Vaccination and autoimmune disease: what is the evidence?

30/10/2006

image_pdfimage_print

Vaccination and autoimmune disease: what is the evidence?
Wraith D, Goldman M, Lamber P. Lancet published on line June 3, 2003.
Palabra clave: Seguridad vacunal. Efectos adversos

En Europa y Norteamérica una de cada veinte personas tienen alguna manifestación de enfermedad autoinmune, habiendo aumentado llamativamente su incidencia en los últimos años, como la diabetes tipo 1 y la esclerosis múltiple. Estas enfermedades aparecen en personas genéticamente predispuestas pero precisan de un desencadenante ambiental. De éstos, las infecciones son la causa más probable, ya que los antígenos microbianos pueden inducir respuestas inmunes cruzadas frente a antígenos propios por mecanismos de mimetismo molecular. La asociación entre infecciones y enfermedades autoinmunes han estimulado el debate de si estas enfermedades pueden ser desencadenadas por las vacunas, debido a que muchas de ellas aparecen en grupos de edad seleccionados para recibir vacunas.

En este artículo se analiza el estado actual de los conocimientos acerca de cómo las infecciones pueden desencadenar una enfermedad autoinmune y evaluar, por tanto, el riesgo relativo de aparición de una de estas enfermedades como consecuencia de la vacunación. Para ello hacen una búsqueda de artículos, hasta agosto de 2002, en “PubMed” y en “ISI Web” de “Science” utilizando como palabras clave: vacuna y enfermedad autoinmune y vacuna y enfermedad autoinmune. La evidencia epidemiológica actualmente disponible no apoya una asociación aunque es importante permanecer alerta, especialmente con alguna de las de nueva generación y sobre todo con los nuevos adyuvantes que desencadenan intensas respuestas inmunes innatas.

También hay que permanecer vigilantes con las vacunas antitumorales basadas en células dendríticas con antígenos asociados al tumor. En este sentido, es muy importante que durante la fase de desarrollo de una nueva vacuna se adopte una estrategia multidisciplinar que ayude a reducir el riesgo de que induzca manifestaciones autoinmunes. Esta estrategia incluirá las siguientes preguntas: a) ¿las manifestaciones clínicas de una enfermedad autoinmune se pueden asociar con la enfermedad frente a la que se dirige la vacuna?, b) ¿se va a analizar el potencial mimetismo molecular e inmunológico entre los componentes de la vacuna y los del huésped?, c) ¿se va a obtener información derivada de los modelos experimentales de enfermedad autoinmune?, y d) ¿se van a incluir sistemáticamente investigaciones inmunológicas del tipo de serología autoinmune en los ensayos clínicos de fase I a III?.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú