The epidemiology of meningococcal disease and the impact of vaccines

16/05/2010

image_pdfimage_print

The epidemiology of meningococcal disease and the impact of vaccines.
Khatami A., Pollard AJ. Expert Rev Vaccines 2010; 9 (3): 285-298
Palabra clave:Meningococo

La Neisseria meningitidis es la causa endémica de la enfermedad meningocócica a nivel mundial. Los serogrupos B y C son responsables de la mayoría de los casos de enfermedad meningocócica en Europa, los serogrupos B, C e Y causan la mayoría de la enfermedad en las Américas, y los serogrupos A, C y W135 predominan en Asia y África. Las vacunas de polisacáridos frente a los serogrupos de meningococo A, C, Y y W135 están disponibles desde hace varias décadas, pero han sido poco utilizadas debido a la pobre inmunogenicidad en niños pequeños y con escasos efectos sobre el transporte nasofaríngea. Por el contrario, la introducción de la vacuna meningocócica conjugada del serogrupo C ha cambiado drásticamente la epidemiología de la enfermedad en los países industrializados, mostrando un potencial más amplio para el control con las conjugadas A, C, Y y W135, y dejando al serogrupo B como la causa predominante de la enfermedad. El desarrollo de vacunas para la prevención de la meningitis B en los países industrializados y las vacunas conjugadas del serogrupo A para África podría llevar a un control global de la enfermedad meningocócica.

Un enfoque global de la prevención de la vacuna de la enfermedad meningocócica exige claramente una vacuna que pueda ser utilizada en entornos con pocos recursos. El impacto del nuevo desarrollo de una vacuna conjugada frente al serogrupo A en África ofrece alguna esperanza para el control de la enfermedad allí. El papel de la vacuna conjugada MenACWY en los calendarios europeos aún debe determinarse. Esta vacuna potencialmente puede utilizarse como dosis de recuerdo en los adolescentes, con o sin primovacunación infantil, o puede sustituir a la actual vacuna monovalente conjugada MenC utilizada en la infancia. Es probable que las vacunas conjugadas también sustituyan a la vacuna de polisacáridos MenACWY utilizada en adultos inmunocomprometidos y en viajeros.

La prevención mediante vacuna de la meningitis B sigue siendo un reto científico complejo. Actualmente hay dos vacunas en las últimas etapas de desarrollo que muestran cierta promesa para una mayor protección. Se necesitan datos sobre la variabilidad y la expresión de antígenos de la vacuna para determinar el impacto potencial de estas vacunas. El desarrollo y aplicación de métodos de tipificación basados en ADN para N. meningitidis por el antígeno de superficie (por ejemplo, PorA, FetA y fHbp) secuenciación y MLST tienen un papel importante en la vigilancia rutinaria de la enfermedad meningocócica, y mejorará la identificación de los aislamientos. Esto será particularmente importante para el manejo de brotes y puede informar sobre la necesidad y evaluar el impacto de los programas de vacunación con más precisión..

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú