Aquellas con neoplasias hematológicas (leucemias o linfomas).

Aquellas con inmunodeficiencias adquiridas, como el VIH-SIDA cuando tiene un porcentaje de linfocitos CD4 <15%.

Aquellas con inmunodeficiencias hereditarias, o pacientes con historia familiar de las mismas hasta que se verifique que no han heredado dicha patología.

Herpes zóster

La vacuna del herpes zóster está contraindicada en los siguientes casos:

  • Embarazadas

Inmunodeficiencias primarias o adquiridas (incluyendo leucemia, linfoma u otras neoplasias hematológicas)

Pacientes que reciben quimioterapia o radioterapia

Trasplantados de órgano sólido

En tratamiento con terapia inmunosupresora de alto nivel, por ejemplo corticoides con una dosis mayor de 20 mg/día de prednisona o equivalente durante más de 14 días, o tratamientos con rituximab o un inibidor del TNF-alfa como Adalimumab (Remicade), Infliximab (Humira) o Etanercept (Enbrel).

VIH y un contaje de linfocitos CD4 < 200 células/mcL

Falsas contraindicaciones

Es posible administrar las vacunas de la varicela y el herpes zóster simultáneamente junto a otras vacunas sin que pierdan su eficacia.

VIH-SIDA con porcentaje de CD4>15%: La Organización Mundial de la Salud (OMS) como el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y el Comité Consultivo para las Prácticas relacionadas con la Vacunación de EEUU (ACIP), recomiendan plantear la vacunación contra la varicela en pacientes VIH con CD4 >15% ya que se ha demostrado inmunogénica y segura; no obstante, es preferible administrarla cuando los porcentajes de CD4 son del 25% o superiores.

Es posible y está indicado vacunar a los familiares de personas inmunodeprimidas para evitar que puedan contraer la varicela. No es necesario tomar precauciones, excepto en el caso de que la vacuna produzca una erupción similar a la varicela, en cuyo caso se evitará el contacto con la persona inmunodeprimida hasta que todas las lesiones estén en fase de costra.

La terapia inmunosupresora de bajo nivel no contraindica la vacuna del zóster ni de la varicela, lo que incluiría los siguientes fármacos:

Prednisona a bajas dosis (<2 mg/kg: máximo ≤20 mg/día) o equivalentes

Metotrexato (≤0.4 mg/kg/semana)

Azatioprina (≤3 mg/kg/día)

6-mercaptopurina (≤1.5 mg/kg/día)

image_pdfimage_print

Subir al menú