Vacuna por vía intradérmica

30/08/2006

image_pdfimage_print

Respuesta del Experto a …

Vacuna por vía intradérmica

Pregunta

He visto varios artículos en que obtienen buenos resultados con administración intradérmica de pequeñas dosis de vacuna frente a hepatitis B de forma repetida a no respondedores ¿Qué opinión tenéis en relación a este tema?.¿Tenéis alguna experiencia?

Dolores García Arcal
Hospital General Yagüe

Respuesta del Dr. Angel Gil (24 mayo de 2004)

En primer lugar debo decirle que no tengo ninguna experiencia práctica sobre la aplicación de la vacuna de hepatitis B de forma intradérmica y que la información que dispongo procede al igual que la suya de los artículos publicados al respecto.

En este sentido los publicados en Vaccine reflejan que si bien parece que la vacuna intradérmica podría tener un mejor comportamiento en pacientes no respondedores o en pacientes con hepatopatias crónicas como Hepatitis C, sin embargo no hay datos concluyentes. Así el trabajo de Arbizu (Vaccine 2003, 21:2747-50) nos muestra la experiencia en pacientes con hepatopatia crónica fue de una seroconversión significativamente inferior para los vacunados por vía intradérmica fue del 36% para este grupo mientras que los que recibieron la vacuna de forma convencional fue del 72% y datos similares aporta el estudio de Kyi (Vaccine 2002; 20:1649-52)

El trabajo de Playford (Infect Control Hosp Epidemiol, 2002; 23:87-90) encuentra unos niveles protectores del 94% en sujetos vacunados por vía intradérmica siendo estos previamente no respondedores, si bien su muestra era solo de 18 sujetos, por lo que sacar conclusiones puede ser un poco aventurado. Sin embargo, en el estudio de Cardell (Scand J Infect Dis 1999, 31:197-200) donde vacunaron a 1406 trabajadores sanitarios con 2 microgr por vía intradérmica observaron una tasa de seroconversión del 68% después de la 3ª dosis, en este estudio donde el grupo de sujetos vacunados es mayor sin embargo la tasa de seroconversión fue inferior a la que obtenemos cuando utilizamos la vía intramuscular.

Pero en el estudio de Herderson (Infect Control Hosp Epidemiol 2000, 21:264-9) lo resultado fueron más alentadores para la vacuna intradérmica obteniendo tasas de seroconversión por encima del 90%.

Como podemos observar hay discrepancia en los datos y habrá que esperar a que futuros estudios puedan dar un poco de luz y podamos tomar un decisión al respecto. Lo que parece claro es que la vacuna administrada por vía intradérmica podría tener un aplicación relevante en ancianos, obesos, inmunocomprometidos, ya que en estas situaciones la vía intramuscular podría limitar la respuesta inmune mientras que la intradérmica podría facilitarla (Koff. Vaccine, 2002, 31/32:3695-701)

Pero también hay datos que nos hablan de un futuro donde existen otras posibles formulaciones, de hecho existe la patente de la formulación nasal presentada ya en Europa, China y otros países, esta formulación al igual que la intradérmica se aplicarían de forma concomitante en personas con hepatitis B crónica o después de terapias antivirales lo que promovería la respuesta terapéutica contra el virus.

Por lo tanto desde mi punto de vista la vacuna de hepatitis B, vieja conocida, nos dará que hablar en el futuro con nuevas vías de administración que permitan conseguir mayores éxitos en personas, que por determinadas características como algunas de las que hemos enumerado, aún no lo había conseguido.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú