Vacunas preventivas frente al virus del papiloma humano y cáncer de cervix

4/05/2007

image_pdfimage_print

Vacunas preventivas frente al virus del papiloma humano y cáncer de cervix
Fusté P,   Carreras  R,  López-Yarto  M T. Med Clin (Barc) 2007; 128: 735 – 740
Palabra clave: Papilomavirus

Trabajo de revisión detallada de los resultados de los estudios clínicos actualmente disponibles, de las expectativas creadas y de las variables de eficacia preventiva necesarias que habrá que tener en cuenta en el futuro inmediato.

Diversas revisiones resumen los avances conseguidos, las posibilidades teóricas de aplicación, las limitaciones y los aspectos no resueltos. A fecha de hoy, disponemos de los datos de 3 estudios aleatorizados y controlados, más la información que desde la web de la Food and Drug Administration (FDA) estadounidense (www.fda. gov) puede obtenerse en relación con los estudios de Gardasil®, que aúna a 20.541 mujeres procedentes de 4 estudios. Se están seleccionando otras grandes cohortes de base poblacional en países escandinavos y Costa Rica.

En un futuro cercano (entre 2008 y 2010) dispondremos de los resultados de estos 3 grandes estudios, que incluirán a más de 50.000 mujeres, con una variada representación geográfica y diversidad socioeconómica y racial.

Describen pormenorizadamente el primer gran estudio multicéntrico, aleatorizado, doble ciego, con resultados en fase III que se publicó en The New England Journal of Medicine en noviembre de 2002 y los ulteriores estudios de seguimiento derivados del mismo.

Otro grupo de trabajo publicó en The Lancet, en noviembre de 2004, resultados similares para una vacuna con VLP análogo a VPH 16-18. Recientemente, Harper et al han publicado los datos de seguimiento a largo plazo (4-5 años).

En la revista The Lancet Oncology de 2005 se han publicado los resultados (fase II-III) de un estudio con la vacuna tetravalente para VPH 6, 11, 16 y 18. En los distintos estudios, prácticamente todos los casos de infección persistente y lesiones CIN relacionadas aparecen en el grupo placebo, lo que representa una eficacia cercana al 100%, si bien el seguimiento es relativamente corto.

Aunque algunos de los datos publicados indican que la vacuna puede estimular la inmunidad, incluso en caso de infección ya presente en el momento de la vacunación, los estudios descritos no están diseñados para responder a esta cuestión.

En la documentación presentada a la FDA para la vacuna tetravalente (datos no publicados, accesibles en: www.fda.gov) y que incluye 3 grandes cohortes, no se observa efecto protector alguno de la vacuna cuando se constata infección presente en el momento de la inmunización, por lo que deben considerarse estrictamente preventivas.

Otra observación que ha detallado uno de los estudios comentados es que por primera vez se muestra la posibilidad de protección cruzada no completa frente a algún otro tipo de riesgo VPH no 16-18 (tipos 31 y 45). A pesar de los contundentes resultados publicados y de su pronta comercialización, algunos puntos deben discutirse:

– los propios criterios de inclusión suponen una limitación en la extrapolación a la población general, al ceñirse a pacientes jóvenes sin contacto previo con el virus, o excluir las mujeres con más de 4 parejas distintas 
– el tiempo medio de seguimiento resulta insuficiente para valorar el grado de inmunidad prolongada
– los datos de cumplimiento que provienen de ensayos clínicos no son necesariamente extrapolables a la población general
– ¿hay riesgo de selección de subtipos virulentos que escapen a las vacunas o se harán más prevalentes algunos tipos de VPH hoy muy poco frecuentes, pero muy oncogénicos?
– la vacuna está indicada exclusivamente con finalidad preventiva, y no resulta eficaz en caso de infección VPH 16-18 presente en el momento de la inmunización
– el principal problema para la inmunización plenamente eficaz será conseguir una vacuna polivalente que proteja simultáneamente frente a distintos tipos de VPH
– fuera del contexto de los ensayos clínicos, la implantación de vacunas preventivas frente al VPH en la población general plantea sin duda cuestiones que entran en el terreno de la salud pública y la ética
– otro punto de debate es cómo afectarán las vacunas a los sistemas de cribado actuales para el cáncer cervical
– se estima que anualmente se diagnostican más de 500.000 nuevos casos de cáncer cervical, el 80% en países pobres sin políticas de cribado en los que causa más de un cuarto de millón de muertes cada año.

Concluyen que a pesar de los aspectos no resueltos, y aunque todavía queda mucho camino que recorrer, los resultados de los estudios publicados suponen un avance firme en lo que se conforma como un nuevo axioma en la prevención oncológica: el tratamiento inmunitario preventivo efectivo, como forma de prevención primaria frente a un tumor, ya es clínicamente posible.

image_pdfimage_print

Artículos relacionados


Subir al menú