Vacunas en celiacos

4/01/2010

image_pdfimage_print

Qué es la celiaquía – Etiopatogenia de la enfermedad

La enfermedad tiene varios nombres, por lo que podemos escuchar términos como “enfermedad celiaca”, “esprue no tropical”, “enteropatía sensible al gluten”, y se refieren todos a una misma condición.

Su causa no está bien aclarada, pero sí sabemos que se caracteriza por tres pilares:

  • Predisposición genética: establecida por:
    – Asociación epidemiológica con raza blanca de origen europeo
    –  Asociación familiar
    – Asociación con HLA DQ2 y DQ8
  • Desencadenante ambiental: la enfermedad se desarrolla cuando la mucosa del intestino entra en contacto con el gluten, que está presente en ciertos cereales: trigo, cebada, centeno, y en menor medida, avena.
  • Trastorno inmunitario:
    – Las moléculas HLA DQ2 y DQ8 confieren alrededor de 40% del riesgo genético, siendo el resto atribuible a genes no HLA aún no bien definidos. La tasa de concordancia entre gemelos monocigotos es de un 75%, siendo la exposición ambiental la posible causa de la diferencia restante.
    – El paciente desarrolla anticuerpos que son utilizados para establecer el diagnóstico y para el control evolutivo. Estos son los Anticuerpos antigliadina, antitransglutaminasa y antindomisio, siendo estos últimos los más específicos de celiaquía.
    Como consecuencia final de esta cadena de acontecimientos se produce una alteración de la mucosa del intestino, caracterizada por atrofia de las vellosidades e hiperplasia de las criptas, y que conlleva una disminución de su capacidad de absorción.

 

Cómo se manifiesta la enfermedad

Los síntomas pueden aparecer con la introducción de los cereales en la dieta del lactante. En otras personas aparecen por primera vez a cualquier edad durante la vida adulta. Son frecuentes las exacerbaciones y remisiones.

Los síntomas clásicos son diarrea, heces grasas, molestia abdominal, retraso del crecimiento en los niños.

Otras formas de presentación son oligosintomáticas, especialmente durante la edad adulta.

 

No sólo una enfermedad digestiva

Aunque los síntomas típicos son los digestivos, no hay que olvidar que se trata de una enfermedad sistémica, por

  • El déficit nutricional que produce consecuencias extradigestivas como: anemia ferropénica mala respondedora a tratamiento, o megaloblástica por déficit de absorción vitamínico, osteoporosis por déficit de absorción de vitamina D
  • La naturaleza autoinmune de la enfermedad y posible asociación con otros trastornos: Diabetes Mellitus tipo 1, Dermatitis herpetiforme, enfermedad tiroidea tipo Hashimoto o enfermedad de Graves y cirrosis biliar primaria.

 

Por qué hay una mayor predisposición a padecer infecciones

Los celiacos se comportan como una forma de “asplenia funcional”.

Además, la celiaquía se puede asociar a otras condiciones que en sí mismas condicionan una inmunodepresión relativa o favorecen la evolución tórpida de las infecciones, como por ejemplo:

  • Anemia
  • Diabetes mellitus tipo 1
  • Déficit selectivo de Inmunoglobulina A
  • Cromosomopatías: Síndrome de Down (para más información recomendamos ver tema del mes: vacunación en el síndrome de Down), síndrome de Turner.

 

image_pdfimage_print

Subir al menú