Vaccinations for adult solid-organ transplant recipients: current recommendations and protocols

6/07/2003

image_pdfimage_print

Vaccinations for adult solid-organ transplant recipients: current recommendations and protocols
Duchini A, Goss JA, Karpen S, Pockros PJ. Clinical Microbiology Reviews 2003; 16: 357-364
Palabra clave: Vacunas en situaciones especiales

Los receptores de trasplantes de órganos sólidos tienen riesgo de infecciones graves debido a su inmunosupresión prolongada. Pese a las pruebas de que las vacunas son inocuas y eficaces en los pacientes inmunodeprimidos, la mayoría de vacunas se utilizan menos de lo deseable. Se entiende mal la eficacia, la inocuidad y los protocolos de aplicación de diversas vacunas en estos pacientes.

El momento de la vacunación parece ser fundamental, ya que la respuesta a la vacunación está disminuida en pacientes con alteración terminal del órgano y durante los 6 primeros meses tras el trasplante. Por ello, las inmunizaciones primarias se deben administrar antes del trasplante, tan pronto como sea posible durante la evolución de la enfermedad.

La estrategia vacunal debe consistir también en vacunar a los contactos domiciliarios y a los trabajadores sanitarios en los centros de trasplantes, a menos que haya contraindicaciones particulares. No se dispone de datos claros sobre la utilización de adyuvantes inmunes ni acerca del cribado mediante la determinación serológica de títulos protectores de anticuerpos. La mayoría de las vacunas son inocuas en personar que reciben un trasplante de órgano sólido, pero no se deben administrar vacunas de microorganismos vivos hasta que se disponga de nuevos estudios sobre su seguridad. El riesgo de rechazo es mínimo. Las vacunas recomendadas son neumococo (polisacárida), hepatitis A y B, gripe y tétanos-difteria.

Los autores presentan protocolos y recomendaciones específicas para este colectivo especial. Hay contraindicaciones específicas referidas a otras vacunas, como fiebre amarilla, polio oral, BCG y varicela. Los autores concluyen que los receptores de trasplantes de órganos sólidos se beneficiarían de la existencia de actuaciones vacunales más estandarizadas. Se recomienda realizar nuevos estudios para mejorar los protocolos establecidos para estos pacientes.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú