Vacunación

4/05/2016

image_pdfimage_print

Vacunas disponibles

La vacuna BCG fue descubierta en el año 1921 por Albert Calmette y Camile Guèrin, de cuyas iniciales toma el nombre (BCG = Bacilo de Calmette – Guérin). El uso masivo comienza en el año 1947 con la Cruz Roja Danesa. En España la primera vacuna es aplicada en Barcelona en 1924 por el Dr. Sayé, ampliándose la vacunación al resto del país por parte del Instituto de Higiene Alfonso XIII en 1927. La vacunación se suspende en Cataluña en 1974 y a comienzos de los 80 en el resto de España, persistiendo la vacunación solamente en el País Vasco hasta 2013.

Se trata de un bacilo vivo atenuado de Mycobacterium bovis. La única vacuna disponible en España, en una sola presentación (Vacuna BCG 1ml, 10 dosis- Pfizer) proviene de la cepa original del bacilo de Calmette-Guèrin. Es de uso intradérmico, liofilizada a una concentración de 1 mg/mL (equivalente a 2-8 millones de bacilos viables).

Pautas de vacunación

Se administra según diferentes políticas que podemos agrupar en cuatro:

  • Nacimiento: es la actual recomendación de la OMS y la más frecuente en el mundo, especialmente en países en desarrollo.

  • Infancia: Esta era la política por ejemplo de Reino Unido, que vacunaba a los niños tuberculín negativos a la edad de 12-13 años.

  • Dosis de recuerdo. Se ha recomendado BCG incluso más de 5 veces entre el nacimiento y los 30 años de edad (Hungría, Rusia)

  • No uso sistemático. En estos países se recomienda la vacunación a grupos de alto riesgo

Además existen diferencias en cuanto a la obligatoriedad o no de su aplicación.

La Vacuna BCG a diferencia de otras vacunas, se administra estrictamente por VIA INTRADÉRMICA en la cara externa superior del brazo y en la cara externa del muslo. Es costumbre administrar la vacuna en el brazo izquierdo de manera sistemática

La dosis es de 0,1 mL en niños mayores de 1 año de edad. En los menores de 1 año la mitad de dosis (0,05 mL).

El lugar donde va a aplicarse la inyección debe estar limpio y seco. Si se utiliza un antiséptico (p. ej.: alcohol) para limpiar la piel, hay que dejar que se evapore completamente antes de la inyección.

La Vacuna BCG debe ser administrada por personal entrenado en la técnica intradérmica.

La Vacuna BCG debe administrase con una jeringa de 1 ml graduada en centésimas de ml (1/100 ml) equipada con una aguja de bisel corto de calibre 25-26 G. No deben utilizarse para la administración de esta vacuna inyectores a presión ni dispositivos de punción múltiple.

Figura 3 Técnica de la administración intradérmica de la vacuna BCG

Tomado de Vacunaciones en el niño. De la teoría a la práctica.

Indicaciones de esta vacuna

No está incluida en el Calendario Vacunal de España como vacuna sistemática.

—Niños PPD negativos en zonas o grupos de riesgo con elevado riesgo anual de infección (1%). En este caso se recomienda la vacunación del recién nacido.

—Niños PPD negativos con exposición a pacientes bacilíferos (que expulsan bacilos con la tos) en los que el tratamiento no consigue la negativización del esputo (bacilíferos irreductibles).

—Niños PPD negativos que se desplacen a residir en países de alta endemia tuberculosa, en especial donde los programas de control y el acceso a un tratamiento adecuado no es posible y donde la prevalencia de TB multirresistente es alta.

– Trabajadores de centros sanitarios PPD negativos en contacto frecuente con enfermos o con sus muestras biológicas.

Eficacia

No hay ninguna vacuna tan ampliamente utilizada ni tan polémica como BCG. La mayoría de los estudios han demostrado que las vacunas de BCG producen un grado más alto de protección contra formas severas de TBC, tales como meningitis y TBC diseminada, que contra las formas moderadas de la enfermedad. La eficacia de la vacunación neonatal de BCG disminuye con la edad. La BCG proporciona una protección global del 50% frente a la enfermedad tuberculosa y, en especial, previene frente a la meningitis tuberculosa durante la edad infantil.

Las personas vacunadas desarrollan una respuesta inmunitaria de 8 a 14 semanas después de la vacunación, que se pone de manifiesto con la positivización de la prueba tuberculínica (PPD).

La vacunación con BCG es altamente coste-efectiva contra la tuberculosis grave en niños, y debería ser reservada para países con alta incidencia de tuberculosis como actitud complementaria al tratamiento de la infección tuberculosa latente.

(Roy A el al BMJ 2014, Colditz A et al. Pediatrics 1995, Mangtani P Clin Infect Dis. 2014)

Nuevas vacunas

El lento descenso de la incidencia de la tuberculosis a nivel mundial y el creciente problema de la MDR-TB, ponen de relieve la necesidad crítica de encontrar nuevas vacunas eficaces. (WHO 2014)

En la actualidad se están investigando 15 vacunas candidatas en ensayos clínicos.

Una de ellas, la vacuna MTBVAC (Universidad de Zaragoza, BIOFABRI y TBVI) va a comenzar a ensayarse en fase Ib en recién nacidos de Sudáfrica, y se prolongará durante un par de años. El equipo de investigadores está dirigido por Carlos Martín y los ensayos estarán coordinador por la South African Tuberculosis Vaccine Initiative. (Iglesias MJ, Martín C. Vacunas.org 2007)

image_pdfimage_print

Subir al menú