Vacunas: prescripción, salud y responsabilidad

19/06/2017

image_pdfimage_print

Vacunarse es una actuación individual, preventiva, y con repercusiones sociales y responsabilidades individuales que en ningún caso pueden ser olvidadas desde la ciudadanía, desde la atención sanitaria y desde la salud pública. Vacunar a nuestros hijos, a la población infantil, nos hace asumir la salud de otro, en el ejercicio legal y responsable del cuidado que conllevan la maternidad y la paternidad. También nos hace asumir la salud de otros al obtener el beneficio de prevención de enfermedades, ya que los microorganismos que las producen dejan de estar presentes en los reservorios y de diseminarse a los círculos de socialización más inmediatos, como son guarderías, colegios o simplemente a otros niños y adultos que son parte de nuestro círculo de relaciones. Es decir, en caso de no vacunar, hacemos asumir a nuestros hijos el papel de transmisores y diseminadores de enfermedades prevenibles por vacunas, que pueden causar brotes y muertes innecesarias.

[más información]

image_pdfimage_print

Subir al menú