Vacunación

24/04/2016

image_pdfimage_print

Vacunas disponibles

Las vacunas disponibles actualmente en España contra el sarampión se presentan en el mercado en forma de vacuna triple vírica combinada frente al sarampión, la rubeola y la parotiditis (SRP).

En España existen vacunas autorizadas de virus vivos atenuados contra sarampión en formulación monovalente, AMUNOVAX®, pero actualmente no está comercializada. Las vacunas monovalentes han dejado de utilizarse dando paso al uso de la vacuna combinada triple vírica

Actualmente hay 2 vacunas trivalentes autorizadas y 2 tetravalentes de virus vivos:

PRIORIX®, del laboratorio Glaxosmithkline, S.A. Vacuna del sarampión, la parotiditis y la rubeola (virus vivos atenuados cepa del sarampión Schwarz).

M-M-RVAXPRO®, del laboratorio Sanofi Pasteur MSD SNC. Vacuna del sarampión, la parotiditis y la rubeola (virus vivos atenuados cepa del sarampión Enders’ Edmonston).

PROQUAD®, del laboratorio Sanofi Pasteur MSD SNC. Vacuna del sarampión, la parotiditis, la rubeola y la varicela (virus vivos atenuados cepa del sarampión Enders’ Edmonston). No comercializada en España.

PRIORIX TETRA®, del laboratorio Glaxosmithkline, S.A. Vacuna del sarampión, la parotiditis, la rubeola y la varicela (virus vivos atenuados cepa del sarampión Schwarz). No comercializada en España.

Cualquiera de los 4 preparados está indicado para la vacunación simultánea contra el sarampión, la rubeola y la parotiditis. En el caso del preparado PROQUAD® y PRIORIX tetra® se incluye también la inmunización contra la varicela. Aunque está autorizado su uso, no está comercializado en España.

* En caso de brote o viaje a una zona endémica. ** Actualmente la dosis de refuerzo está recomendada a los 3-4 años de edad

Fuente: Agencia española del medicamento y productos sanitarios

Estas vacunas, producidas en embrión de pollo, pueden contener neomicina, sorbitol, lactosa, gelatina entre otros excipientes y varían en función del preparado comercial. La vacuna puede administrarse con seguridad a personas con alergia al huevo.

Está indicada su administración a partir de los 12 meses de edad siguiendo las recomendaciones del calendario común de vacunación español, por vía subcutánea y en la zona antero lateral del muslo o la zona deltoidea en función de la edad.

En caso de epidemia, las autoridades sanitarias pueden recomendar su administración a partir de los 9 meses de edad aunque esta dosis no será contabilizada y serán necesarias dos dosis más a partir de los 12 meses de edad.

Pautas de vacunación

La vacuna combinada SRP se administra en dos dosis.

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud en el calendario común de vacunación infantil español recomienda administrar la primera dosis a los 12 meses de edad y la segunda entre los 3-4 años. Esta dosis se puede aplicar antes si se respeta el periodo mínimo de 1 mes entre dosis.

En el caso de tener que aplicar calendarios de rescate, tanto en niños como en adultos, se recomienda aplicar las dos dosis separadas al menos de 1 mes.

La vacunación post exposición se puede realizar en las primeras 72 horas después de la exposición, siguiendo las recomendaciones de los servicios epidemiológicos locales.

Indicaciones de esta vacuna

La OMS recomienda la inmunización frente a sarampión, parotiditis y rubéola en todos los niños y adultos susceptibles.

La vacunación sistemática del 95% de la población susceptible, impediría la circulación del virus generando inmunidad de grupo.

Niños

En España, se recomienda la vacunación sistemática de todos los niños a partir de los 12 meses que es la edad más temprana en la que el sistema inmune es lo bastante maduro como para que se consiga una buena respuesta de anticuerpos (99% de seroconversión frente a sarampión), sin que interfieran los anticuerpos maternos que llegan al recién nacido a través de la placenta.

Adultos

También se recomienda la vacunación de todas aquellas personas adultas, nacidas con posterioridad al año 1966, sin historia demostrada de haber padecido la enfermedad o sin antecedentes de vacunación con, al menos, dos dosis de vacuna. Cabe recordar que las cohortes nacidas entre 1978 y 1994 recibieron una sola dosis de vacuna SRP.

Personal sanitario

La vacunación del personal sanitario es fundamental para el control y la eliminación de la enfermedad, evitando el contagio propio, de familiares y de compañeros y evitar ser fuente de contagio para los pacientes.

Los profesionales que trabajan en centros sanitarios deben tener evidencia de inmunidad frente al sarampión en cualquier de las siguientes situaciones:

  • Documentación escrita de vacunación con 2 dosis de vacuna triple vírica administrada por lo menos 28 días de diferencia.

  • Prueba de laboratorio de inmunidad.

  • Confirmación de laboratorio de la enfermedad.

Viajeros internacionales

Los viajeros deberían proceder a revisión de su calendario vacunal frente al sarampión, antes de visitar determinadas zonas. El sarampión es una enfermedad común en algunas partes del mundo, incluidas algunas partes de Europa, Asia, el Pacifico y África. Los viajeros que contraen el sarampión durante un viaje a zonas endémicas pueden contagiar y ocasionar brotes en nuestro país a población susceptible, no vacunada o mal vacunada (casos importados).

Los niños de 6 a 11 meses de edad que deban realizar un viaje a zonas endémicas deberían recibir una dosis de vacuna SRP. Esta dosis temprana no sustituye las 2 posteriores marcadas en calendario.

Profilaxis post exposición

A las personas expuestas al sarampión que no tengan evidencia de haber padecido la enfermedad o de estar vacunados se les puede recomendar la vacunación profiláctica post exposición antes de las 72 horas del inicio de la exposición al virus.

Eficacia de la vacuna

Los ensayos clínicos realizados con cualquiera de las dos vacunas combinadas actualmente autorizadas en España muestran una eficacia frente a las enfermedades individuales causadas por los virus del sarampión, de la parotiditis y de la rubéola de entre 93% con una dosis, alcanzando casi el 100% cuando se administra una segunda. En el caso de las vacunas frente a sarampión los datos sugieren que ofrecen protección durante toda la vida.

image_pdfimage_print

Subir al menú