Vacunas antirrotavirus. Una vacunación solidaria para todos los niños del mundo

8/03/2008

image_pdfimage_print

Vacunas antirrotavirus. Una vacunación solidaria para todos los niños del mundo.
Moraga FA. Vacunas 2007; 08: 169-172
Palabras clave: Rotavirus

Editorial que pone de manifiesto que la prevención de la enfermedad diarreica aguda es todavía uno de los retos más importantes de la salud pública y de la pediatría mundial, principalmente en los países de baja renta, donde las tasas de letalidad y hospitalización son elevadas y la necesidad y prioridad de la prevención de la diarrea por rotavirus que la OMS ya en 1985, la consideró prioritario el desarrollo de una vacuna para luchar contra la misma.

Desde entonces varias iniciativas han intentado conseguir una vacuna segura y eficaz. El objetivo primordial de la vacunación es proteger frente a las formas graves de gastroenteritis, es decir, prevenir fallecimientos y hospitalizaciones, y reducir la morbilidad y los costes de la enfermedad. Desde las primeras vacunas antirrotavirus hasta las actualmente comercializadas en Europa (2006): Rotarix® y Rotateq®. Concluye que:

1. La vacunación antirrotavirus es una prioridad de salud pública para los países de renta baja y se debe incluir en el PAI. Hay que realizar todos los esfuerzos necesarios para que su incorporación en el calendario vacunal sea urgente y prioritaria. El cuarto Objetivo de Desarrollo del Milenio (2000) establece la reducción en dos tercios de la mortalidad de los niños menores de 5 años para el año 2015: la vacunación antirrotavirus es un punto importante para alcanzar este objetivo.

2. La inclusión de la vacuna antirrotavirus en el calendario de vacunaciones sistemáticas en los países desarrollados se basa en estudios epidemiológicos, farmacoeconómicos y de eficiencia. La incidencia de gastroenteritis por rotavirus, las visitas médicas, la hospitalización y los costes que origina, y el impacto de la infección nosocomial, son datos necesarios para la toma de decisiones en salud pública.

3. El papel del pediatra es primordial en el proceso de información y sensibilización sobre las infecciones por rotavirus y su prevención. También es fundamental en la instauración, difusión y aplicación de la vacuna. Una vacuna que debería ser la vacuna de la solidaridad, para incluirla en todos los países, como una verdadera inversión en salud.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú