Vacunas frente al papilomavirus

14/08/2006

image_pdfimage_print

 

Mayo 2003

Autores:
Angel Gil (1), María Anegón (1) y José Mª Bayas (2)

(1) Dpto. de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Ciencias de la Salud URJC

(2) Medicina Preventiva. Hospital Clínico de Barcelona

Palabra clave: Papilomavirus

[ Descargue el tema del mes en pdf ]

 En los últimos tiempos y debido a los avances tecnológicos y científicos, las expectativas frente al desarrollo de nuevas vacunas han ido tomando cuerpo, fijándose como objetivo enfermedades transmisibles tales como el síndrome de la inmunodeficiencia humana (SIDA), la malaria o la tuberculosis.

Esta situación ha permitido no solo el desarrollo de nuevas vacunas potencialmente más eficaces y seguras, sino que también su coste de producción sea el menor posible.

En el caso concreto que nos ocupa al inicio de los años 80 se comenzó la investigación para encontrar una vacuna frente al papilomavirus, en este sentido Zur Hausen´s considero que el VPH16 era el candidato idóneo para dicha vacuna y así prevenir en la medida de lo posible las neoplasias de cérvix preinvasivas e invasivas. (1).

Posteriormente ya en los años 90, Koutsky et cols obtuvieron una vacuna de partículas virales que obtuvo una eficacia notable y por consiguiente podía prevenir el cáncer de cervix (2, 3). En la actualidad son muchos los estudios que se están llevando a cabo para encontrar mediante ingeniería genética vacunas frente al VPH.

Una de las dificultades añadidas para la búsqueda de una vacuna frente al VPH es el hecho de que el conocimiento de los mecanismos inmunitarios de defensa del huésped frente al VPH es limitado y no se han determinado las correlaciones inmunitarias de la protección contra la infección y la resolución de la enfermedad.

Por otra parte, el genoma del VPH tiene diferentes regiones para la codificación de las proteínas necesarias para la replicación y mantenimiento del virus, otra para la regulación, replicación y transcripción del virus, y otra denominada región tardía que contiene los genes L1, L2 y L3 y codifica las proteínas que componen la cápside (L1 la proteína principal y L2 una proteína secundaria).

Pues bien se ha observado que son precisamente las proteínas capsulares L1 y L2 las que desarrollan estructuras que interaccionan con moléculas de la superficie celular, facilitando así que el ADN del virus entre en la célula (3-5).

Este hecho produce una expresión de los genes transformantes que estimulan la proliferación celular. Además hay otras proteínas como la E6 del VPH 16, la proteína E7 que inhibe a otra proteína supresora de tumores, la Rb o retinoblastoma y la p107, que inhiben sus funciones, y la proteína E5, que podría activar la proliferación celular 3,4,5.

Todas ellas juegan un papel importante a la hora de buscar una vacuna eficaz contra el VPH. Se diferencian 2 tipos de vacunas unas orientadas hacia la prevención primaria o preexposición que inhibirían la infección persistente y otras orientadas hacia la prevención secundaria que evitarían la reinfección por el HPV y que eliminarían la infección establecida por cualquier tipo de lesión.

En el caso de las vacunas como tal u orientadas hacia la prevención primaria buscamos como es lógico prevenir la infección por HPV. Estas vacunas se han obtenido mediante ingeniería genética y en su composición llevan las proteínas de la cápside (L1 y L2), partículas sin DNA viral en su interior y, por tanto, no infecciosas, pero con capacidad inmunogénica lo que permite que se estimule la creación de anticuerpos.

Todas estas vacunas están en fase de investigación clínica y tardarán aún unos años para estar en el mercado sin embargo sus resultados son más que alentadores lo que hace pensar que vamos por el camino adecuado en la búsqueda de la vacuna eficaz, ya que en todos los casos han mostrado tanto una eficacia adecuada como una seguridad excelente.

En esta investigación están participando tanto el US National Cancer Institute con una vacuna monovalente HPV-16 VLP producida en células de insectos mediante la tecnología de baculovirus recombinante; GlaxoSmithKline con una vacuna bivalente HPV-16/18 VLP, también mediante tecnología de baculovirus. Y MSD con una vacuna tetravalente HPV-6/11/16/18 VLP, usando levaduras recombinantes. Parte de estos resultados los expresamos en la siguiente tabla.

       ESTUDIO   

FASE

SUJETOS ESTUDIO

VACUNA

INMUNOGENICIDAD

SEGURIDAD

Emeny et al.
J Virology 2002; 76: 7832-7842

55 Mujeres de 18 a 25 años

HPV-11 L1 VLP

Importante respuesta proliferativa de LT (Th1 y Th2).
Ac específicos en 100% vacunadas.

 

Evans et al.
J Infect Diseases
2001; 183: 1485-1493

I

65 Hombres y mujeres, 18-45 años

HPV-11 L1 VLP baculovir.

Induce altos niveles Ac LT y LB a 12, 24 y 48 sem.

BUENA

Brown et al.
J Infect Disease 2001; 184: 1183-1186

I

104 Mujeres, 18-25 años

HPV-11 VLP levaduras

Alto % vacunadas con Ac. Efecto dosis-resp.

 

Koutsky et al. N Engl J Med 2002; 347: 1645-51

III

2392 Mujeres 16-23 años

HPV-16 L1 VLP

 

BUENA

 

Con relación a las vacunas orientadas hacia la prevención 2ª o también denominadas terapéuticas su objetivo es el de inducir mecanismos inmunológicos capaces de reconocer y eliminar dichas células infectadas y evitar la recurrencia de las lesiones.

En este caso las proteínas que contienen son la E6 y E7, y están diseñadas para inducir fundamentalmente la inmunidad celular. Estas investigaciones también están en fase de investigación clínica pero aún más preliminar que en el caso anterior, es decir algunos de ellos no han finalizado la fase I todavía, aunque los datos de eficacia y seguridad son esperanzadores. Los resultados más relevantes de estos trabajos se reflejan en la siguiente tabla.

 

Estudio

Tipo de vacuna

Muestra

Resultados

Van Driel WJ et al, 1999

HPV 16 E7
peptidos

19 mujeres
Ca cervical avanzado
HLA –A 0201+

No relación efectos clínicos con dosis de vacuna
Vacuna aplicable a este tipo de pacientes

Mudersprach L et al, 2000

HPV 16 E7
peptidos

18 mujeres
CIN/VIN II – III

Mejoría clínica de lesiones en el 50% de las pacientes
Posibilidad de vacunación a pacientes con lesiones en estadío avanzado

Frazer I et al,
2001

HPV 16 E6 E7
Combinada
Proteína de fusión

31 mujeres CIN I-III

Producción de Ac específicos
Producción IFN
Disminución carga viral media

Adams M et al,
2002

TA-HPV
HPV 16,18 E6/E7
DNA recombinante
vaccinia virus
Células dendríticas

56 mujeres
CIN III y Ca Cerv avanzado

Produce Ac específicos E6/E7
Escasa respuesta celúlas T específicas

Jong A et al,
2002

TA-CIN
HPV 16 L2 E6 E7
proteica

30 varones
10 mujeres
sanos

Producción Ac específicos
Producción células T específicas E6/E7
Producción IFN gamma

 

Bibliografía consultada

1. World Health Organization. 2002-2003 Plan of work. Addressing Reproductive Trac Infections and Sexually Transmitted Infections.

2. González –Merlo J. Aspectos controvertidos y actuales del cáncer genital femenino: necesidad de la subesopecialización. Toko-Ginecología práctica. 2002; 61(660): 152-169.

3. Bosh FX, Manos M, Fiander A, Nimako M, Man S, Wilkinson GW, et al. Prevalence of human papillomavirus in cervical cancer. A worldwide perspective. J Natl Cancer Inst, 1995; 87: 796-802.

4. Franco EL, Duarte-Fanco E, Ferenczy A. Cervical cancer: epidemiology, prevention ante role of human papillomavirus infection. CMAJ 2001; 164(7): 1017-25.

5. Harrison. Principios de Medicina 15ª Ed, vol Enfermedades Infecciosas, 7ª parte, sección 12. Ed McGraw Hill interamericana, 2001.

6. Brown DR, Schroeder JM, Bryan JT, Stoler MH, Fife KH. Detection of Multiple Human Papillomavirus Types in Condylomata Acumiata Lesions from otherwise healthy and immunosuppressed patients. Journal of Clinical Mircrobiology, 1999; 37(10): 3316-3322

7. Frazer IH. Immunology of papillomavirus infection. Curr Opin Immunol 1996; 8(4): 484-91.

8. Stanley MA. Progress in prophylactic and therapeutic vaccines for human papillomavirus infection (Review). Expert Rev Vaccines 2003; 2(3): 381–389

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú