Vacunación antimeningocócica en sanitarios

30/08/2006

image_pdfimage_print

Respuesta del Experto a …

Vacunación antimeningocócica en sanitarios

Pregunta

Referente a la vacunación con polisacáridos meningocócicos, el CDC recomienda no administrar rutinariamente en el personal sanitario, pudiendo ser útil en situaciones de epidemia. Con respecto a la vacuna antimeningocócica conjugada serotipo C,¿ estaría indicada la vacunación en personal sanitario inmunocompetente que trabaje en lugares de riesgo como UCI o laboratorios donde exista exposición a muestras, en períodos libres de epidemia?

Irene Caubilla
HUMV

Respuesta del Dr. J M Bayas (02 de diciembre de 2003)

Efectivamente las recomendaciones del CDC y de otros organismos nacionales asesores en materia de inmunización activa desaconsejan la vacunación rutinaria de los trabajadores sanitarios, excepto en situaciones epidémicas (no siempre fáciles de definir), por serogrupos de N. meningitidis contenidos en las vacunas disponibles. Las recomendaciones de estos organismos destacan la importancia de la quimioprofilaxis postexposición con rifampicina y otros antibióticos, pero sólo cuando se ha producido un contacto intenso con secreciones orofaringeas de pacientes infectados, como sucede pe. en la maniobras de resucitación boca-boca. Cabe señalar que, en los pacientes, a las 24 horas de iniciado el tratamiento antibiótico, el riesgo de transmisión del meningococo es prácticamente inexistente.

La vacunación rutinaria de los profesionales sanitarios con vacuna antimeningocócica conjugada C no está tampoco recomendada en España. La vacunación rutinaria podría incluso favorecer una falsa sensación de seguridad, que, obviara medidas higiénicas básicas y la profilaxis postexposición en las situaciones antes señaladas, favoreciendo la infección por meningococos serogrupo B prevalentes en nuestros país.

¿Qué hacer con los profesionales sanitarios de los servicios de urgencias, UCIS o laboratorios que manipulan muestras orofaringeas?. Las medidas básicas de prevención siguen siendo las de tipo higiénico para el control de los mecanismos de transmisión. El mayor riesgo teórico de infección lo tendrían los microbiólogos y técnicos de laboratorio que manipulan suspensiones de N. meningitidis fuera de cabinas de bioseguridad. En algunos países, como en EEUU se han notificado casos aislados de enfermedad invasora en microbiólogos.

La vacunación de estos profesionales se realizaría en todo caso con vacuna antimeningocócica conjugada C, ya que la vacuna de polisacáridos antimeningocócica tetravalente ACYW135 ni está fácilmente disponible ni tendría sentido en España a día de hoy (los serogrupos prevalentes son el B y el C). La vacunación antimeningocócica conjugada, en el mejor de los casos disminuiría el riesgo pero no lo eliminaría. No obstante, es preciso señalar que desde un punto de vista legal, la ley 31/1995, de 8 de noviembre y el Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo (BOE, de 24 de mayo de 1997) que la desarrolla, especifica en su artículo 8 (apartado 3) que: “Cuando exista riesgo por exposición a agentes biológicos para los que haya vacunas eficaces, éstas deberán ponerse a disposición de los trabajadores, informándoles de las ventajas e inconvenientes de la vacunación …”

Bibliografía

CDC. Immunization of health-care workers: recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices and the Hospital Infection Control Practices Advisory Committee. MMWR 1997;46 (No. RR-18).

CDC. Laboratory-Acquired Meningococcal Disease — United States, 2000. MMWR 2002; 51; 141-144

CDC. Prevention and control of meningococcal disease: recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP). MMWR 2000;4 9 (No. RR-7).

Gilmore A, Stuart J, Andrews N. Risk of secondary meningococcal disease in health-care workers. Lancet. 2000 Nov 11;356: 1654-5.

Stuart J, Gilmore A, Ross A, Patterson W, Kroll J, Kaczmarsky E et al. Preventing secondary meningococcal disease in health care workers: recommendations of a working group of the PHLS Meningococcus Forum. Commun Dis Public Health 2001;4:102-105.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú