The new face of rabies in Spain: infection through insectivorous bats, 1987-2002

6/07/2003

image_pdfimage_print

The new face of rabies in Spain: infection through insectivorous bats, 1987-2002
Sánchez Serrano L, Abellán García C. Eurosurveillance Weekly 2003; 7 (27)
Palabra clave: Rabia

Los últimos casos de rabia endémica terrestre en España, tanto en humanos como en animales, se registraron en 1960, pero en 1975 se declaró una epidemia, que duró dos años, introducida desde un país vecino por un perro.

Esta epidemia causó más de 280 casos en perros, zorros y gatos y en un médico que fue mordido por un perro, en el que se hubo de interrumpir la tratamiento postexposición por una reacción adversa grave a la vacuna Semple. Desde 1977, la España continental ha permanecido libre de rabia en mamíferos terrestres, con casos endémicos en animales en Ceuta y en Melilla, lo que se consiguió con la vacunación de los perros.

Hasta 1987 no se habían declarado casos de infección en murciélagos, pero en ese año un niño fue atacado en Valencia por un murciélago, mientras dormía. El animal resultó positivo para virus rábico (“rabies-like virus”). Se diagnosticó un segundo caso, meses más tarde, en Granada, en un adulto sin que mediara provocación, y en esta misma ciudad se aisló “European Bat Lyssavirus 1” (EBL1), en 1994, en un hombre mordido en la mano por un murciélago.

Un cuarto caso, con aislamiento de EBL1, se registró en Sevilla en 1999 y otro ataque tuvo lugar en 1999 en Murcia, al ser mordida una niña murciana de 5 años mientras dormía. En 2002 se registró otro caso en Murcia, mostrando el murciélago signos de enfermedad.

En condiciones normales, los murciélagos de estas especies no frecuentan lugares frecuentados por humanos, pero tienden a atacar cuando tienen encefalitis, cuando se les sorprende en dormitorios o cuando los humanos intentan recogerlos.

Las Autoridades Sanitarias estudiaron en 1989 y durante 2 años a colonias de murciélagos para positividades a EBL1 y a la vista de los resultados han emitido unas recomendaciones de Salud Pública:

a) avisar del peligro de contactar con murciélagos,

b) no discriminar a los murciélagos insectívoros,

c) avisar a las Autoridades en caso de ataque o de contacto con saliva y tratamiento precoz,

y d) intentar capturar e identificar al murciélago agresor.

image_pdfimage_print

Subir al menú