Vacunas sin pinchazos

27/09/2012

image_pdfimage_print

Un nuevo sistema realiza ráfagas microscópicas de la sustancia inmunizadora sobre la piel, de modo que el paciente tan sólo lo percibe como un soplo. El método, publicado en la revista «Optics Letters», de la Sociedad de Óptica de Korea, consiste en utilizar un granate de itrio compuesto aluminio, (o Er: YAG), y con un láser que propulsa una pequeña corriente, la justa para administrar el medicamento con la cantidad necesaria de fuerza. El láser se combina con un pequeño adaptador que contiene el fármaco a administrar en forma líquida, además de una cámara que contiene agua que actúa como un «motor» fluido. Antes que los coreanos, otros miembros de la comunidad han trabajado en diferentes formas de evitar las temidas agujas a la hora de inmunizar al ser humano. Así, un grupo de investigadores, según publicaba «Nature Medicine», desarrollaron un método revolucionario en forma de parche. Éste se coloca en la piel, y más de un centenar de agujas microscópicas hechas de plástico biodegradable penetran ligeramente y de forma indolora en la superficie de la dermis y se disuelven sin dejar huella.

[Más información]

image_pdfimage_print

Subir al menú