Vacuna de la hepatitis E: actualización

22/03/2010

image_pdfimage_print

Vacuna de la hepatitis E: actualización
J. Costa. Vacunas 2009; 10(04):130-134
Palabra clave: Hepatitis E

Revisión sobre la hepatitis E que incluye tanto al virus, como la epidemiología de la infección por el VHE y aspectos clínicos de la misma centrándose principalmente en las vacunas de la hepatitis E de las que desde hace años se están llevando a cabo numerosos estudios, dos de ellos en fase muy avanzada que se han probado en humanos. La primera de ellas elaborada por GlaxoSmithKline se basa en una proteína truncada de la cápside, producida en células de insecto de la especie Spodoptera frugiperda infectados con un baculovirus recombinante y que se auto ensambla formando VLP de manera espontánea. En estudios experimentales con monos, 2 dosis de la vacuna administradas por vía intramuscular indujeron la síntesis de títulos elevados de anticuerpos específicos y quedaron protegidos contra la hepatitis E. Además de los estudios en fase I, recientemente, se han publicado los resultados del estudio subsecuente de fase II/III llevado a cabo en Nepal.

Casi 2.000 voluntarios de la Armada de este país, sin anti-cuerpos anti-VHE, fueron aleatorizados para recibir 20 ?g de proteína recombinante absorbida a hidróxido de aluminio o placebo. Se administraron 3 dosis de vacuna o placebo con un seguimiento de más de 2 años. La hepatitis E (con manifestaciones clínicas) ocurrió con mucha menos frecuencia entre los receptores de la vacuna que en los que recibieron placebo, con una tasa de eficacia del 95,5%. La otra vacuna que ha sido probada en humanos se denomina HEV 239 y ha sido elaborada en China. Consiste también en una proteína truncada de la cápside del VHE, expresada en Escherichia coli.

La vacuna contiene 20 ?g de proteína recombinante absorbida a hidróxido de aluminio Esta vacuna confirió protección en primates no humanos contra la infección por VHE de genotipos 1 y 4. La eficacia y la seguridad de esta vacuna en humanos se investigaron en un ensayo de fase II controlado y aleatorizado, que ha sido publicado este mismo año. Después de la segunda o de la tercera dosis, la incidencia de nuevas infecciones por VHE fue significativamente menor que en el grupo control (eficacia del 85% para el grupo B y del 88,7% para el grupo A). Los resultados de estos estudios ponen de manifiesto que la aparición de una vacuna contra la hepatitis E para humanos puede tener lugar en un plazo relativamente corto, a pesar de que todavía quedan aspectos por determinar tan importantes como la seguridad de la vacuna en mujeres gestantes, su capacidad de interrumpir la transmisión del virus o la duración del efecto protector tras la vacunación.

Evidentemente, la vacuna contra la hepatitis E puede ser útil para residentes de regiones no endémicas que tengan la intención de viajar a zonas con una elevada incidencia de la enfermedad. Desgraciadamente, el alto coste de la vacuna probablemente haga difícil su uso generalizado en muchos países de regiones endémicas, precisamente donde sería más útil. La aplicación de una manera amplia de la vacuna en la población general en esas zonas endémicas dependerá de factores económicos particulares de cada país, pero también de la duración del efecto protector conseguido por las vacunas y de su capacidad de interrumpir la transmisión de la infección durante las epidemias. En todo caso, la vacuna puede emplearse para proteger a personas con un riesgo particular de presentar un cuadro grave por infección por VHE, como mujeres gestantes o pacientes con enfermedad crónica del hígado.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú