Vacunación con parches frente a la diarrea del viajero

11/06/2008

image_pdfimage_print

La vacunación con parches que contienen toxinas de Escherichia coli protege a los viajeros contra la diarrea, según un estudio de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) que se publica en la edición digital de "The Lancet". Incluso cuando se contrae la diarrea, los viajeros vacunados con estos parches tienen episodios menos graves y más cortos.

Escherichia coli enterotoxigénica (ECET) es la principal causa de diarrea en quienes viajan a áreas endémicas y en niños pequeños que viven en los países en desarrollo. Cada año, 27 millones de viajeros y 210 millones de niños son afectados por diarrea aguda y el trastorno causa 380.000 muertes infantiles. Dura entre 4 y 5 días y suele estar asociado a náuseas, vómitos, dolor abdominal y deshidratación, entre otros síntomas.

El estudio, un ensayo en fase II, incluyó adultos sanos de entre 18 y 64 años que planeaban viajar a México o Guatemala y que habían accedido a un centro regional estadounidense de vacunación. Los pacientes fueron asignados de forma aleatoria a recibir LT o placebo a través de parches, administrados con 2 a 3 semanas de separación entre ellos antes del viaje. De los 201 individuos reclutados, 178 recibieron los parches y viajaron, de los que 170 fueron analizados. Los participantes registraron en tarjetas diarias información sobre sus deposiciones y proporcionaron muestras para la identificación de los patógenos si habían contraído diarrea. El 22% de los 111 participantes que recibieron placebo tuvo diarrea, el 10% de ellos con ETEC. En el grupo que recibió los parches con LT, el 15% presentó el trastorno, el 5% con ETEC. La tasa de diarrea de moderada a grave por cualquier causa fue también superior entre los que recibieron placebo (21%), en comparación con los que recibieron los parches con la enterotoxina (5%).

Según los autores, el número de casos de diarrea grave fue también bastante superior en el grupo placebo (11%) frente a los que recibieron la vacuna en parches (2%). Además, los pacientes que recibieron los parches y que enfermaron experimentaron episodios más cortos de diarrea y menos deposiciones que los del grupo placebo. Los autores concluyen que los parches transcutáneos suponen un método de aplicación sencillo y que no necesita agujas para su administración, no son necesarias instalaciones especialmente acondicionadas para almacenar estas vacunas y se han diseñado para que sean aptas tanto para los viajeros como para su uso en los países en desarrollo.

[ más información ] I [ más información ]

image_pdfimage_print

Subir al menú